Perdió Pemex, en 2020, más de 30 mil mdp por el robo de gas LP; Veracruz, entre los 10 estados huachicoleros

En 2020, las pérdidas económicas de Petróleos Mexicanos (Pemex) por el robo de gas licuado de petróleo (LP) ascendieron a más de 30 mil millones de pesos, reportó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas (Amexgas).

Entrevistado por el reportero Alejandro Alegría, del diario LA JORNADA, el presidente de Amexgas, Carlos Serrano Farrera, declaró que ese tipo de actos ilícitos van más allá, al existir un mercado negro donde las redes delincuenciales detrás del llamado “huachicoleo” cobran piso a las empresas distribuidoras formales y obligan a los usuarios a consumir el hidrocarburo ilícito a mayor precio.

El directivo de esta agrupación de concesionarios señaló que el hurto de gas LP se da en los estados de México, Ciudad de México, Puebla, Hidalgo, Veracruz, Tlaxcala, Jalisco, Querétaro, Guanajuato y Tamaulipas.

Sin embargo, Serrano dijo que la venta del energético se concentra en la capital mexicana, en el estado de México y Puebla, pues en estas entidades hay una mayor densidad poblacional.

El representante de Amexgas explicó que el robo de hidrocarburos no es nuevo, ocurre desde hace dos décadas pero ha aumentado de manera desproporcionada en los últimos años. Detalló que entre 2001 y 2006 se reportaron menos de mil tomas clandestinas, pero entre 2013 y 2018 se descontroló y ascendió a más de 41 mil.

Además apuntó que, después de que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador tomó medidas para reducir el hurto de combustible –lo que implicó la reducción de disponibilidad de gasolinas–, se contuvieron los hechos delictivos.

Sin embargo, indicó que no obstante la campaña acertada de las autoridades, las bandas delictivas migraron al “huachicoleo” de gas LP. Señaló que mientras en 2019 se reportaron cerca de 13 mil tomas clandestinas, el año pasado casi se duplicó para ubicarse en más de 23 mil.

Según reveló el diario capitalino, se estima que Pemex perdió casi 30 mil millones de pesos el año pasado por este ilícito, lo cual no sólo impacta a la petrolera estatal, sino al erario. En el nivel nacional, el volumen del energético robado asciende a 13 por ciento.

Serrano indicó que el gas LP robado se vende principalmente en las grandes ciudades del centro del país, pero también en otras regiones aunque en pequeñas cantidades.

Comentó que esta actividad ilegal se realiza a través de pipas y de forma inmediata, a diferencia de la gasolina que se puede almacenar en tambos, tanques de agua u otro tipo de contenedores. Aunado a ello, los grupos delincuenciales, que no cuentan con la infraestructura necesaria para su manejo, casi no optan por vender el gas LP en cilindros.

Se han creado redes clandestinas de distribución que ahora están en la Ciudad de México y el estado de México; principalmente han tomado acciones para controlar las rutas y las zonas, a fin de no permitir la libre competencia ni el libre acceso al mercado y controlar los precios de venta al público, subrayó.

Apuntó que las bandas delincuenciales que se dedican al “huachicoleo” también hurtan pipas de empresas formales o clonadas, pues utilizan los logotipos de las establecidas para vender el energético, además de cobrar el derecho de piso a distribuidores formales.

Destacó que los más perjudicados por el robo de gas LP son los consumidores finales, ya que los delincuentes no sólo controlan las zonas de reparto, sino que además fijan los precios más altos.

Agregó que las firmas del sector también señalan afectaciones porque pagan por el gas LP que venden, mientras los delincuentes lo obtienen gratis.

Finalmente mencionó que este problema grave, tiene solución, por lo que demandó al gobierno federal aplicar medidas efectivas como las que llevaron a cabo durante el “huachicoleo” de gasolinas, acciones que, dijo, la Amexgas apoyará ya que se ha perdido el respeto al estado de derecho y es urgente recuperarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.