#Opinión Guajardo, acusado por criminal, no de perseguido político

José Lima Cobos *

Qué fácil será ahora que se sientan los criminales como perseguidos políticos y no cual vulgares delincuentes. Sólo se espera que Miguel Alemán, el otrora hombre de negocios más connotado del país, cuya riqueza acusa procedencia ilícita, que considere que la orden de aprehensión dictada en su contra es porque el sistema político lo persigue injustamente, es decir, una víctima más de la venganza de que está ayuna la nación y que ahora vuelve por sus fueros, para rescatar las grandes fortunas del enriquecimiento criminal de unos cuantos.

Así se dejan venir y ver los acontecimientos, cuando se está a unos cuantos días de que se inicie la consulta para castigar a los expresidentes que han propiciado la miseria de miles de mexicanos  por sus actos u omisiones en el gobierno y, con la reforma que hizo la Suprema Corte de Justicia a la pregunta propuesta por el presidente López Obrador, se abre la puerta para no  permitir que no quede títere con cabeza, al ampliarse que es a todos aquellos que han incurrido en delitos de lesa humanidad, o bien  responsables directos del  hundimiento   de este país en la miseria de más de sesenta millones de mexicanos.

Los sicofantes, que abundan, afirman –y no les falta razón– que la ley no se consulta y solo se aplica, -pretendiendo olvidar que la mafia del poder está tan arraigada, que Hércules se queda corto con  desviar el río que limpie el establo-, porque, si, como se ha visto, solo con el anuncio del enjuiciamiento a Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña se armó un entramado publicitario , que no descansarán hasta  que se vaya el presidente  actual y que afloje los 20 mil millones de pesos que se repartían entre Ciro Gómez Leyva, López Dóriga, Loret de Mola, Ricardo Alemán, Riva Palacios, Krauze y otros tantos, que como se dice son los instrumentos de Claudio X González y un caterva de  negociantes, contratistas e intermediarios en medicamento dentro del gobierno.

La primera víctima de la persecución política de este gobierno, según el presidente del PAN, PRD y PRI, es Guajardo, que fue secretario de Estado con Peña Nieto y cuyo apellido coincide con el  general Guajardo, aquél que se encargó de la traición y muerte de Emiliano Zapata, solo por el hecho que se judicializó, por la fiscalía general de la república, acusándolo de enriquecimiento inexplicable de más de nueve millones de pesos, pequeña cantidad que, salomónicamente puede ajustarse al nuevo sistema penal, de criterio de oportunidad, esto es, regresarlos y declararse culpable, y  asumir el cargo de diputado que  los priistas le han regalado, cumpliendo, por supuesto, la condena que corresponda, porque al escandalizar, en la forma que lo hace, quiere aparecer como víctima y no mediano corrupto.

No creo que nadie dude de que este  exservidor público debe estar más fondeado económicamente que muchos otros integrantes del gabinete de Peña, si ya tenemos a Rosario Robles, Lozoya, Collado y al exministro de la Corte Medina Mora, los  que irán cayendo en los próximos días,- porque considero que no podrán acreditar que los vienen que posen tienen una procedencia lítica-, dará margen a se hable más de lo  mismo, así  que preparemos para conocer más acontecimientos de este nivel, porque lo que viene nadie lo para , ya  que  de  eso pedían su limosna, porque como bien comentaron, la ley no se consulta y ahí van las consecuencias que durarán, al mes tres años más, y el resto del ejercicio de nueve años de Gert Manero, que está consciente del atraco y saqueo que ha sufrido México.

Sin duda que ya se tienen cientos de carpetas de investigación sobre los miles de actos de corrupción de que puede presumir el régimen de Peña Nieto, así que no comamos ansias, a las capillitas se les llega su fiestecita.

limacobos@.com

Twitter:@limacobos1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.