Hora Cero

Hora cero

La calificación del gobernador veracruzano

Luis Alberto Romero

De forma reciente, Consulta Mitoksky dio a conocer un estudio sobre la evaluación ciudadana de los gobernadores de México.

Dicho trabajo retoma la opinión expresada vía internet por más de 114 mil personas, que evalúan a su gobierno estatal; destaca que con una calificación que supera el 60 por ciento, encabezan la lista los mandatarios de Yucatán, Mauricio Vila –puntero–; Sinaloa, Quirino Ordaz; Coahuila, Miguel Riquelme; Querétaro, Francisco Domínguez; Baja California Sur, Carlos Mendoza; y Baja California, Jaime Bonilla.

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, fue colocado en el duodécimo lugar, y lo que llama la atención es el crecimiento que registró su imagen en el último mes: en mayo del presente año, el veracruzano tenía 48.2 por ciento de aprobación; un mes después logró el 52.7, que si bien es insuficiente para colarse entre los diez primeros del país, sí permitió que escalara algunas posiciones, dos para ser exacto, dado que el crecimiento de García Jiménez fue de 4.5 puntos porcentuales, con lo que rebasó a los mandatarios de Hidalgo y Sonora, Omar Fayad y Claudia Pavlovich, respectivamente.

Durante junio del presente año, Cuitláhuac García fue el segundo gobernador con el mayor crecimiento en cuanto a la evaluación ciudadana; el primero fue Jaime Bonilla, de Baja California, que aumentó 5 puntos.

Otro punto: durante junio, el promedio de la calificación de los gobernadores surgidos de Morena fue de 49.5; en tanto que el de Veracruz registró 52.7. Ese número ubica a Cuitláhuac García en el lugar número tres, entre los gobernadores del Movimiento; esa lista es encabezada por los mandatarios de Baja California y Cuidad de México.

En junio de 2020, hace un año, el gobernador de Veracruz fue calificado con un bajísimo 28.9 por ciento, el número 30 del país; en ese lugar se mantuvo tres meses, hasta agosto; a partir de ahí comenzó a crecer su imagen: en septiembre del año pasado fue evaluado con 35.9, lugar 26.

García Jiménez cerró el año pasado con una calificación de 44.6, lo que le ubicó en el lugar 19 entre los gobernadores del país.

Entre febrero y mayo del presente año, el ejecutivo veracruzano fluctuó entre el 46.1 y el 49.3, para llegar a junio en su mejor momento, 52.7.

En pocas palabras, el gobernador del Estado aumentó en un año más de 23 puntos porcentuales en su calificación, para convertirse en uno de los mandatarios mejor evaluados de su partido.

Ante esos datos, vale la pena preguntar ¿cuáles son los factores que determinaron ese crecimiento en la evaluación ciudadana sobre el trabajo de Guitláhuac García?; se ignora, sobre todo porque en prácticamente todos los indicadores, la entidad se encuentra estancada: en los últimos meses, el avance en materia de combate a la inseguridad es prácticamente imperceptible; el manejo de la pandemia ha dejado un saldo de 70 mil contagios de Coronavirus y casi 10 mil 300 defunciones por la enfermedad; no hay desarrollo económico ni generación de empleos; de hecho, se han perdido más de 18 mil empleos formales; y la pobreza sigue creciendo.

Nada podría justificar una mejor evaluación ciudadana sobre el trabajo de la autoridad estatal en Veracruz y, sin embargo, a pesar de los despropósitos –como el más reciente discurso sobre el logro de la gratuidad en el uso de los baños en las estaciones de gasolina–, Cuitláhuac García aparece como uno de los mandatarios morenistas mejor calificados. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.