#ApuntesEconómicos Los enroques de Arturo Herrera y Rogelio Ramírez de la O

Por Edgar Sandoval Pérez

@EdgarSandovalP

Es sabido por todos los cambios en los órganos titulares del manejo de la política fiscal y la política monetaria en el país. Salvo algún evento extraordinario Arturo Herrera no asuma como el próximo gobernador del Banco de México y Rogelio Ramírez de la O llegue a la SHCP.

Si bien el primero debe esperar termine el ciclo de Alejandro Díaz de León frente a Banxico, y ser ratificado por el Senado, lo cual se espera sea mero trámite, ya que la Cámara alta tiene mayoría. De igual forma pasa con la llegada de Ramírez de la O, a la SHCP, donde debe ser ratificado por la Cámara de diputados y al igual que en la Cámara alta, tienen mayoría. En el caso particular de Ramírez de la O, entró en funciones el pasado 16 de julio, aun sin ser ratificado por la Cámara baja, lo cual es perfectamente legal, ya que los secretarios entran en función una vez que se les entrega su nombramiento por parte del presidente, ya en el caso de que no fuera ratificado por la Cámara baja, este tendría que dejar su puesto, lo cual no sucederá en este caso.

Estos cambios significan un nuevo engranaje económico muy importante, ya que tendremos las dos herramientas de la política económica (la política fiscal y la política monetaria) a la visión y proyecto de la 4T. Según lo que hemos visto, su funcionamiento en política fiscal está orientado hacia un asistencialismo, y reducción del endeudamiento público, lo cual reduce el dinero disponible para el gasto de inversión.

Para el Banco de México Herrera estará por un periodo de cuatro años con opción de reelección. El Banco de México, históricamente, desde su fundación en 1925 ha tenido un desempeño medular en la vida económica del país. Primero empezó con la función de un banco comercial normal además de proveer al Estado de dinero. Conforme fue pasando el tiempo se volvió íntegramente el banco central.

Una de las principales preocupaciones es la pérdida de la autonomía del Banco de México, ya que este no siempre fue autónomo, y gran parte de las crisis que se vivieron en el país, fue debido a que el Estado financiaba su déficit mediante créditos con el Banco de México. Sin embargo, hubo un periodo donde la política fiscal y monetaria del país funcionó perfectamente en granada y fue en los sexenios de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz donde el tipo de cambio no tuvo ninguna variación, se teía una inflación por abajo del 3% (que es la meta del Banco de México) y se crecía a un ritmo superior del 6%. Como acotación, la constante en este periodo fue Gustavo Díaz Ordaz y quien fuera Secretario de Hacienda en ese periodo fue Antonio Ortiz Mena.

Con estos antecedentes llegamos a lo que sería la actuación de Arturo Herrera frente al Banco de México, donde se espera le dé una inclinación hacia el proyecto de la 4T, lo cual, como en el periodo de Ortiz Mena, si se tiene una buena planificación, los objetivos claros y sobre todo un buen entendimiento del panorama nacional e internacional, se puede alcanzar un crecimiento económico superior a la inflación, lo cual es un reto muy grande en estos momentos donde la inflación está casi en un 7% y el crecimiento económico está en 0.8%.

Herrera deberá ejercer dos acciones medulares. Lograr un equilibrio en las tasas de interés, con las que sigan siendo atractivas para inversionistas, y esto no provoque una fuga de capitales, lo que conduciría a que se deprecie la moneda y a la par siga siendo lo suficientemente bajas para poder incentivar la actividad crediticia del país para la expansión de empresas, cuidando que al hacer esto, se aumente la inflación por el incremento en la oferta monetaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.