Persisten irregularidades e insensibilidad en la Dirección de Desarrollo Urbano de Xalapa

  • Pésima labor de Rafael Palma y su jefe de licencias de construcción, el cual no cuenta con experiencia, para fungir como servidor público.

Nidia Miles

El gremio de constructores, inversionistas, gestores y profesionistas de la construcción tenían esperanzas de que al remover a la arquitecta América Carmona Olivares, se mejoraría el trato y los procesos administrativos en la Dirección de Desarrollo Urbano de esta ciudad capital.

Sin embargo se equivocaron, la situación sigue en la misma “línea” y tal vez hasta peor en algunos casos.

Lo que ha prevalecido e incrementado el enojo del gremio de la construcción, es el hecho de que el responsable de la Unidad de Licencias de Construcción de nombre Ingeniero Ángel Eduardo Maggi Campos, se ha empeñado por obstaculizar los trámites que se realizan en esa área.

Se sabe, porque así lo han denunciado los quejosos, que dicho personaje es soberbio, prepotente, carece de experiencia en la administración pública y sentido común. No conocen el municipio, improvisa y nula sensibilidad social, dado que es su primer trabajo, gran problema en que mete al alcalde Hipólito Rodríguez Herrero.

Para colmo, esta Dirección aún no se termina de instalar en el nuevo espacio de  que aún sigue en proceso de adecuación, nos revelan.

Además, este es un inmueble improvisado, protegido por el INAH y que difícilmente podrían realizar las intervenciones necesarias e importantes para que sea funcional.

Este cambio de domicilio resulta muy “raro y sospechoso”, sobre todo al cuestionarse del porqué en estos momentos que está por concluir la administración municipal se realiza, dado que según el dictamen que se emitió para justificar dicho cambio y además fuera aprobado en la Sesión Ordinaria de Cabildo con fecha 30 de abril del presente año, se señaló que era para otorgar un mejor servicio y particularmente mejores instalaciones.

Sin embargo, este inmueble carece del suficiente espacio para el personal además de instalaciones elementales para su funcionamiento, mayormente sobre el tema de los contagios de COVID, siendo que NO CUENTA con iluminación y ventilación directa en todo el inmueble, haciéndolo un lugar de peligro inminente, violentando su mismo Reglamento de Desarrollo Urbano.

La pregunta es ¿entonces para que el cambio de ubicación del estas oficinas, si resultó todo lo contrario de donde estaban?.

El compromiso establecido en el acuerdo de cabildo mencionado, se indicaba que a partir del primero de junio del presente año, iniciaría la atención al público, pero resulta que después de más de 3 meses, aún no terminan de instalarse, siendo que parte del personal aún sigue trabajando en las oficinas del LABIX, localizadas en la carretera de salida hacia Coatepec.

Todo el personal sigue muy molesto por estas irregularidades y amenazan con realizar paro de labores indefinidas hasta en tanto se mejoren las condiciones de sus instalaciones, ya que señalan, se encuentran más hacinados que antes y sobre todo que persisten los contagios de Covid por esta causa.

Solo queda esperar que la próxima administración que encabezará Ricardo Ahued, no continúe con este mecanismo de improvisación de “servidores públicos”, y quien acompañe al alcalde electo sean profesionales probados, que atiendan y sobre todo den resultados inmediatos, tal y como lo exigen los ciudadanos xalapeños.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.