SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

LA OLEADA MIGRANTE

Durante los últimos meses se ha triplicado la llegada de migrantes a la República Mexicana, procedentes de Sudamérica, Centroamérica, Europa, Asia, África y Oceanía.

En los últimos ocho meses el Instituto Nacional de Migración ha detectado más de 147 mil personas procedentes de otros países, que han entrado a México de manera irregular, que tienen como destino final los Estados Unidos.

La mayor parte de estos migrantes, 145 mil son originarios de países de América y el resto (2 mil) proceden de Asia, África, Europa y Oceanía. De países como India, Rusia, Ghana, Nepal, Bangladesh y Senegal.

De Centroamérica: Honduras, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Panamá y Belice.

De Sudamérica: Brasil, Ecuador, Venezuela, Colombia, Chile, Perú, y Guayana.

Del Caribe: República Dominicana y Haití.

En los estados donde se ha detectado el mayor número de migrantes son Tabasco, Chiapas, Sonora, Chihuahua, Tamaulipas, Veracruz, San Luis Potosí, Jalisco, Puebla, Coahuila, Zacatecas y hasta en la Ciudad de México.

La oleada de migrantes que se ha registrado en los últimos días es una muestra de que se ha reducido el control militar en la frontera con Guatemala, toda vez que cada día llegan más y más indocumentados a Veracruz y Puebla para continuar su peregrinar hacia el norte del país, con la intención de acercarse a la frontera con los Estados Unidos.

Una muestra de esta oleada es que las terminales de autobuses se encuentran abarrotadas de migrantes, que abordan los autobuses de primera para acercarse a la Ciudad de México y de ahí saltar a los estados norteños.

De manera que es un riesgo viajar en autobús, porque no se tienen los cuidados necesarios para protegerse del Covid-19, además de la incomodidad que representa para los usuarios que tienen que ir amontonados y en condiciones poco salubres.

Por cierto, quienes han viajado estos días hacia Xalapa o la Ciudad de México en ADO, han tenido que aguantar los malos olores y en ocasiones ver como los migrantes se bañan sin el menor pudor en las estaciones de autobuses.

Aun cuando no es obligación de las líneas de transporte controlar el flujo de migrantes en sus autobuses, sí podrían pedir al Instituto Nacional de Migración que implementen operativos para seguridad de los viajeros nacionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.