Iglesia Católica advierte sobre “El peligro de los no vacunados”

Vaccination against the new Corona Virus SARS-CoV-2: Two glass containers with 10 doses each and a syringe in front. Selective focus on foreground.
  • “No puede obligarse a nadie a vacunarse, aunque definitivamente la necedad si es una epidemia”, indica articulista del Semanario Alégrate.

A través de un artículo signado por el sociólogo Alejandro Ortega Velázquez, la Arquidiócesis de Xalapa se refiere a la importancia de la vacunación contra la COVID-19. El texto, publicado en la edición que circulará este domingo del Semanario Alégrate indica que “no puede obligarse a nadie a vacunarse, aunque definitivamente la necedad si es una epidemia”.

El articulista refiere: El oscuro vehículo de una funeraria traía un mensaje escrito en su costado que decía: “si no te vacunas nos veremos pronto”. Este fue el curioso, pero contundente mensaje hacia las personas que por propia voluntad han decidido no vacunarse alegando un falso concepto de libertad.

En Estados Unidos y en Europa, los movimientos de los llamados “no vacunados” por convicción han retrasado los planes de vacunación debido a que representan cifras elevadas.

Los grupos de “no vacunados” son considerados en países como Alemania y Francia como una nueva epidemia a los que han pretendido aislar de las actividades cotidianas. En Estados Unidos se calcula que los “no vacunados” representan 80 millones de personas y se califican como un grave riesgo para el resto de la población.

En México, donde más de un 50% de habitantes aún no tienen una inmunización completa, hay un creciente número de personas que se niegan a ser vacunados. A diferencia de Estados Unidos o Europa, en México no existe un movimiento antivacunas importante.

Pero la difusión de información falsa sobre las inyecciones contra el COVID-19 en Twitter, Instagram, Telegram y Facebook hace mella, junto con una sensación de invencibilidad entre los jóvenes. “Los antivacunas” han tenido más influencia sobre los grupos de menor edad. La gente joven ha estado más en contacto y, por alguna razón, cree más y siguen más a estos grupos.

No hay información precisa sobre cuántos mexicanos no quieren vacunarse contra el COVID-19 o cuántos participan en grupos antivacunas pero se han incrementado. Un sondeo de Mitofsky reveló que a finales de julio el 7.2 por ciento de los entrevistados no quería vacunarse en México frente al 2.9 por ciento contabilizado a principios de mes. Un estudio global de Facebook y la Universidad de Maryland concluyó que el 11.4 por ciento de los mexicanos ha dicho que no se vacunaría.

Quienes defienden su derecho a no inocularse aseguran que las vacunas contra el COVID-19 generan graves efectos secundarios o contienen microchips para espiarlos, de acuerdo a mensajes esparcidos en redes sociales y plataformas como WhatsApp y Telegram.

Muchos aluden a los efectos secundarios de las vacunas, a las mentiras del gobierno o que las vacunas son obsoletas porque las cepas utilizadas caducaron y hay nuevas cepas. No puede obligarse a nadie a vacunarse, aunque definitivamente la necedad si es una epidemia, concluye Ortega Velázquez.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.