EL ARTE DE GOBERNAR 

¡Bravo presidente! 

DANIEL BADILLO 

No cabe duda que México tiene un presidente a la altura de las circunstancias políticas, económicas y sociales que demandan estos tiempos. La gira realizada este jueves por los Estados Unidos, para reunirse con el mandatario norteamericano, Joe Biden; el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau y la Vicepresidenta Kamala Harris, da cuenta del respeto que hay no sólo hacia nuestro país, sino de manera particular hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien fue tratado con respeto y camaradería, contrario a lo que sus detractores hubieran deseado.

Vimos en cada uno de los encuentros, el reiterado y genuino interés de López Obrador por apoyar una política migratoria que reconozca el esfuerzo que realizan nuestros connacionales en Estados Unidos, mediante la iniciativa del presidente Biden, presentada desde el inicio de su mandato, para regularizar a más de 11 millones de mexicanos que laboran honradamente en  la Unión Americana, como lo dijo el presidente de México, y que contribuyen, con miles de millones de dólares en beneficio de sus familias de este lado de la frontera.

El presidente López Obrador mostró una gran estatura como estadista, como hombre de acuerdos y como representante de todos los mexicanos en un encuentro de gran nivel que tenía años que no se realizaba entre los mandatarios de los tres países que conforman el T-MEC. Vimos a un López Obrador con ideas claras sobre lo que se requiere abordar en las mesas de acuerdo y, repito, genuinamente interesado en apoyar a nuestros paisanos en Estados Unidos.

Hay que reconocer que se trata de un presidente incansable; que diariamente informa a los mexicanos sobre sus acciones, a través de las conferencias matutinas, pero que, además, a diferencia de sus antecesores, cuenta con enorme entusiasmo y pasión por servir al país a través de giras de trabajo por el norte, centro y sur de México, pues apenas este miércoles estaba en Quintana Roo y de allí voló a Estados Unidos para atender esta agenda diplomática. No hay antecedente de un presidente como López Obrador, que labore de lunes a domingo, y que mantenga, insisto, informada a la población de sus acciones y proyectos en beneficio de todos, pero principalmente de quienes menos tienen.

Las obras emblemáticas como la refinería de Dos Bocas, el nuevo aeropuerto internacional de Santa Lucía y el Tren Maya, que generan actualmente cientos de miles de empleos, se desarrollan en tiempo y forma, y serán, desde luego, referente de su gobierno para las próximas generaciones; el apoyo a los adultos mayores, a los jóvenes, a las niñas y niños con discapacidad, y las becas para el bienestar, son un elemento que ha permitido consolidar una política social cercana a la gente; y desde luego, el Corredor Interoceánico que demuestra el compromiso del presidente de todos los mexicanos con el sureste del país, que durante décadas estuvo abandonado.

Las muestras de cariño de nuestros paisanos en Estados Unidos, son síntoma de que se avanza en la dirección correcta, pues los mexicanos –dentro y fuera del país- reconocen en López Obrador, a un mandatario comprometido a impulsar una gran transformación desde la raíz, frente a los grandes problemas que enfrenta México como la pobreza, la marginación y la desigualdad que se agravó con la llegada de la crisis del Covid-19, pero que de la mano con la sociedad y los sectores productivos, poco a poco se va enfrentando y recuperando los niveles de empleo y desarrollo que se tenían antes de la pandemia.

Bravo Presidente López Obrador. Tus acciones demuestran que los mexicanos no se equivocaron al votar por tu proyecto de transformación, combatiendo la corrupción que se arraigó hasta en los lugares más remotos de la geografía mexicana, pues muchas y muchos políticos vieron en la administración pública la ocasión para hurtar lo que era de todos; Veracruz no fue la excepción, pues muchos de quienes gobernaron –desde la cabeza hasta los pies- llegaron con una mano atrás y otra adelante, y en pocos años se volvieron verdaderos magnates del latrocinio y la ruindad como forma de gobierno. Por fortuna, los mexicanos hoy tenemos un presidente que gobierna con el pueblo y para el pueblo, poniendo el ejemplo de honestidad todos los días, y convocando a la población a no claudicar y seguir adelante por la ruta de la transformación. Bravo presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.