Por deuda heredada desde 2004, gobierno de Cuitláhuac García gasta más en pago de intereses y comisiones que en obra pública

Debido a la deuda pública acumulada desde 2004 durante las administraciones de los ex gobernadores priistas Miguel Alemán Velasco, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, así como la de Miguel Ángel Yunes Linares, de la alianza PAN-PRD, ahora, durante este ejercicio fiscal que está por concluir, el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, de Morena, ha tenido que destinar al pago de intereses y comisiones más del doble del gasto invertido en obra pública.

En su edición de este jueves, el diario Reforma destaca que la mitad de los gobiernos estatales del país gastan más en el pago de sus deudas que en inversión pública.

El diario capitalino hizo una revisión a los presupuestos de los 32 estados, detectando que 15 de ellos tienen etiquetados en 2021, en promedio, 180 por ciento más recursos para “Deuda Pública” que para el desarrollo de infraestructura encaminada a acercar bienes y servicios a la población.

Estos estados son Baja California, Campeche, Colima, Michoacán, Nayarit, Sonora, Tabasco, Veracruz y Zacatecas, gobernados actualmente por Morena, así como Coahuila, gobernado por el PRI; Chihuahua, Tamaulipas y Yucatán por el PAN, Quintana Roo por el PRD, y Nuevo León, por Movimiento Ciudadano.

En el caso de Veracruz, cuya deuda pública asciende en total a casi 59 mil millones de pesos, el gobierno de García Jiménez ha tenido que destinar este año 10 mil 767 millones de pesos al pago de intereses y comisiones, mientras que la inversión en obra pública asciende a sólo 1,614 millones de pesos.

En conjunto, estas 15 entidades tienen etiquetados más de 48 mil 983 millones de pesos para deuda pública, lo que incluye solamente pago de intereses, comisiones y gastos financieros.

En contraste, el presupuesto para “Inversión Pública” asciende a menos de 17 mil 500 millones. Esta cifra comprende recursos para obras, proyectos productivos y acciones como construcción y mejora de obras con enfoque de movilidad urbana, hospitales, escuelas y edificios públicos.

Un ejemplo es Chihuahua, que para 2021 cuenta con mil 820 millones de pesos para obra pública pero tiene etiquetados más de 6 mil 887 millones de pesos para deuda pública.

Nuevo León tiene etiquetados para inversión mil 614 millones de pesos y para deuda 10 mil 767 millones de pesos.

Para el coordinador de Finanzas Públicas Locales del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Christopher Cernichiaro, en esas condiciones los estados pierden oportunidades de desarrollo en el corto y largo plazos.

“La infraestructura siempre va a tener un impacto en el crecimiento económico, ayuda a la actividad económica, porque la estimula, y hay mejores caminos, personas más educadas porque hay más acceso a escuelas, mejor salud. Entonces sí es positivo destinar recursos a infraestructura”, indicó.

“También es bien importante hablar de la recaudación local, porque en la medida que los estados puedan aumentar su recaudación local van a tener más recursos, independientemente de que se modifique o no el Pacto Fiscal”, sostuvo.

Y no es necesario crear o aumentar impuestos, advirtió, sino combatir la evasión fiscal a nivel local.

SEGÚN LIMA, REDUJERON PASIVOS

Al comparecer el pasado martes 23 ante la Comisión de Hacienda del Estado de la LXVI Legislatura local con motivo de la Glosa del Tercer Informe, el titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), José Luis Lima Franco, dijo que en materia de saneamiento financiero la deuda pública estatal disminuyó 6 mil 930 millones de pesos (11.6%); es decir, pasó de 59 mil 654 millones a 52 mil 724 mdp, más 5 mil 981.5 millones de los bonos cupón cero.

Lima Franco resaltó que de esta manera, el Gobierno de Veracruz ha sido el primero en reducir el pasivo en más de 20 años y tal esfuerzo es reconocido, pues hoy somos referente nacional en cuanto a manejo de la deuda. “No ha habido un ejercicio en el que no avancemos a paso firme en este compromiso que hizo nuestro Gobernador”.

En el mismo tenor, dijo que las decisiones tomadas fueron las más inteligentes al aprovechar las condiciones del mercado para reestructurar la deuda bancaria al inicio de la gestión, lo cual incide positivamente en los recursos de los veracruzanos.

“Hoy la deuda bancaria está en 42 mil 462.4 millones de pesos, ésta se compone de tres préstamos quirografarios y un factoraje financiero a corto plazo, así como 17 créditos bancarios más cuatro bonos por un monto de 5 mil 981.5 millones a largo plazo”.

Expuso además que otro factor relevante en el mantenimiento de la estabilidad económica es el manejo responsable del dinero, de ahí que cada año Veracruz depende en menor medida de los créditos a corto plazo para afrontar los compromisos de fin de año, dando certeza a las familias del pago oportuno de sueldos y prestaciones.

Recordó que en 2017 el Gobierno de la Cuarta Transformación recurrió a un crédito de 4 mil 400 millones de pesos, en 2018 solicitó 2 mil 500 millones, en 2019 otros 2 mil 400 y en 2020 unos mil 800 millones de pesos más. “Dichos créditos han sido saldados anticipadamente, siendo la meta que para el último año de la presente gestión no sea requerido un solo centavo”, afirmó.

Lima Franco explicó que, producto del refinanciamiento, fue posible menguar 10 años el pago de la deuda, esto es, decreció mil 900 millones, el interés bajó 37.6%, la afectación sobre participaciones federales es menor en 6% y aumenta la liquidez por 34.9 millones por cada mil millones de pesos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.