Pide FGR a juez 39 de cárcel para Emilio Lozoya y 25 para su madre

Finalmente, a 17 meses de su extradición a México, la Fiscalía General de la República (FGR) acusó formalmente al ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, de ser responsable de los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho en el caso Odebrecht, y pidió al juez que ordene la apertura de un juicio oral en su contra en el que sea declarado culpable, y se le impongan penas que, sumadas, ascenderían hasta los 39 años de cárcel.

En el caso de la señora Gilda Margarita Austin Solís, madre del ex funcionario, los fiscales pidieron que también sea enjuiciada y declarada culpable de lavado y asociación delictuosa, y se le impongan hasta 25 años de prisión.

Tras año y medio de iniciado el proceso, de múltiples posposiciones y de fallidas negociaciones por alcanzar un acuerdo, los fiscales enviaron este lunes 3 de enero al juez de control Artemio Zúñiga la acusación por escrito en contra del ex director de Petróleos Mexicanos, según confirmaron fuentes ministeriales a los reporteros Arturo Ángel, del portal digital Animal Político, y Abel Barajas, del diario Reforma.

De acuerdo con las versiones periodísticas, en dicha acusación, la FGR sostiene que cuenta con pruebas suficientes para demostrar –lejos de toda duda razonable– que Lozoya recibió más de nueve millones de dólares en sobornos de parte de la constructora brasileña  Odebrecht, dinero que ocultó en empresas fachada y propiedades en colusión con su madre y otros familiares.

A cambio de este dinero, la constructora carioca se vio favorecida con contratos en la gestión del expresidente Enrique Peña Nieto, los cuales les fueron entregados sin que tuviera que competir en licitaciones públicas y en condiciones desfavorables para el Estado mexicano. Esto trajo como consecuencia pérdidas millonarias documentadas por la Auditoría Superior de la Federación.

Debido al nivel jerárquico que Lozoya tuvo en el gobierno al ser director de la empresa pública más grande del país, y a su rol protagónico en el entramado delictivo que permitió la llegada de los sobornos y el posterior blanqueo del capital, el Ministerio Público federal considera que deben imponerse las penas máximas que la ley contempla para cada uno de los tres ilícitos que se le imputan.

En el caso de lavado de dinero (técnicamente denominado operaciones con recursos de procedencia ilícita), el artículo 400Bis del Código Penal Federal establece una sanción que va de los 5 hasta los 15 años de prisión; el delito de asociación delictuosa contemplado en el artículo 164 del mismo código amerita una pena de 5 a 10 años; y el de cohecho referido en el artículo 222 conlleva una pena de 2 a 14 años.

Es decir, de acuerdo con la petición de la FGR, la condena en contra de Lozoya debería alcanzar hasta los 39 años de prisión ya que, además, los fiscales consideran que se trata de ilícitos cometidos de forma independiente y, por lo tanto, las penas deben sumarse y acumularse. La decisión sobre si estas penas son procedentes o no, en caso de que hubiera una sentencia condenatoria, dependerá de un juez especializado en sanciones.

Por lo que respecta a su madre, Gilda Margarita Austin Solís, las penas máximas por los dos delitos que se le imputan suman 25 años. No obstante, de ser declarada culpable, su situación tendría que revisada por un juez especializado debido al estado de salud y a su edad avanzada.

Sobre esta acusación, el reportero Arturo Ángel, de Animal Político, dice que solicitó a la defensa de Emilio Lozoya y de su madre algún posicionamiento, pero que hasta la publicación de esta nota no había recibido respuesta de los abogados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.