#ApuntesEconómicos Alta inflación y sus efectos

Por Edgar Sandoval Pérez

@EdgarSandovalP

Decía Keynes que a largo plazo estaremos muertos.

El tema de la inflación no es algo nuevo para los mexicanos; de hecho para ningún país. Es un fantasma que como la espada de Damocles siempre está latente. Y si bien la inflación controlada no es mala, para el caso de México debe ser no mayor a 3%. El que haya un exceso sí se vuelve un problema generalizado, siendo clave las acciones del gobierno federal y del Banco de México en el control de la política económica del país.

El año pasado tuvimos una marcada alza en la inflación, donde vimos incrementos paulatinos, hasta encontrarnos en este inicio de año con una inflación de 7.38%, teniendo los índices de inflación más altos de poco más de las dos últimas décadas. Pero, ¿qué significan estos incrementos en los bienes y servicios y sobre todo cómo impactan a la población?

Primero empecemos con la naturaleza de esta inflación, donde nos encontramos que no obedece a la demanda, es decir, no se originó porque las personas soliciten mucho algún bien o servicio, y este entre en escases, con lo cual subiría el precio, sino que obedece a una falsa sensación de escases y a que los niveles de producción no son acordes la cantidad de dinero en circulación, por lo cual su origen es del lado de la oferta.

La solución que hemos visto, ha venido por parte de Banxico, aplicando un aumento en la tasa de interés, sin embargo es una solución muy corta, ya que no atiende el problema en si, solo actúa como desacelerador de la economía de forma general, es como aplicar quimioterapia, si bien elimina las células dañinas, también elimina las células buenas.

Ya identificado el origen, podemos analizar las repercusiones a la población con base en la aplicación de las políticas económicas por parte del gobierno en sus tres ordenes. Como se mencionó, el que reacciona siempre es el Banco de México, quedando todo como un aspecto meramente monetario, sin embargo la participación del gobierno con sus políticas fiscales tienen un papel determinante, ya que pueden jugar a favor o en contra.

Al subir los precios. la afectación va directamente a la población más vulnerable y a la clase media, ya que su salario no se incrementa al mismo ritmo que la inflación y al ser esta más elevada de lo normal, las personas no podrán comprar la misma cantidad de bienes y servicios que podían compran antes. Esta circunstancia no provoca que bajen los precios, provoca que las empresas produzcan menos, y eso hace que se necesite menos mano de obra y materia prima, lo que nos lleva a que se pierdan empleos, y al ser replicada esta acción en todo el país, se genere una desaceleración económica, reduciendo así el crecimiento económico.

Ante este escenario es necesario que el gobierno federal, el estatal y hasta el municipal apliquen políticas fiscales que fortalezcan la creación de empleo y reorienten los niveles de producción para un equilibrio general, con lo cual no solo será tarea de Banxico, sino una conjunción de políticas monetarias y políticas fiscales, con mejores resultados para la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.