“No aprendemos, estamos enamorados de las guerras y del espíritu de Caín”: el Papa Francisco

  • En su diálogo con los periodistas en su vuelo de regreso de Malta, el Papa Francisco respondió a las preguntas sobre la posibilidad de un viaje a Kiev y el horror de la guerra.

Vatican News

“¡No aprendemos! Que el Señor se apiade de nosotros, de todos nosotros, ¡todos somos culpables!” El Papa Francisco con los periodistas en el vuelo de regreso de Malta, tras recordar lo que le impactó de la acogida de la isla, vuelve a hablar de la guerra.

Andrea Rossitto (TVM)

Gracias por su presencia en Malta, mi pregunta es sobre la sorpresa de esta mañana en la capilla donde está enterrado San Giorgio Preca, qué le motivó a hacer esta sorpresa a los malteses y qué recordará de esta visita a Malta. ¿Y cómo está su salud? Lo hemos visto durante este viaje tan intenso. Digamos que ha ido bien. Muchas gracias.

Mi salud es un poco caprichosa, tengo este problema en la rodilla que me trae problemas al caminar, al andar, es un poco molesto, pero mejorando, al menos puedo ir. Hace quince días no podía hacer nada.  Es una cosa lenta, a ver si vuelve, pero está la duda de que a esta edad no se sabe cómo va a acabar el partido, esperemos que vaya bien. Y luego en Malta: me alegré de la visita, vi las realidades de Malta, vi un entusiasmo impresionante de la gente, tanto en Gozo como en La Valeta y en los demás lugares. Un gran entusiasmo en las calles me sorprendió, fue un poco corto, el problema que vi para ti y también uno de los problemas es la migración.

El problema de los migrantes es grave porque Grecia, Chipre, Malta, Italia, España, son los países más cercanos a África y a Oriente Medio y aterrizan aquí, llegan aquí, ¡los migrantes deben ser siempre bienvenidos! El problema es que cada gobierno tiene que decir cuántos pueden recibir normalmente para vivir allí. Esto requiere un acuerdo con los países de Europa y no todos están dispuestos a recibir a los inmigrantes. Olvidamos que Europa fue hecha por los inmigrantes, ¿verdad? Pero así son las cosas, pero al menos no dejen toda la carga a estos países vecinos que son tan generosos, y Malta es uno de ellos.

Hoy he estado en el centro de acogida de migrantes y las cosas que he oído allí son terribles, el sufrimiento de estas personas para llegar hasta aquí y luego los lagers, hay lagers, que están en la costa libia, cuando los devuelven. Eso parece criminal, ¿no? Por eso creo que es un problema que toca el corazón de todos.

Al igual que Europa hace sitio generosamente a los ucranianos que llaman a la puerta, también lo hace a los otros que vienen del Mediterráneo. Este es un punto con el que terminé la visita y me tocó tanto, porque escuché los testimonios, los sufrimientos y que son más o menos como los que creo que te dije que están en ese librito que salió “Hermanito”, en español “hermanito”, y todo el Vía Crucis de estas personas uno que habló hoy tuvo que pagar cuatro veces, te pido que pienses en esto. Gracias

Jorge Antelo Barcia (ARN)

En el vuelo que nos llevó a Malta, le dijo a un colega que un viaje a Kiev estaba sobre la mesa y ya en Malta hizo referencias a su cercanía con el pueblo ucraniano, y el viernes en Roma el Presidente de Polonia dejó la puerta abierta a un viaje a la frontera polaca. Hoy nos han impactado las imágenes procedentes de Bucha, un pueblo cercano a Kiev, abandonado por el ejército ruso, donde los ucranianos han encontrado decenas de cadáveres tirados en la calle, algunos con las manos atadas, como si hubieran sido “ejecutados”. Parece que hoy su presencia allí es cada vez más necesaria. ¿Cree que un viaje así es factible? ¿Y qué condiciones tendría que cumplir para poder ir allí?

Gracias por contarme hoy esta noticia que aún no conocía. La guerra es siempre una crueldad, una cosa inhumana, que va contra el espíritu humano, no digo cristiano, humano. Es el espíritu de Caín, el espíritu ‘cainista’… Estoy dispuesto a hacer todo lo que haya que hacer, y la Santa Sede, especialmente la parte diplomática, el Cardenal Parolin y Monseñor Gallagher, están haciendo todo, pero todo, no se puede publicar todo lo que hacen, por prudencia, por confidencialidad, pero estamos al límite de nuestro trabajo.

A uno de ellos le pidió el Presidente de Polonia que enviara al Cardenal Krajewski a visitar a los ucranianos acogidos en Polonia. Ya ha ido dos veces, llevó dos ambulancias y se quedó con ellos, pero lo hará en otra ocasión, está dispuesto a hacerlo. Qué opina de un viaje, la pregunta fue así: “hemos oído que estabas pensando en un viaje a Ucrania”, dije que está sobre la mesa, está ahí como una de las propuestas llegadas pero no sé si se puede hacer, si es conveniente hacerlo y si sería para bien o si es conveniente hacerlo y tengo que hacerlo, todo esto está en el aire.

Entonces, desde hace algún tiempo, se había pensado en una reunión con el Patriarca Kirill, se está trabajando en esto, se está trabajando y pensando en Oriente Medio, estas son las cosas tal y como están ahora.

Usted habló de la guerra varias veces durante este viaje. La pregunta que todo el mundo se hace es si usted ha hablado con el Presidente Putin desde el inicio de la guerra, y si no es así, ¿qué le diría hoy?

Gerry O’Connel (America Magazine)

Las cosas que he dicho a las autoridades de cada parte son públicas. Nada de lo que he dicho es confidencial para mí. Cuando hablé con el Patriarca, hizo una bonita declaración de lo que habíamos dicho. Tuve noticias del Presidente de Rusia a finales de año, cuando me llamó para desearme lo mejor. He escuchado al Presidente de Ucrania dos veces. Entonces, el primer día de la guerra pensé que debía ir a la embajada rusa para hablar con el embajador, que es el representante del pueblo, y hacer preguntas y dar mis impresiones sobre el caso.  Estos son los contactos oficiales que tenía.

Con Rusia lo hice a través de la embajada. También escuché al arzobispo mayor de Kiev, monseñor Schevchuck. Luego, cada dos o tres días tengo noticias de una de ustedes, Elisabetta Piqué, que estuvo en Leópolis y ahora está en Odessa. Me dice cómo son las cosas. También he hablado con el rector del seminario. Pero como he dicho, también estoy en contacto con uno de ustedes. Hablando de eso, me gustaría dar mis condolencias por sus colegas que han caído. El hecho de que estén en el bando en el que están no tiene ningún interés. Pero su trabajo es para el bien común y estos cayeron en el servicio para el bien común. Para información. No los olvidemos. Fueron valientes y rezo por ellos para que el Señor recompense su trabajo. Estos han sido los contactos que hemos tenido hasta ahora.

Pero ¿cuál sería el mensaje para Putin si tuviera la oportunidad (de hablar con él)?

Los mensajes que he dado a todas las autoridades son los que he dado públicamente. No me gusta el doble lenguaje. Siempre hago lo mismo. Creo que en tu pregunta también hay dudas sobre las guerras justas e injustas. Toda guerra nace de una injusticia, siempre. Porque ahí está el patrón de la guerra. No hay un patrón de paz. Por ejemplo, hacer inversiones para comprar armas. Dicen: pero los necesitamos para defendernos. Ese es el patrón de la guerra. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, todo el mundo respiró “nunca más guerra” y paz.  También comenzó una ola de trabajo por la paz con la buena voluntad de no dar armas, armas atómicas en ese momento, por la paz, después de Hiroshima y Nagasaki. Fue un gran acto de buena voluntad

Setenta años después hemos olvidado todo esto. Así es como se impone el patrón de la guerra. Entonces había mucha esperanza en el trabajo de las Naciones Unidas. Pero el patrón de la guerra se ha impuesto de nuevo. No podemos pensar en otro patrón, ya no estamos acostumbrados a pensar en el patrón de la paz. Ha habido grandes personas como Ghandi y otros que menciono al final de la encíclica “Fratelli Tutti” que han apostado por el esquema de la paz. Pero somos tercos como la humanidad.

Estamos enamorados de las guerras, del espíritu de Caín. No por casualidad, al principio de la Biblia aparece este problema: el espíritu “cainista” de matar en lugar del espíritu de paz. ¡Padre, no puedes! Te voy a contar algo personal cuando estuve en Redipuglia en 2014 y vi los nombres de los chicos, lloré. Realmente lloré de amargura. Luego, uno o dos años después, en el Día de los Muertos fui a celebrarlo a Anzio y vi los nombres de los chicos que habían caído allí. Todos jóvenes, y yo también lloré allí. Realmente lo hice. Hay que llorar sobre las tumbas. Lo respeto porque hay un problema político. Cuando hubo la conmemoración del desembarco de Normandía, los jefes de gobierno se reunieron para conmemorarlo. Pero no recuerdo que nadie hablara de los 30.000 jóvenes que quedaron en las playas. La juventud no importa. Eso me hace pensar. Me entristece. No aprendemos. Que el Señor se apiade de nosotros, de todos nosotros. Todos somos culpables.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.