#ApuntesEconómicos Los sectores y puntos de la economía veracruzana

Por Edgar Sandoval Pérez

Veracruz es el tercer estado más poblado del país, con una población superior a las 8.2 millones de personas; sin embargo, de acuerdo con el CONEVAL, más del 60% de la población total se encuentra en el umbral de pobreza (algún tipo de pobreza, puede ser alimenticia, de vivienda, salud, educación, ingreso, etcétera), y casi el 18% en pobreza extrema.

En 15 años, la pobreza aumentó en un 31.2%, un crecimiento doloroso, pero ¿a qué se debe este crecimiento en pobreza?, ¿Cómo podemos crear un punto de inflexión y detonar el crecimiento de Veracruz?, y sobre todo ¿vamos en vías de ese camino? Aunado a todo esto se ve una recuperación económica y reducción de la pobreza extrema y en ciertos umbrales.

Para responder las tres anteriores preguntas, contextualicemos. Veracruz tiene un PIBE aproximado de 1 BDP, aportando el 4.5% del PIB nacional y ha tenido un incremento intersexenal menor al 1% en términos reales.

La economía veracruzana ha tenido un comportamiento fluctuante. Por un lado, vemos afectaciones en los sectores de manufactura, construcción y minería -jugando la pandemia un papel importante en la contracción sectorial- y por otro lado tenemos al sector petrolero, el cual ha mostrado una recuperación importante, representando un ingreso extraordinario para la nación.

La cara de la deuda pública del Estado es un tema que se ha conducido de manera muy equilibrada por parte del Secretario José Luis Lima Franco, ya que se ha disminuido el monto real heredado, generando un mayor ingreso disponible para la inversión en infraestructura, lo que se traduce principalmente en dos cosas: la primera, una mejor calificación crediticia para la atracción de inversión, y la segunda, la disminución de la sobretasa en el crédito de deuda, con lo cual se pagan menos intereses y más capital.

Pero por otro lado tuvimos alzas en sectores como el comercio con un 4%; el campo, con un 2.6% y la generación de energía eléctrica con el 1.7%. Las alzas en estos sectores específicos muestran el comportamiento y composición del PIB veracruzano, donde la economía está compuesta principalmente por la agricultura, ganadería, petróleo, generación de energía eléctrica y el turismo aún de forma moderada.

Es por ello por lo que el Gobierno del Estado debe converger con los gobiernos de los 212 municipios para el diseño y aplicación de políticas que vayan ad hoc a los usos y costumbres de cada zona, con base a una regionalización que no sólo obedezca al factor económico o al factor cultural, sino a una integración de factores económicos, sociales y de recursos disponibles.

Esto con la finalidad de no sólo sopesar la pandemia, sino de capitalizar un desarrollo regional sostenible y sustentable, buscando la innovación e integración con otros mercados potenciales.

La Secretaría de Economía del Estado debe buscar una integración y catapultar las ventajas comparativas y competitivas de cada región. Veracruz cuenta con importantes y variados recursos naturales, con lo cual, aplicando políticas ad hoc, pasaríamos a tasas de crecimiento de alrededor de un 5%, lo que provocaría un efecto dominó, aumentando nuestras calificaciones internacionales, lo cual, al sumar nuestra condición de puerto y la infraestructura carretera hacia el centro del país, nos posicionará en un polo de atracción de capitales muy importante, reduciendo radicalmente los índices de pobreza que se mencionaron al inicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.