El uso en exceso de las redes sociales afecta la salud mental: Iglesia católica

A través de un artículo publicado en el Semanario Alégrate, órgano de difusión de la Arquidiócesis de Xalapa, titulado “Como influyen las redes sociales en la salud mental” y signado por Bertha Leonor Galindo Gálvez, la demarcación eclesial reflexiona sobre el uso de estas en nuestra sociedad.

“El uso en exceso de las redes sociales afecta la salud mental, y en este sentido, los adolescentes son los más vulnerables a volverse adictos a las mismas. Esta adicción puede afectar diferentes aspectos de sus vidas, como el interés por otras actividades, el rendimiento escolar o las relaciones con amigos y familiares”, indica la autora.

Aquí el texto íntegro, para la discusión de nuestros lectores:

L os problemas de salud mental y conductual se caracterizan por cambios en el pensamiento, el comportamiento o el estado de ánimo asociados con la angustia o el deterioro en el funcionamiento psíquico general. Estos problemas se deben a aspectos biológicos asociados con factores culturales y muy influenciados por la sociedad.

Los problemas de salud mental son preocupaciones cada vez más comunes en la sociedad, en parte debido al uso inadecuado de Internet y de las redes sociales (en términos de frecuencia y contenido consumido)

Fake news (Noticias falsas). Impactan la salud mental de los usuarios de las redes sociales, ya que se diseñan para provocar una fuerte respuesta emocional del lector, lo que aumenta la posibilidad de compartir información, causando sentimientos como ira, miedo, ansiedad y tristeza. Reconocer noticias como falsas también puede provocar sentimientos de ira y frustración, especialmente cuando el usuario comienza a sentirse impotente ante los frecuentes intentos de manipular la opinión pública a través de noticias falsas.

Ciberbullying. (Ciberacoso). También vale la pena mencionar la exposición de las personas al ciberacoso, una práctica que se ha multiplicado en las redes sociales. El anonimato y la falta de privacidad y seguridad contribuyen a la propagación de la violencia, lo que empeora la salud mental de la persona afectada. Es un fenómeno que se produce entre iguales; esto es, quien agrede al menor es otro menor o un grupo de menores. El comportamiento de los agresores es deliberado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la intención de causar daño de modo explícito no siempre está presente en los inicios de la agresión. La agresión es repetida y se mantiene en el tiempo. La víctima sufre un deterioro de su autoestima y dignidad personal. En estas situaciones hay tres tipos de participantes: la víctima, los agresores y los testigos.

Grooming o engaño pederasta “Consiste en acciones deliberadas por parte de un adulto de cara a establecer lazos de amistad con un menor con el objetivo de obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual” El adulto entra en contacto con un menor a través de las redes sociales, haciéndose pasar también por menor; tan pronto como obtiene de él algún contenido sexual, se inicia el chantaje, con la finalidad de mantener la relación, obtener más contenidos sexuales y, en ocasiones, llegar a tener relaciones sexuales.

Adicción. El uso en exceso de las redes sociales afecta la salud mental, y en este sentido, los adolescentes son los más vulnerables a volverse adictos a las mismas. Esta adicción puede afectar diferentes aspectos de sus vidas, como el interés por otras actividades, el rendimiento escolar o las relaciones con amigos y familiares. Existe controversia entre los estudiosos de tema de como clasificar este tipo de adicción, algunos la clasifican por sí misma y otros consideran que pertenece a otro tipo de trastornos de la personalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.