Habrá más restricciones al consumo de tabaco; gasta gobierno federal 117 mil mdp en enfermedades asociadas a esta adicción

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador alista más restricciones para combatir la adicción al tabaco, la cual le representa a la Federación un gasto de 117 mil millones de pesos al año para la atención de enfermedades asociadas con el tabaquismo, así como otros 160 mil millones por costos indirectos, según estimaciones del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Con motivo del Día Mundial sin Tabaco, establecido este 31 de mayo, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, informó ayer durante una conferencia virtual, que en el país se mantendrá la prohibición para vender cigarros electrónicos, vapeadores y dispositivos de tabaco calentado.

Por su parte, Erick Antonio Ochoa, director de Salud Justa, resaltó que el tabaquismo provoca tres veces más muertes que el consumo de alcohol y 18 veces más que el uso de drogas ilícitas. De ahí la importancia de la política nacional encaminada a eliminar el consumo de productos del tabaco.

Durante la conferencia se presentó la 17 Evaluación de la Sociedad Civil sobre Políticas Públicas para el Control del Tabaco, donde el subsecretario López-Gatell dijo que el gobierno trabaja en el diseño del marco legal para mantener la prohibición de venta de los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN).

Reconoció que aunque el aumento de impuestos es la medida más efectiva para desalentar el consumo de tabaco, no se prevé la adopción de medidas en este sentido. En cambio, dijo, se buscará avanzar en la aplicación del empaque genérico de las cajetillas de cigarros, así como la actualización del Reglamento de la Ley General para el Control del Tabaco, con el objetivo de hacer efectiva la reciente reforma que establece los espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco y la prohibición de todo tipo de publicidad de este tipo de productos.

El proyecto del nuevo ordenamiento ya está en el periodo de consulta en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria. Explicó que, entre otras disposiciones, facilita a las empresas identificar lo que no deben hacer para cumplir con los ambientes libres de humo.

Respecto a los SEAN, el funcionario explicó que la prohibición es una medida recomendada por el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, pues está en el nivel más alto de control de productos que son dañinos para la salud de las personas, ya que esos dispositivos están lejos de ser un instrumento que ayude a los individuos a dejar de fumar, como argumenta la industria tabacalera, indicó.

Un primer paso fue la reforma a la Ley para prohibir la importación y exportación de esas mercancías, lo que responde a la decisión de contar con una política general armónica. Esto es, se busca inhibir la oferta, los espacios para el consumo con los ambientes libres de humo, lo que da como resultado una disminución de la demanda.

IMPONEN MÁS RESTRICCIONES

En su edición de este martes, el diario REFORMA publica que el gobierno federal alista más restricciones al consumo de tabaco en lugares públicos y a su venta y publicidad.

Ahora, señala el diario capitalino, en los puntos de venta, las cajetillas y cajas de puros ya no podrán estar a la vista del público y se prohibirá cualquier tipo de publicidad en 22 medios o plataformas, incluidos internet, redes sociales, inserciones de opinión pagada y cualquier medio impreso.

Además se establece que todas las áreas de fumar deben estar al aiere libre y no como había sido durante los últimos años, que se permitían en espacios bajo techo pero “aislados” del resto del inmueble.

Esto significa que los restaurantes y bares ya no podrán tener zonas para fumadores en las que se les dé el mismo servicio que al resto de los clientes.

“Las zonas exclusivas para fumar deben ubicarse en un cerco perimetral de al menos 10 metros de acceso o cualquier lugar obligado donde las personas pasen o se congreguen”, ordena el proyecto de reforma al Reglamento de la Ley General para el Control del Tabaco, publicado el pasado 27 de mayo por la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer).

Con ello, su consumo se convertirá en una actividad marginal y a las tabacaleras se les prohibirá hacer donativos a la comunidad por ser equivalentes a actos de promoción.

El diario REFORMA apunta que el Congreso y el Ejecutivo federal llevan años imponiendo restricciones cada vez más severas al consumo de tabaco, pero hasta ahora no se atreven a prohibirlo. Una fuerte razón, señala, son los 46 mil 103 millones de pesos que, sólo en 2022, dejará al erario el impuesto especial a los cigarros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.