Veracruzano realiza estudio de “química de la atmósfera” en la Universidad de British Columbia, campus Vancouver

La estancia de investigación es por alrededor de 12 semanas
  • Aldo Rodríguez Guzmán, de Ingeniería Ambiental, región Orizaba-Córdoba, fue becado por el gobierno canadiense.

Karina de la Paz Reyes Díaz / Fotos: Cortesía de Aldo Rodríguez Guzmán

Aldo Rodríguez Guzmán, estudiante de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la Universidad Veracruzana (UV), región Orizaba-Córdoba, fue becado por el gobierno de Canadá para realizar una estancia de investigación abocada a la química de la atmósfera, en la Universidad de British Columbia, campus Vancouver.

El universitario cursa el último ciclo del programa educativo (PE) Ingeniería Ambiental; su tesis es dirigida por el científico Giovanni Albert Carabalí Sandoval, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) quien es parte del Grupo de Interacción Micro y Mesoescala, que lidera Luis Antonio Ladino Moreno, del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la misma institución.

Dada la relación, los científicos le informaron de la convocatoria del gobierno de Canadá para hacer una estancia de investigación por alrededor de 12 semanas, de mayo a agosto de este año.

La oportunidad se le presentó a Aldo Rodríguez de imprevisto y a contrarreloj e incluso bajo esas condiciones decidió postularse: “El correo me llegó un jueves y el domingo se cerraba la convocatoria. Tuve prácticamente un día para conseguir todo lo que necesitaba y envié mi solicitud”, narró en entrevista telefónica.

Postularse para esta beca fue para él como “buscar trabajo” y obtenerlo. “Tuve la suerte de que me escogieran para el proyecto que apliqué y que está a cargo de Nadine Borduas-Dedekind”, dijo feliz.

“Venimos buscando una oportunidad”
Aldo Rodríguez pasó de estar a punto de dejar sus estudios universitarios a tener un notorio interés por el mundo de la investigación científica.

Ingresó al PE de Ingeniería Ambiental de la FCQ, en su natal Orizaba, porque le llamó la atención el plan de estudios, sin embargo, en los primeros cuatro ciclos, al cursar sólo experiencias educativas del tronco común, las expectativas no se cumplían y estuvo a punto de desertar.

Para contrarrestar esa circunstancia, buscó participar en la realización de trabajo en campo con la investigadora Julia Griselda Cerón Bretón, de la Universidad Autónoma del Carmen. Se trató de un muestreo de material particulado en la ciudad de León, Guanajuato.

“Ahí me empapé un poquito de todo lo que uno puede hacer en el campo científico, me gustó mucho, y ésa fue la espinita que se me quedó; entendí que sí me gustaba la carrera, simplemente no había visto temas de la materia en sí, sólo del tronco común”, compartió,

A partir de esa colaboración, lo integraron a la Red Temática de Contaminación Atmosférica y Mitigación del Cambio Climático (Red CAM) de la UNAM, y en 2019, junto con otra compañera de generación, apoyados por la profesora Abril Rodríguez Guzmán, acudieron a la reunión anual de ese organismo.

Su pretensión era conocer científicos, establecer redes, “trabajar con alguien” temas que eran de su interés. Literalmente, el universitario dijo: “Venimos buscando una oportunidad para trabajar en algún proyecto, con algún profesor de acá o de otra universidad”.

Fue así que les presentaron con Ladino Moreno. En poco tiempo, el científico les integró a su equipo de colaboradores, incluso les facilitó una beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para hacer una estancia en los laboratorios del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la UNAM, de agosto a diciembre de 2021.

En ese contexto conoció a su actual director de tesis y se intensificó su acercamiento con las investigaciones abocadas a la química de la atmósfera.

Precisamente, el aporte del estudiante de la UV al proyecto de investigación de Antonio Ladino, y que a su vez es la tesis de licenciatura que está a punto de concluir, trata sobre la caracterización química y morfológica de las cenizas del volcán Popocatépetl y otros volcanes sudamericanos, y su interacción con la atmósfera.

¿Quiénes ayudan a la formación de nubes?
En la Universidad de British Columbia amplía sus estudios al respecto: “El objetivo principal de este proyecto será probar la hipótesis de que los tensoactivos están afectando la capacidad de nucleación de hielo en el modo de congelación por inmersión”, se lee en el documento que da cuenta de su postulación a la beca.

“Queremos saber qué aminoácidos de los que se encuentran en los aerosoles marinos son más efectivos”, explicó.

Se trata de relacionar el ciclo del agua con la calidad del aire y con el cambio climático, y esto abre un nuevo campo de estudio. “No existe información respecto a lo que investigamos”, recalcó. Y es que “gracias a las partículas que se suspenden en la atmósfera puede cambiar la climatología en una zona y esto puede ser bueno o malo”.

Es decir, si las nubes contienen partículas orgánicas o inorgánicas –generadas de manera natural o antropogénica– que se encuentran en la atmósfera, es probable que haya afectaciones en la climatología de la zona y en la calidad de vida de las personas.

Citó, a manera de ejemplo, que cuando el Popocatépetl registra exhalaciones hay finas partículas de ceniza que pueden llegar a tener una morfología tan exacta, como la de una “micronavaja”, y como el ser humano las inhala, su sistema respiratorio podría verse afectado.

Más allá del estudio de las cenizas en el laboratorio
Es la primera vez que Rodríguez Guzmán realiza una estancia académica internacional y también que sale del país. Es “una experiencia muy bonita”, expresó feliz.

Emocionado, el universitario describe lo novedoso que es para él desarrollar sus investigaciones en laboratorios totalmente automatizados y a la vanguardia en tecnología, así como desenvolverse en el campo científico en un idioma que no es el suyo, el inglés.

Pero la experiencia y el aprendizaje van más allá del ámbito académico: le han permitido relacionarse con personas de varios países. Incluso, a la ciudad la describe como una “muy bonita mezcla de culturas”. Así, lo mismo convive con una chica de Italia, que con un joven de India, Japón, Francia, Alemania o del propio México.

Vancouver es considerada una de las ciudades más bonitas del mundo y una de las más caras de Canadá, y la beca que el estudiante de la UV obtuvo por parte de aquel gobierno le permite una estancia cómoda y disfrutable.

Adelantó que a partir de esta estancia y las relaciones académicas que forja, le ha surgido el interés por postularse para lograr un financiamiento más y hacer su posgrado en esa misma institución.

Su investigación relaciona el ciclo del agua con la calidad del aire y el cambio climático

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.