Luz y sombra

Los lujos del ‘feminicida’ del Suntory

Nos comentan que quienes se sorprendieron por el relojote de un millón 126 mil 852 pesos que portaba el ex alcalde panista de Boca del Río y ex candidato a gobernador Miguel Ángel Yunes Márquez el pasado jueves durante el recibimiento de los buques del “Festival Velas 2022” seguramente se hubieran quedado boquiabiertos de conocer el que solía presumir el seudoabogado Jesús Hernández Alcocer, el presunto asesino de la cantante Yrma Lydya, ultimada de tres balazos la semana anterior en un privado de un famoso restaurante japonés de la ciudad de México. Y es que el periodista Emiliano Ruiz Parra acaba de publicar en el diario Reforma un texto titulado “Una tarde con el ‘feminicida’ del Suntory”, en el que relata que el miércoles 20 de noviembre de 2013, a las 16:00 horas, se reunió con este personaje en un fastuoso restaurante de su propiedad ubicado en la avenida  Insurgentes Sur con el propósito de que le proporcionara datos sobre el Obispo Emérito de Ecatepec, Onésimo Cepeda (1937-2022), para escribir un perfil periodístico sobre este jerarca eclesiástico a quien Hernández Alcocer se ufanaba de haber librado de la denuncia de falsificación de un pagaré en un “pleito” por 130 millones de dólares. Ruiz Parra hace la siguiente descripción de este “empresario” al que entrevistó hace casi nueve años: “El día que conocí a Jesús Hernández Alcocer – el presunto feminicida de la cantante Yrma Lydya– vestía como un gángster de película: traje gris a rayas, tirantes y camisa de seda. Su Audemars Piguet tenía diamantes engarzados en el reloj y la correa. Pero era más llamativa la corbata: estaba entretejida con brillantes”. Vaya especímenes creados por el corrupto sistema político mexicano y que hasta hoy el régimen de la Cuarta Transformación tampoco ha podido erradicar aún.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.