A dos años de la Invasión a Ucrania


Banner-970-250

Agustín Basilio de la Vega

En noviembre de 2013 se realizaron en Kiev, capital de Ucrania, diversas manifestaciones en la plaza de la Independencia, para exigir a su gobierno adherirse a la Unión Europea. La concentraciones y disturbios, algunos trágicos, trajeron como consecuencia en febrero del 2014, que el presidente Viktor Yanukóvich abandonara su cargo. Rusia, por su parte, invadió y se anexionó la península ucraniana de Crimea en marzo del 2014.

Pese a que la gran mayoría de los países no reconocieron la anexión por parte de la Federación Rusa de Crimea y la ciudad autónoma de Sebastopol, que formaban parte de la República de Ucrania desde la disolución de la Unión Soviética en 1991, el gobierno de Moscú alentó, además, el separatismo de la región del Dombás constituido por los oblasts de Donetsk y Lugansk. Desde abril de 2014 existe un conflicto entre las tropas ucranianas y separatistas apoyados por Moscú.

El 24 de febrero del 2022 Vladimir Putin, jefe del estado ruso, ordenó una operación militar especial para derrocar al gobierno del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenzky, reconocer como independientes territorios del Dombás, así como desarmar a Ucrania y evitar que se una a la OTAN. El Ejercito Ruso pensaba que en menos de una semana lograría sus objetivos, pero fracasó gracias al heroísmo de los soldados y del pueblo de Ucrania, así como a la ayuda de los aliados.

Putin actúa de manera muy similar a Hitler: controla el poder político de manera autócrata, quiere expandir su imperio anexándose territorios vecinos, usa pretextos populistas como la protección a minorías étnicas, amenaza con declarar la guerra total a los aliados, cree que su país es invencible, engaña a su propio pueblo con propaganda y no está dispuesto a impulsar la democracia y dejar el poder.

El resultado de esta actitud ha provocado el crecimiento y fortalecimiento de la OTAN con la inclusión de dos países Finlandia y Suecia quienes antes se habían mantenido neutrales, así como el incremento del  presupuesto en armamento en 12 % para este 2024. El miedo a Putin ha provocado que varios países como Polonia, Rumania, Estonia, Francia, Estados Unidos, Canadá, Inglaterra entre otros, hayan enviado armamento a Ucrania y estén renovando su arsenal con mejores equipos militares. Lo anterior ha llevado a Putin a amenazar constantemente con su arsenal nuclear.

La “posverdad” hace que se falsifique la realidad de la guerra, sus causas, su desarrollo y sus consecuencias. El despliegue de la propaganda mediante las redes sociales y los modernos medios de comunicación provocan una enorme confusión y que el mundo entero tome partido con base en noticias falsas. Es grave que se viva una guerra de odios que deshumaniza y hace más cruel el conflicto.

Es imposible saber cuántos años más durará esta injusta invasión que está costando vidas humanas y destruyendo a Ucrania y a Rusia así como deteriorando la paz, la economía y vida de las personas de todo el mundo. Cada época tiene lamentablemente su Atila, Stalin o Hitler, por lo que es necesario contar con líderes como de Gaulle o Churchill que nunca se rinden y que defienden la libertad.

Ojalá y las sanciones económicas sean más efectivas que los tanques y los misiles para lograr pronto la paz.  Las guerras cuando concluyen son mediante armisticios con condiciones o de manera incondicional. Lo deseable es que sea pronto y de manera justa.

X@basiliodelavega

26 de febrero de 2024