Acepta FGE Recomendación de CNDH sobre anciana de Zongolica violada y asesinada en 2007 por militares

La Fiscal General del Estado, Verónica Hernández Giadáns, informó que ante el firme compromiso de este Organismo Constitucional Autónomo de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos, establecidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los convenios internacionales, la Constitución Política del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave y las Leyes que de ellas emanen, este viernes 28 de enero aceptó la recomendación 45VG/2021 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Dicha Recomendación fue emitida por probables violaciones a los derechos humanos cometidas, hace casi quince años, en agravio de Ernestina Ascencio Rosario, mujer nahua de los pueblos originarios de la Sierra de Zongolica en el Estado de Veracruz.

Hernández Giadáns señaló que como resultado de los cambios generados desde su llegada como Fiscal General del Estado, uno de los principales paradigmas en el actuar de las personas servidoras públicas de esta institución, es el pleno respeto y protección a los derechos humanos de las víctimas, ofendidos e imputados dentro de las carpetas de investigación.

Como consecuencia de ello, dentro del término previsto por la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la FGE entregará a la Comisión las pruebas correspondientes para acreditar las acciones realizadas con el objeto de dar cumplimiento total a la Recomendación 45VG/2021.

EN 2020 REABRIERON EL CASO

El 10 de diciembre de 2020, en la conferencia de prensa del presidente López Obrador, el Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, resumió en muy pocas palabras que la indígena nahua Ernestina Ascencio Rosario fue violada y asesinada por militares mexicanos que le introdujeron un objeto por el recto que le destruyó varios órganos.

En esa ocasión, Encinas leyó también el informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que en el sexenio antepasado fue usado para eximir de culpa a los militares:

“En palabras de Felipe Calderón, la señora Ernestina murió de gastritis crónica. Esta posición por supuesto es inaceptable para el Gobierno de México, por lo cual queremos señalar que la posición sostenida en la reunión de trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos esta semana no representa la posición del Estado mexicano, las políticas en materia de protección y garantía de derechos humanos y las instrucciones del Presidente para atender estos asuntos”.

El subsecretario de Derechos Humanos de la Segob afirmó en esa ocasión que la Fiscalía General de Justicia del estado de Veracruz abriría de nuevo el caso. Se buscará que las víctimas sean atendidas a satisfacción. Desde distintas instancias”, anunció.

De acuerdo con lo dicho por el funcionario, la señora Ernestina Ascencio fue violentada sexualmente en 2007 por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) cuando se encontraba pastoreando a sus borregos en el municipio de Soledad Atzompa, Veracruz.

La hija de Ascencio Rosario fue que la encontró tirada en el camino hacia su casa y al cuestionarle qué le había sucedido, la señora le contestó: “los soldados se me echaron encima, mija. Me duele la cadera”. Luego de ello, Ernestina fue trasladada a una unidad médica rural del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pero al no encontrarse abierta y debido a su gravedad, la llevaron hasta la ciudad de Mendoza, Veracruz, donde falleció la madrugada del 26 de febrero del 2007.

Ernestina Ascencio tenía presencia de lesiones correlativas con violación vaginal y anal, y según el reporte presentado esta mañana, sus agresores le introdujeron vía anal un objeto punzocortante que le destrozó el riñón, el hígado y el intestino. El subsecretario Encinas destacó que dicha versión de los hechos fue confirmada por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Veracruz de ese entonces.

“Sin embargo, de manera posterior, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) realizó una investigación y exhumó el cuerpo, llegando a la conclusión de que por las evidencias que encontró, la señora Ernestina había fallecido por, y lo voy a citar textualmente, ‘por las alteraciones tisulares y viscerales consecutivas, anemia aguda por sangrado de tubo digestivo secundario, úlceras gástricas y pépticas agudas de una persona que cursaba con una neoplasia hepática maligna, un proceso neumónico en etapa de resolución, isquemia intestinal y trombosis mecenteril’, cierro la cita. En palabras de Felipe Calderón, la señora Ernestina murió de gastritis crónica”, sentenció el funcionario.

Más adelante, Alejandro Encinas precisó que el caso de la señora Ernestina Ascencio Rosario se reabrirá y se agotarán todas las líneas de investigación hasta que se dé con los responsables por las agresiones físicas y sexuales en su contra que le provocaron la muerte.

“Por ello, y una vez de haber conversado con la Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz, con la Secretaría General de Gobierno de ese estado, con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), hemos decidido que el informe sobre estos hechos que se presentará el próximo 3 de enero a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos establecerá que la Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz abrirá de nueva cuenta las indagatorias hasta agotar todas las líneas de investigación a fin de garantizar la verdad la justicia y la reparación integral para las víctimas”, recalcó en diciembre antepasado desde el Salón de Tesorería de Palacio Nacional.

Por último, Encinas Rodríguez dijo que se trabajaría de cerca con las autoridades estatales para el esclarecimiento de estos hechos y procurar justicia a los familiares de la indígena veracruzana.

“En ese contexto, la Secretaría de Gobernación coordinará ante la Comisión Interamericana estos trabajos a fin de alcanzar con los familiares de las víctimas una solución amistosa que permita atender a fondo esta denuncia que por ejecución extrajudicial y violencia contra la mujer presentaron los familiares de la señora Ernestina Ascencio para resolver de fondo este hecho y garantizar justicia no repetición y la reparación integral”, finalizó Encinas.

Por su parte, el presidente López Obrador se comprometió desde entonces a que se haría justicia en este caso y que se garantizaría “el auténtico Estado de Derecho”.

“Se está avanzando mucho, esto es parte de la transformación. El que estemos tratando estos temas, ¿cuándo se había hecho? ¿Cuándo en la historia reciente? Si los presidentes no informaban, no estaban sujetos al escrutinio público. Nosotros todos los días estamos aquí, garantizando el derecho a la información. Se está haciendo justicia, no hay impunidad, y al mismo tiempo se está haciendo valer el Estado de Derecho, un auténtico estado de Derecho, no ‘estado chueco’, como antes. () En el caso de la presunta violación de la indígena, la señora Ascencio de la sierra Zongolica, Alejandro ha informado que se reabre el caso”, aseguró el mandatario desde diciembre de 2020.