Alertan por crecimiento de población adulta

Agencia SPI Veracruz

La transición demográfica en México provocará en los próximos años un aumento en la población adulta mayor, que requerirá mayor gasto público y servicios de salud y, la disminución de población en edad laboral que puedan hacer frente a las futuras condiciones demográficas del país.

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) A.C., a través de su investigación Educación y productividad: previsiones para el futuro, señaló en los próximos 30 años en México, habrá menos personas que produzcan, contra una gran mayoría que dejará de serlo (los adultos mayores).

Lo anterior debido a la caída de la tasa de fertilidad y una mayor esperanza de vida, por lo que, el país enfrentará un proceso de envejecimiento poblacional.

En los últimos 40 años, la cantidad de personas en edad laboral (15-54 años) por cada adulto mayor de 65 años, disminuyó.

En 1980, había 13 personas en edad laboral por cada adulto mayor, mientras que en 2020 dicha relación disminuyó a 8 personas y para 2050 se espera que sean 3.6 personas por cada adulto mayor

Lo anterior, implicará que en los próximos años se tendrán más adultos mayores que requieran gasto público para pensiones y para el sistema de salud, pero al mismo tiempo, habrá menos personas en edad laboral para financiar esos rubros de gasto y otros relacionados con inversión pública en educación o infraestructura.

Una de las principales herramientas para aumentar la productividad de los trabajadores es la educación, especialmente la educación superior, que está relacionada con el acceso al mercado laboral.

Empero, esa relación positiva entre educación superior y productividad laboral en México es baja, esto, debido a que la política educativa en ese nivel es poco efectiva para generar aumentos en la productividad.

Por cada incremento de 1 por ciento en la inversión en educación superior, la población con ese nivel educativo aumentó su productividad en 0.04 por ciento. Cuando se analiza el impacto de la educación superior y la edad de los trabajadores, hay una relación negativa.

El estudio precisó que, a pesar de estos aspectos positivos de la educación superior, para 2022 se aprobó 145 mil millones de pesos para este nivel educativo, un aumento de 0.6 por ciento real con respecto al año pasado.

Por otro lado, en la Reforma Educativa de 2019, con su nuevo sistema educativo denominado Nueva Escuela Mexicana (NEM), en sus cuatro líneas de acción, ninguna está directamente relacionada con mejorar la adopción de nuevas tecnologías o la medición de los resultados del sistema educativo.

Incluso, con la desaparición del INEE, se descontinúo la evaluación educativa.

Ante dicho panorama, la investigación sugirió que una mayor participación laboral femenina, el aumento de la edad de retiro, acompañadas de un aumento generalizado de la productividad por trabajador.

Asimismo, la Nueva Escuela Mexicana deberá sentar las bases para las necesidades de la población de los próximos 30 años.

“No considerar aspectos clave de la transición demográfica puede representar perder la oportunidad de preparar a las nuevas generaciones ante un contexto con menor población en edad laboral y mayores requerimientos de gasto público relacionados con el gasto en pensiones, salud y cuidados”, afirmó la investigación del CIEP.