Alertan por encarecimiento de luz eléctrica

Agencia SPI Veracruz

De aprobarse la Reforma Energética presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, hará más dependiente a la CFE de subsidios del Estado y por ende, el servicio encarecerá para los usuarios mexicanos.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), tras realizar un estudio, afirmó que de aprobarse la iniciativa e implementarse las políticas propuestas, la CFE se verá forzada a incurrir en costos adicionales para poder generar y suministrar la energía eléctrica demandada en el país.

Estos costos tendrían impactos significativos para los consumidores, afectarían el clima de inversión, así como las finanzas públicas y la economía del país.

Para el IMCO, no es necesario erogar recursos adicionales, cuando existe el sector privado que, mediante una regulación correcta, pueden asumir el riesgo financiero y la responsabilidad.

Mientras tanto, la CFE se enfoca en reforzar y expandir sus redes de transmisión y distribución, donde si la empresa no invierte, nadie más lo hará.

El IMCO construyó tres escenarios con datos oficiales para identificar el costo que tendría la CFE 8en caso de aprobarse la citada reforma), para generar por sí misma el diferencial de energía necesarios para cumplir con la meta de participación de 54 por ciento, además de la energía.

En el escenario uno, la CFE invierte en el nuevo parque fotovoltáico y en la renovación de 14 de las 60 centrales hidroeléctricas y el resto de la demanda se cubre con termoeléctricas, carboeléctricas y ciclos combinados.

La CFE enfrentaría un costo de 512 mmdp a precios del 2021 para el periodo 2022-2028: 427 mmdp para generación eléctrica, 70 mddp de inversión y 15 mmdp de operación y mantenimiento.

En el escenario dos, la CFE invierte en el nuevo parque fotovoltáico y se aumenta el factor de planta de todas las hidroeléctricas de 40 a 60 por ciento (promedio mundial).

El resto de la demanda se cubre con termoeléctricas, carboeléctricas y ciclos combinados.

La CFE enfrentará un costo de 406 mmdp a precios del 2021: 324 mmdp por costos de generación, 73 mmdp por costos de inversión y 9 mmdp por costos de operación y mantenimiento.

En el escenario tres, la CFE compra su energía adicional en las subastas de largo plazo (donde los suministradores y grandes usuarios pueden celebrar contratos anuales de largo plazo -15 años para energía y potencia y 20 años para Certificados de Energías Limpias- que se llevaron a cabo entre 2015 y 2017) sin cambios a la legislación existente.

De comprar la energía adicional en las subastas de largo plazo, la CFE tendría que cubrir un costo de 94 mmdp a precios del 2021. Este escenario es conservador en la medida que los costos de generación renovable no son estáticos, sino que han registrado reducciones por las mejoras tecnológicas.

El organismo determinó que el Gobierno Federal debe retomar las subastas a largo plazo, ya que éstas, tienen el objetivo de beneficiar a ciudadanos y consumidores al incentivar inversiones en energías renovables, fomentar la competencia en el sector y estabilizar los precios de la potencia.

Fortalecer y expandir la Red Nacional de Transmisión, para garantizar la seguridad del sistema y facilitar la unión de generadores privados a la red.

Y, retomar el programa de retiro de centrales, esto es, retirar las plantas de generación más contaminantes y, en el largo plazo, priorizar la instalación de aquellas con menor huella ambiental y de carbono para su funcionamiento.