Ante investigación en EU, Banco Azteca afirma que opera con ética y honestidad


Banner-970-250

Un día después que el gobierno de Estados Unidos acusó a un congresista del Partido Demócrata de haber recibido sobornos de un banco mexicano para influir en la regulación financiera de aquel país, Banco Azteca respondió este sábado que opera con ética, honestidad y profundo compromiso.

“Nuestras operaciones se rigen bajo los más altos estándares internacionales de cumplimiento”, aseguró Banco Azteca, una de las empresas del Grupo Salinas, propiedad del empresario Ricardo Salinas Pliego, quien se ha confrontado públicamente con el presidente Andrés Manuel López Obrador por los miles de millones de pesos que sus empresas adeudan al Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda.

LA DEMANDA EN EU

El diario LA JORNADA cita que, el viernes pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos dio a conocer una acusación contra Henry Cuellar, congresista por un distrito de Texas, y su esposa, Imelda Cuellar, por haber recibido 600 mil dólares en sobornos de una firma petrolera de Azerbaiyán y un banco mexicano.

La denuncia no mencionaba el nombre de la institución financiera, pero la describía como “parte de un grupo que opera también una cadena de banca minorista” en México y Centroamérica, orientada a atender a “sectores de bajos ingresos” en servicios de financiamiento al consumo y transferencia de remesas, además de estar relacionada con un medio de comunicación.

En un mensaje en su cuenta de la red social X, Banco Azteca indicó además que, “desde su origen, es y ha sido líder en su compromiso con la seguridad y la ley, innovando e incorporando controles, procesos y la tecnología más avanzada a nuestros servicios. Siempre operamos con ética, honestidad y profundo compromiso con nuestros clientes y nuestro país”, subraya.

De acuerdo con la demanda (https://shorturl.at/BGLS7), el congresista demócrata actuó en beneficio de un banco mexicano para que las regulaciones no lo afectaran.

El documento indica que, por dos esquemas de sobornos relacionados con una firma petrolera de Azerbaiyán y el banco mexicano, Cuellar y su esposa recibieron 600 mil dólares, los cuales utilizaron “para satisfacer sus deudas, pagar gastos familiares y realizar compras”.

De acuerdo con las acusaciones, el banco mexicano “necesitaba relaciones bancarias corresponsales con bancos estadunidenses para ayudarlo a repatriar a Estados Unidos grandes reservas de moneda física estadunidense que mantenía en México y convertir la moneda física en dólares electrónicos”, luego de que en 2012 los reguladores financieros del país vecino intensificaron la aplicación de las leyes contra el lavado de dinero.

Eso llevó a que varias instituciones financieras estadunidenses limitaran o se retiraran de las relaciones de banca corresponsal en países de alto riesgo de lavado de dinero, como México.

En la denuncia del gobierno de Estados Unidos se menciona que el ejecutivo (sin dar nombre), que se desempeñó como vicepresidente del banco al momento del soborno, se reunió con Henry Cuellar y su esposa en diciembre de 2014.

Aunque no lo especifica, en esa fecha, el vicepresidente de Banco Azteca era Luis Niño de Rivera, quien en 2019 asumió como presidente de la Asociación de Bancos de México.

Y RECUERDAN QUE MORENA PROMOVIÓ REFORMA DE AZTECA

Por su parte, el diario REFORMA destacó en su portada de este domingo, que los senadores de Morena, con Ricardo Monreal al frente, fueron los promotores de una reforma al Banco de México que buscaba beneficiar a Banco Azteca para que pudiera liberar los dólares que no podía ingresar al país, una trama que se vincula ahora con acusaciones de soborno contra un funcionario de EU que es investigado por el Departamento de Justicia de ese país.

El diario capitalino refiere que dicha reforma, emitida en 2020, fue identificada como la “Ley de Banco Azteca”, porque era la única institución financiera que la apoyaba, y fue impulsada por el entonces vicepresidente de esa institución, Luis Niño de Rivera, hoy señalado de sobornar al congresista estadounidense, Henry Cuellar.

En un nuevo artículo 20 Bis en la Ley del Banco de México, se señalaba que los billetes y monedas metálicas extranjeras excedentes que captaran las instituciones de crédito serían repatriados a su país de origen, conforme al contrato de corresponsalía que tengan firmado.

“Los montos que no puedan repatriarse serán comprados por el Banco de México”, indicaba la reforma.

“El Banco podrá repatriar al país de origen las divisas en billetes y monedas metálicas que compre, a través de los contratos de corresponsalía que tenga celebrados, o cuando sea el caso, directamente con los Bancos Centrales emisores de las divisas”.

Los legisladores de Morena desoyeron diversas advertencias de que se violaba la autonomía del Banco de México y que podría involucrar a esta institución en posibles operaciones ilícitas, como lavado de dinero, por obligarla a comprar dólares.

También hubo voces que condenaron que sólo se beneficiaba a Banco Azteca, porque el resto de bancos mexicanos no tenían problemas para colocar divisas en el país.