Apagones son producto de una política que dejó de invertir: COPARMEX


Banner-970-250
  • De acuerdo con cifras del PRODESEN, la CFE no ha cumplido con los proyectos instruidos para garantizar el acceso a la energía, pues de 232 sólo se han realizado 9. 
  • Es necesario que las autoridades abran el diálogo y las posibilidades para atraer más inversiones que permitan completar la falta de generación de energía.
  • Estamos frente al riesgo de que los apagones detectados ayer en 21 estados del país se repitan y agraven por la vulnerabilidad actual del Sistema Eléctrico Nacional. En el futuro, la demanda incrementará más que la oferta de energía.

En la Confederación Patronal de la República Mexicana, COPARMEX, nos preocupa la crisis energética sin precedentes por la que atraviesa el país, caracterizada por apagones detectados en 21 entidades debido al incremento en la demanda de energía causado por las altas temperaturas. Esta situación, no sólo afecta el funcionamiento normal de las empresas mexicanas, sino que también pone en riesgo la seguridad y la vida de los ciudadanos ante las extremas condiciones climáticas.

Este fenómeno ha llevado al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) a alcanzar su demanda máxima rozando los 48 mil 472 Megawatts (MW) de energía eléctrica consumida en una hora. Cabe detallar que el Margen de Reserva Operativa que establece la normatividad para que pueda operar el SEN es de 6%, por lo que sí se registran niveles más bajos, se debe declarar Estado Operativo de Emergencia; y las reservas operativas del sistema registradas ayer descendieron peligrosamente a menos del 3%. El riesgo de que ciertas zonas de la República Mexicana enfrenten la falta de energía es una realidad que ya ha alcanzado al Sistema Eléctrico.

Consideramos que el principal problema, no es el incremento en la demanda de energía, sino la falta de nueva oferta de centrales eléctricas de generación, aunado a la baja inversión en la capacidad de transformación y transmisión por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE); situaciones que ponen en entredicho la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional y el dinamismo económico del país.

México está perdiendo la oportunidad que abre el nearshoring para atraer nuevas empresas y crear fuentes de empleo por la falta de energía eléctrica que quedó manifiesta ayer.

La falta de infraestructura para la transmisión provoca un aumento en los precios en regiones con restricciones en la capacidad. De acuerdo al Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN), de los 232 proyectos instruidos por la Secretaría de Energía (SENER), la CFE sólo ha realizado 9. Dentro de ese plan también se contemplan programas de ampliación y modernización de la Red Nacional de Transmisión y de las Redes Generales de Distribución, estos buscan minimizar los costos de prestación del servicio, reducir los costos de congestión e incentivar una expansión eficiente de la generación, en consideración de los criterios de Calidad, Confiabilidad, Continuidad y seguridad de la red eléctrica.

Es urgente ampliar la oferta de energía, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) deben permitir la integración de nuevas centrales eléctricas, principalmente del sector empresarial. Además de hacer la publicación inmediata de las disposiciones de control de demanda y el manual de servicios conexos, así como la actualización del manual de generación distribuida para permitir el almacenamiento y aumentar la capacidad de la generación en sitio de 500 KiloWatts a 1 MW.

Cabe destacar que el proyecto de la generación de ocho mil 858 MW que está desarrollando la CFE debería de estar listo este 2024; sin embargo, en la última edición del PRODESEN se estima la adición de dicha capacidad en los próximos 4 años. Además, se estima que se requiere una inversión anual para ampliar y modernizar las redes de transmisión y distribución de alrededor de 9 mil millones de dólares.

Desde COPARMEX solicitamos a las autoridades iniciar mesas de diálogo lo antes posible para superar el desafío de contar con un Sistema Eléctrico Nacional confiable que promueva el bienestar de los hogares y las empresas mexicanas. Es imperativo que empresarios y Gobierno trabajemos juntos para lograr que los mexicanos cuenten con luz limpia, barata y sin apagones.

También pedimos garantizar las condiciones para una competencia justa y transparente en el Sector Eléctrico, lo que permitirá que las inversiones de las empresas complementen las de la CFE y contribuyan a la creación de una oferta de energía limpia y asequible en México, pues la situación supera lo que se puede ejecutar con el presupuesto federal disponible

En este sentido, es crucial que se reactiven las subastas de largo plazo que brinden una plataforma para el desarrollo sostenible del sector eléctrico y promuevan la inversión en tecnologías limpias y renovables que contribuyan a la mitigación del cambio climático y al fortalecimiento de la seguridad energética del país.

Insistimos, de no tomarse medidas inmediatas, la falta de disponibilidad de energía limpia y asequible se convertiría en un factor que inhiba las decisiones de inversión en el marco del Nearshoring. Se corre el riesgo de perder oportunidades de atracción de inversiones y de competitividad en un mercado global cada vez más enfocado en la sostenibilidad y la eficiencia energética.

Solo mediante la colaboración entre el sector público y privado se podrá proteger la salud y el bienestar de los hogares mexicanos, así como impulsar el dinamismo económico del país. Es fundamental asegurar que las futuras generaciones tengan acceso a una matriz energética libre de emisiones contaminantes, especialmente en un contexto de aumento de las temperaturas extremas debido al cambio climático.