Apuntes

23 de abril de 2024 08:39
Luchas-medios-digitales-728x90-2-1

APUNTES

Manuel Rosete Chávez

“Aparecen nuevos portales

informativos defensores de la 4T”

Yo

¿Quién mató a Colosio?

A 30 años de distancia la clase política mexicana se sigue preguntando: ¿quién o quienes fueron los autores intelectuales del crimen de Luis Donaldo Colosio Murrieta, entonces candidato presidencial del PRI, quien fue asesinado en Lomas Taurinas, Tijuana, magnicidio que cambió radicalmente el rumbo del país en el lejano 1994.

A pesar de las tres décadas transcurridas, aún persisten muchas dudas sobre el homicidio del aspirante priista. Oficialmente se sabe que el arma fue accionada por Mario Aburto, pero no hay certezas sobre si hubo un autor intelectual del crimen.

Desde el 23 de marzo de 1994, las sospechas se han dirigido principalmente hacia figuras como Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León y Manuel Camacho Solís, quienes tuvieron que rendir declaración formal ante las autoridades judiciales.

La historia oficial indica que Aburto actuó de manera individual, sin órdenes de ninguna esfera de poder; sin embargo, la hipótesis del caso como crimen político apunta a que Colosio rompió con el presidente Salinas y la cúpula del PRI, lo que habría provocado el asesinato.

Esta versión se sustenta principalmente en el discurso que ofreció Colosio el 6 de marzo de aquel año en el Monumento a la Revolución, donde resaltó la inequidad y los problemas sociales que aquejaban a varias regiones de México, el país de la modernidad que tanto presumía Salinas, quien a su vez había designado a Murrieta como su candidato y sucesor.

“Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”, indicó el candidato 17 días antes de ser ejecutado.

 

¿Salinas asesinó a Colosio?

 

Sin embargo hasta hoy el principal sospechoso del crimen, al menos en la mente de millones de mexicanos, es Carlos Salinas de Gortari, uno de los personajes más oscuros y repudiados en la historia del país. El expresidente, obviamente, ha negado reiteradamente cualquier implicación en la muerte de Luis Donaldo.

Salinas ha argumentado que carece de sentido que él hubiera impulsado la candidatura de Colosio para luego retirarle su apoyo, y mucho menos ordenar su asesinato, lo que solo habría generado inestabilidad en el partido y en todo el país. Además, ha negado rotundamente cualquier tipo de ruptura con el entonces candidato.

El expresidente ha señalado en entrevistas que fue él quien le propuso a Murrieta distanciarse discursivamente del Gobierno en turno para convencer a las personas que no creían en el proyecto, lo que mostraría que no hubo un rompimiento, sino que se trató de una maniobra política concertada desde lo alto del poder.

“Su desaparición vino a truncar la posibilidad de consolidar la estrategia de cambio que él y otros más habían venido promoviendo desde mi administración. Lo que es más, el delito representó un atentado contra la nación”, declaró años después el exmandatario en entrevista con el prestigiado periodista Jorge Ramos.

Hoy en día, Salinas de Gortari, de 75 años, ejerce como escritor y conferencista a nivel internacional, visitando México rara vez. Y uno de los siniestros personajes que poco se menciona pero que pudo haber estado involucrado en este crímen de estado, es el entonces principal asesor del presidente Salina, José María Córdoba Montoya.

 

¿Quién fue Joseph Marie Cordoba Montoya?

 

José Córdoba Montoya, es uno de los personajes dentro de la política mexicana que más revuelo causó durante su periodo de mayor actividad política. Córdoba era uno de los hombres más cercanos a Carlos Salinas, antes y después de que éste asumiera su cargo como presidente de México para el periodo de 1988 a 1994.

El último año de gobierno, Salinas y Córdoba se verían sobrepasados por el asesinato del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, lo que sin duda marcaría una división dentro del propio partido y el declive de la carrera política de la dupla Salinas-Córdoba.

Economista y político de origen francés, ascendencia española y naturalizado mexicano,

José Córdova Montoya, nació el 1 de junio de 1950 en La Ciotat, una comuna francesa. Cuenta con estudios como ingeniero egresado de la École Polytechnique de París, así como un doctorado en Economía por una Universidad de Standford. A su paso por la Universidad de Standford, José Córdova Montoya tuvo la oportunidad de hacerse muy cercano al círculo de amistades de Salinas de Gortari -también conocidos como los tecnócratas-, lo que pronto lo llevaría a convertirse en uno de los hombres más allegados al expresidente mexicano.

Córdova Montoya se desempeñó como profesor de la Universidad de Pennsylvania a finales de los 70, cuando fue invitado a impartir clases en el Colegio de México, al mismo tiempo que se desempeñó como asesor de Francisco Gil Díaz, entonces Subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda.

En 1980, Córdova Montoya se afilió al Partido Revolucionario Institucional (PRI), pese a que aún no contaba con la nacionalidad mexicana, sin embargo, esto le dio entrada para convertirse en asesor de Carlos Salinas de Gortari, quien se desempeñaba como director del Instituto de Estudios Políticos y Sociales, y después, secretario de Programación y Presupuesto. Cuando Salinas llega a la presidencia Córdoba venía pegado con él y desde entonces se le mencionaba como el poder tras el trono. Un comentario que circuló con mucha fuerza en Veracruz es que Córdoba fue quien fraguó la caída de don Fernando Gutiérrez Barrios de la Secretaría de Gobernación, cargo desde el cual se perfilaba como candidato del PRI a la presidencia. La historia, claro, hubiera sido distinta.

 

REFLEXIÓN

 

El diagnóstico recogido por especialistas nombrados por Claudia Sheinbaum Pardo, candidata presidencial de la coalición “Sigamos haciendo historia”, en la iniciativa “Diálogos por la Transformación”, para construir su “proyecto de nación”, tiene un elemento común: la presencia del crimen organizado, la violencia y la inseguridad que entorpece la vida del país. O sea, si es Narcocandidata. Escríbanos a mrossete@yahoo.com.mx | formatosiete@gmail.com