APUNTES


Banner-970-250

Manuel Rosete Chávez

“Rocío Nahle se quedó sin

apapacho de don AMLO”

Patrocinio

¡Llegaron los cubanos!

Médicos amigos me comparten esto en un chat… “¡¡¡Qué vergüenza!!! Y algo más mi hermosa , estamos mi esposo y yo hospedados en el hotel del Ejército en México. Con muchísimo trabajo nos dieron una habitación porque llegaron los “médicos cubanos “ y llenaron el hotel, con un soldado mexicano cargándoles, detrás de ellos, sus pertenencias.”

“Esto es increíble, dan ganas de llorar nuestro querido ejercito esta tan mal valorado y devaluado que ya es imposible darle tan bajos calificativos para quienes lo permiten. Pues que creen, el gusarapo de palacio ya cumplió su maldito capricho.”

“Ya se encuentran en México los “médicos” cubanos. Están alojados en los tres hoteles del Ejército y Fuerza Aérea existentes en CDMX. Esos hoteles son para uso exclusivo del personal militar activo y en retiro y sus derechohabientes. Y en el colmo de las arbitrariedades, les exigieron a quienes estaban alojados previamente, que desalojaran.”

“La mayoría de los huéspedes son personal militar que acuden a consulta médica al Hospital Central Militar. Increíble que antepongan a los intereses del gusarapo, al personal militar. Por favor háganlo circular.”

Por allá debe andar don Ramos Alor en el festín del tremendo bufé que les obsequió el presidente AMLO, a sus colaboradores, sobre todo los que tienen dificultad para el embone. Mientras esto sucede, Miguel A. Díaz Canel recibe en su cuenta la transferencia millonaria que López Obrador le hace, para sus bolsillos, con dinero de los mexicanos.

Cobran falsos viáticos en Coatepec

¡Que alguien!, ¡Que alguien me explique! Es la frase célebre de uno de los personas del comediante Eugenio Derbez, y aplicaría muy bien, para saber por qué el ayuntamiento de Coatepec pagó más de 10 mil pesos de viáticos en Papantla, durante las fechas en que se celebró Cumbre Tajín.

Hasta donde se sabe, el alcalde Raymundo Andrade Rivera no tuvo ninguna aparición pública en Papantla, ni envió una comitiva a representarlo, ni tampoco realizó alguna acción de beneficio para Coatepec por el Totonacapan. Por ello resulta todo un misterio saber quién o quiénes fueron los funcionarios que estuvieron 3 días en Papantla, hospedándose en el Hotel Cumbre Tajín y con algunas comidas superiores a los 700 pesos.

Los datos que levantan indignación aparecen en el propio portal de transparencia del Ayuntamiento de Coatepec, donde incluso están las facturas. El único dato que no aparece es el pliego de comisión, mediante el cual se justifica la razón y el nombre del funcionario que tuvo que viajar, quizá ahí esté la respuesta.

Si se trata de algo como lo que sospechamos, es decir, una forma de justificar la extracción (robo) de dinero de las arcas coatepecanas para trasladarlo a las cuentas personales de algún funcionario, estamos muy mal. Coatepec es Pueblo Mágico pero no por la habilidad de sus autoridades para desaparecer el dinero. No es justo que mientras mucha gente carece de agua porque no hay dinero para un arreglito, tampoco es justo que la inseguridad arrecie en este otrora tranquilo pueblo, que hagan falta tantas cosas y el dinero se esté invirtiendo en viajes de placer o se lo estén robando a lo pelón. Por eso no entiendo ¡Que alguien me explique!, da la impresión de que estamos ante oscuros negocios.

Como se mata el periodismo

A propósito de lo que dijo el dirigente nacional del PRI Alejandro Moreno en el sentido de que “a los periodistas no hay que matarlos a balazos, hay que matarlos de hambre”, resulta una afirmación tan clara como ofensiva.

Es clara porque en ella el presidente nacional del PRI deja ver su disposición a usar la violencia ante quienes crucen líneas autoestablecidas. Moreno no habla del hecho de que es inmoral o ilegal balacear periodistas –simplemente es innecesario–.

Es ofensiva porque implica que a los periodistas hay que controlarlos; es decir, que es conveniente limitar su libertad y su independencia –es decir, que no se “pasen”–.

La suma de estos aspectos retrata a la perfección la vulnerabilidad del periodismo en nuestro país y la forma en que las personas poderosas se aprovechan de ella.

Para ver por qué este es el caso, es importante reconocer que al periodismo en México se le mata cotidianamente en al menos dos formas distintas.

Una haciendo lo que recomienda Alito evitar, a balazos, lo que en Veracruz se ha venido estilando con mucha impunidad, y la otra matando la profesión haciendo creer a la opinión pública que los periodistas críticos no son otra cosa que enemigos del estado, de ninguna manera profesionales.

Soltar una andanada de epítetos en contra de un comunicador es lo que mejor les sale a los miembros de la 4T veracruzana. Si carecen de argumentos para desmentir con datos, recurren a la descalificación, a la acusación de extorsionador, de chayotero, pedigüeño o seudoperiodista. Mientras tanto los mercenarios de la pluma, contratados por ellos como francotiradores a cambio de una migaja, se encargan de llenar de elogios al contratante o político criticado, con el mayor de los cinismos y con eso consideran que quedó eliminado el comunicador. Sobrevivir como periodista en tiempos de la 4T es difícil, un auténtico reto al que ya estamos acostumbrados todos los que tomamos este oficio como forma de vida. Alito y contlapaches se equivocan.

Director de Profeco con negocios en Veracruz

El director de la Profeco, Ricardo Sheffield, ha establecido relaciones de negocios con  dos de sus subordinados que ocupan las delegaciones de esa dependencia en Veracruz y en Guanajuato. Con el primero creó en 2021 una empresa de servicios turísticos, la cual omitió hacer pública en la declaración patrimonial que presentó el pasado 18 de mayo, y con el segundo es socio en una inmobiliaria, revela una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Sheffield se asoció con Bruno Rodrigo Fajardo Sánchez, quien se desempeña como director de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Veracruz, para crear en el municipio veracruzano de Tlacotalpan la empresa “Operadora Turística La Casa de las Sirenas, S.A. de C.V.”, la cual fue constituida el 28 de octubre del 2021, según consta en el acta del Registro Público de Comercio de aquella localidad.

Fajardo Sánchez se desempeñó como delegado de Profeco hasta mayo de 2021 y luego fue ascendido a director de área de la misma dependencia en la Zona Golfo Centro, con base de operaciones en Veracruz, de acuerdo con la declaración patrimonial que presentó el 13 de mayo del presente año.

Esta empresa de reciente creación tiene como objeto social la operación, administración y explotación de hoteles, moteles, restaurantes, centros deportivos y turísticos, y de comercio, incluyendo discotecas, centros nocturnos y bares, así como la comercialización de bienes y servicios para las industrias hotelera, restaurantera y de entretenimiento, según consta en el acta.

La principal función de la Profeco es la protección de los derechos e intereses de los consumidores, incluyendo la prestación de servicios turísticos, que es el giro de la empresa de Sheffield y de Fajardo.

REFLEXIÓN

Será que Layda Sansores tiene futuro como reemplazo de Laura Bozo, tal como lo afirma el periodista Ciro Gómez Leyva. Escríbanos a mrossete@yahoo.com.mx | formatosiete@gmail.com