#ApuntesEconómicos Los efectos de la bursatilización y la integración de políticas fiscales en Veracruz

Por Edgar Sandoval Pérez

@EdgarSandovalP

El 11 de junio del 2008, bajo el Decreto numero 255, se autorizó en el Congreso del Estado de Veracruz la constitución de un fideicomiso bursátil y la afectación al mismo de los ingresos municipales del Impuesto sobre la tenencia o uso de vehículos.

En su momento, la bursatilización fue presentada por el entonces Secretario de finanzas, Javier Duarte de Ochoa, y es que la bursatilización es una herramienta interesante, y a veces puesta en un contexto diferente al que es en realidad, y es que a grandes rasgos consiste en la venta de deuda (que no es lo mismo que pedir prestado), dejando como garantía de pago los ingresos devengados del impuesto sobre la tenencia o uso vehicular. La contratación de deuda per se no es mala, el problema real son dos cosas:

La primera, el destino que se le da. Es decir en qué se va a utilizar el dinero que se obtiene por la deuda, sobre todo pensando cómo se va a pagar después, por lo cual se vuelve fundamental que el destino de ese dinero sea a factores que detonarán el crecimiento y desarrollo económico.

Y la segunda, las condiciones del acuerdo. Dicho de otra forma, conocer tus fuentes de ingresos en el plazo determinado contratado, ya sea a corto o largo plazo, conociendo las condiciones económicas que pudieran surgir en un escenario nacional e internacional. Dado que habrá una tasa de interés, la TIIE jugará un papel fundamental por lo cual, decidir la tasa y el plazo se vuelve fundamental para la contratación.

Sin embargo, en el 2008 que se implementó no se evaluó de manera estructural, se buscaba colocar valores en el mercado bursátil mexicano hasta por el equivalente a la cantidad de 1,500 mdp, de los cuales solo 1,200 mdp se burzatilizó y hoy en día aumentó, llegando a los 1,400 mdp.

Durante la semana pasada el Secretario de Finanzas del Estado de Veracruz, José Luis Lima Franco, planteó la reestructuración de la bursatilización, especificando que buscará a las autoridades de los 199 municipios que participaron, para con esto lograr una reducción de  hasta un 33%, liberando recursos e ingreso disponible y así canalizarlo al fortalecimiento municipal, para ello, será importante los acuerdos con las instituciones financieras que deberán participar mediante licitación nacional.

Esta acción se integraría a una serie de medidas que se han venido implementando en este inicio de año, tales como el cobro del predial por parte del Estado (del cual ya hablamos), y la también reciente medida, sobre la contratación de deuda a partir del FISM, donde la SEFIPLAN, sería el conducto, dotando a los ayuntamientos de garantías en los procesos de contratación y de la misma forma garantiza la duración de los créditos durante la administración que los contrate.

La integración de estas políticas fiscales fortalecerán el recurso disponible de los municipios en el corto plazo, conduciéndolos hacia una expansión económica (y de manera agregada al Estado) que al menos en los cuatro años de duración de los ayuntamientos, se podrían lograr crecimientos en algunos casos de hasta un 15% anual, pero para que esto funcione el gobierno del Estado debe ser garante en la capacitación sobre el manejo de deuda y la potencialización de los recursos que puedan obtener en la integración de dichas políticas, sin lugar a duda es una buena combinación de políticas fiscales.