Aún impera la corrupción en México: Transparencia Internacional

Agencia SPI Veracruz

México se ubicó en la posición 124 de 180 países en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) edición 2021, dio a conocer Transparencia Internacional.

En la edición 2021 del IPC, México mantuvo un mantuvo una calificación de 31 puntos, la misma que en 2020, en una escala que va de cero a 100, donde 100 sería la mejor calificación posible.

Con esa calificación, México se ubicó en la posición 124 de los 180 países evaluados por Transparencia Internacional.

México compartió la misma calificación (31 puntos) con Gabón, Níger y Papúa Nueva Guinea.

Los países mejor evaluados en el IPC 2021 fueron Dinamarca, Finlandia y Nueva Zelanda (con 88 puntos de 100 posibles), seguidos de Noruega, Singapur y Suecia (con 85 puntos).

Los países peor evaluados fueron Siria y Somalia con 13 puntos, mientras que Sudán del Sur, obtuvo solo 11 puntos.

México, igualmente, fue de los peor evaluados en términos de corrupción frente a los 38 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En el G20, México ocupó la posición 18, por encima de Rusia que se ubicó en la posición 19. La Unión Europea, que también forma parte del G20, no es evaluada en bloque sino por país.

El estudio destacó que el combate a la corrupción, fue uno de los factores que mayor relevancia tuvo para la elección federal de 2018 y, por ende, el eje principal de la actual administración federal (2018-2024), la cual contó con un amplio apoyo social para avanzar.

Sin embargo, precisó el texto, que los casos definidos como emblemáticos, tales como la Estafa maestra, Odebrecht, Agronitrogenados, Ex-presidentes, entre otros, no han sido aún sancionados en materia penal.

Tampoco hay una recuperación de los activos desviados por estos y otros casos de gran corrupción y la reparación del daño a las víctimas, es prácticamente inexistente.

Hay una creciente preocupación por el uso político-electoral en las fiscalías mexicanas, que pese a gozar en muchos casos de autonomía formal, no son vistas como órganos independientes al gobierno. Su actuación presentó sesgos favorables o negativos dependiendo del grupo político al que se investiga.

Las recomendaciones de Transparencia Internacional (TI), es que la corrupción debe pasar de las investigaciones a las sanciones efectivas. Los integrantes de las redes deben ser sancionados y los activos desviados deben reintegrarse al patrimonio nacional.

Las instituciones y organismos que forman parte del Sistema Nacional Anticorrupción deben ser evaluados en términos de su desempeño individual, con un enfoque de resultados y no solo de procesos.

Es central mantener la intervención de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en materia anticorrupción.

Uno de los eslabones más débiles de la política anticorrupción en México, y no solo en el gobierno federal, es la recuperación de activos. Es momento de cumplir la promesa gubernamental de “devolverle al pueblo lo robado”.

Y, finalmente, el gobierno de México tiene que aprovechar el amplio apoyo social en esta materia para enfrentar a las redes de corrupción que se mantienen vivas, operantes y en muchos casos, vinculadas a redes criminales.