Crece vulnerabilidad social en Veracruz: Coneval

Veracruz tendrá elecciones el próximo 2 de junio, en las cuales se renovará, entre otros cargos, la gubernatura. La entidad ha sido históricamente una de las más pobres del país, así como con mayores condiciones de vulnerabilidad social, debido a que las carencias se han acumulado, y en otros casos, se han profundizado.

Los datos oficiales

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), a pesar de una importante reducción de la pobreza moderada en el estado, los avances en pobreza extrema son prácticamente nulos desde el año 2016.

En efecto, el organismo estima que en 2016 el porcentaje de población en pobreza en la entidad fue de 60.5%; para 2018 el porcentaje se mantuvo prácticamente sin cambio, con 60.2%. Para el 2020, aún en medio de la crisis, y que es un dato que debe explicarse, se ubicó al 58.6%; mientras que para el 2022 la estimación se ubicó en 51.7% de la población estatal.

A pesar de esa importante reducción, el ritmo de crecimiento de la población estatal hace que el reto siga siendo enormemente complejo, pues en 2016 la cantidad de personas en esa situación fueron 4.74 millones; en 2018 la cifra fue de 4.77 millones; en 2020 se llegó 4.74 millones; mientras que para el 2022 la cifra se ubicó en 4.24 millones.

La pobreza extrema

Por su parte, la pobreza extrema ha tenido una disminución prácticamente nula, pues en el 2016 el porcentaje de población en esa circunstancia fue de 14.8%; para el 2018 creció a 16.1%; en 2020 fue de 13.9% mientras que en 2022 se ubicó en 13.1 por ciento.

En números absolutos, las cifras son de 1.15 millones de personas en pobreza extrema en 2016; para el 2018 la cifra fueron 1.28 millones; en 2020, 1.12 millones y en el 2022 la cifra se ubicó en 1.078 millones.

Crece la vulnerabilidad

Una de las carencias más notables en Veracruz es el rezago educativo, pues no ha habido mejoría real en los últimos años. En 2016 el porcentaje de población en esa circunstancia fue de 26.4%; en el 2018 el porcentaje fue idéntico, de 26.4%; en el 2020 hubo un porcentaje de 27.8%; mientras que para el 2022 tuvo un ligero descenso que no es estadísticamente significativo a 25.5 por ciento.

En números absolutos la cifra se ubicó en 2016 en 2.07 millones; en el 2018 la cifra fue de 2.095 millones; en el 2020 creció a 2.25 millones; mientras que en el 2022 se redujo nuevamente a 2.09 millones, cifra apenas similar a la del 2016.

En el ámbito del derecho a la salud hay un retroceso enorme, pues en el 2016 había en la entidad un 19.4% de la población que no contaba con acceso a servicios de salud; en el 2018 se había reducido a 16.7%; sin embargo, en  2020 se dejó sin cobertura al 31% de los habitantes de la entidad; mientras que en el 2022 la situación empeoró más pues la población en esa circunstancia llegó a 49.2%. En números absolutos esa tragedia significa que en 2016 1.5 millones no tenían acceso a la salud; en el 2018 fueron 1.32 millones; en el 2020 la cifra creció a 2.5 millones mientras que en el 2022 llegó a 4.038 millones, es decir, un crecimiento de 165 por ciento de personas sin cobertura.

Con información de Excelsior.