Decisión de TEPJF contra ministros de culto, violatoria de la libertad de expresión: obispos de México

  • Consideramos que en un estado democrático moderno este tipo de resoluciones restrictivas de los derechos humanos se alejan de los parámetros establecidos en los tratados y convenciones internacionales, indica Monseñor Ramón Castro Castro, Secretario General de la CEM.

Ciudad de México.- La Conferencia del Episcopado Mexicano en voz de monseñor Ramón Castro Castro, lamentó la decisión de la la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y de la Sala Regional Especializada de dicho Tribunal al determinar que cuatro ministros de culto trasgredieron los principios de separación iglesia-estado al considerar que realizaron manifestaciones que impactaron en el proceso electoral federal al pretender influir en el sentido del voto de la ciudadanía.

En un mensaje transmitido en video y en un comunicado, el prelado mexicano, quien es Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, lamentó esta decisión y expuso que no compartimos los razonamientos expresados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pues consideramos son violatorios de uno de los derechos humanos más importantes en un estado democrático: la libertad de expresión”.

“La iglesia y quienes la integramos, como ministros y ciudadanos, respetamos las decisiones de los tribunales de nuestro país”, puntualiza.

“Ninguno de los ministros de culto se manifestó a favor o en contra de un candidato o de un partido político específico, sino que en ejercicio de su libertad de expresión, hicieron pronunciamientos personales sobre la realidad social del país”, indica.

“Consideramos que en un estado democrático moderno este tipo de resoluciones restrictivas de los derechos humanos se alejan de los parámetros establecidos en los tratados y convenciones internacionales”, asevera.

“Finalmente, la Conferencia del Episcopado Mexicano tiene plena confianza en que la Secretaría de Gobernación, autoridad a la que se ha remitido el asunto, para resolver en el ámbito de sus atribuciones, determinará lo que corresponda de manera legal, justa y en pleno respeto a los derechos de los ministros de culto y ciudadanos mexicanos”.

“Asimismo, tenemos la certeza de que el gobierno de la república sabrá ponderar que en las expresiones de los ministros implicados y en la posición de la iglesia católica en México no hay violación alguna al principio de separación entre Iglesia y el Estado”.

“En este 2022 se celebrará el trigésimo aniversario del restablecimiento de las relaciones entre ambas instancias. Reiteramos que la Iglesia en México siempre ha colaborado y colaborará positivamente para construir el bien común”, concluye el obispo mexicano.