Denuncian tráfico de animales en riesgo de extinción, de México a India, con aval de Semarnat


Banner-970-250

Una red de tráfico de animales que opera de México a India ha logrado enviar decenas de especies mexicanas en peligro de extinción con permisos oficiales otorgados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

De acuerdo con una amplia investigación periodística realizada por Sanjuana Martínez para el diario LA JORNADA, así lo demuestran documentos firmados por Roberto Aviña Carlín, director general de Vida Silvestre de la Semarnat, y otorgados a Mary Linda Quezada Libien, propietaria, socia y pareja de Miguel Ángel Pérez Hassaf, de la empresa Anima Zoo, anteriormente Fauna Zoo, con domicilio en la calle Neil Armstrong número 320, colonia Jardines de Mirasierra, en San Pedro Garza García, Nuevo León.

La ex directora de la desaparecida agencia gubernamental de noticias Notimex y actual colaboradora del diario capitalino señala que a pesar de que Pérez Hassaf fue detenido y procesado por tráfico de animales hace 10 años, cuando la Profepa rescató 510 especies en peligro de extinción en su domicilio Callejón de Hidalgo, numero 9, en la colonia Santa Úrsula Coapa, alcaldía Tlalpan, la Semarnat, a cargo de María Luisa Albores, ha seguido dando permisos de exportación a esta pareja mediante la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Los certificados CITES originales con números MX114925, MX114926 y MX115355, firmados por Aviña Carlín, así lo demuestran. Se trata de permisos para exportar a Greens Zoological Rescue & Rehabilitation Kingdom en Jamnagar, Gujarat, India, propiedad de Mukesh Ambani, el hombre más rico de Asia, quien cuenta ya con 60 hipopótamos que eran propiedad del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.

Entre los animales enviados hay 10 osos (Ursus americanus) en peligro de extinción, que fueron capturados por la dependencia del gobierno emecista de Samuel García, Parques y Vida Silvestre de Nuevo León, a cargo de Edgardo Acosta Canales, en la reserva natural Chipinque de la Sierra Madre y entregados a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), cuya titular es Blanca Alicia Mendoza Vera.

Los permisos con destino a India incluyen además 30 tucanes (Ramphastos sulfuratus), ocho flamencos americanos (Phoenicopterus ruber), 20 puercoespines enanos peludos (Sphiggurus mexicanus) 10 ocelotes (Leopardus pardalis), 10 tigrillos (Leopardus wiedii) y 10 jaguarundis (Herpailurus yagouaroundi).

En el mercado, el precio de los ejemplares enviados oscila entre 12 y 15 millones de dólares. El tráfico de animales es el tercer delito que genera grandes ganancias en el mundo, después de las armas y las drogas, apunta la periodista Sanjuana Martínez.

OSTOK, UN SANTUARIO DE ANIMALES, LA CLAVE

“Queremos saber por qué están mandando o vendiendo nuestros animales en peligro de extinción”, dice la activista y rescatista Cristina Marmolejo, aún asombrada por los cargamentos de animales del zoológico La Pastora que se hacen desde el aeropuerto Mariano Escobedo de Monterrey rumbo al supuesto santuario de animales Ostok, dirigido por Ernesto Zazueta y Arturo Islas Allende, en Culiacán, Sinaloa.

El vínculo entre Mary Linda Quezada Limen y Miguel Ángel Pérez Hassaf y Zazueta e Islas ha contribuido para organizar y obtener los permisos de los traslados de los animales. Zazueta empezó recibiendo ejemplares de los circos, después de la prohibición de que los usaran en esos espacios, y ahora ha construido un imperio para comercializarlos.

Su imagen pública empezó como “defensor de animales”, pero con el paso de los años ha mostrado la otra cara más mercantilista. Es por eso que el viernes 10 de mayo, un grupo de personas bloqueó la avenida Insurgentes de la Ciudad de México para protestar contra Zazueta, también director de la Asociación Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México, y su compañero Arturo Islas, frente al edificio de la Profepa.

Los activistas exigieron a las autoridades una investigación contra ambos por el presunto delito de tráfico de animales. Mostraron el documento que acredita a Zazueta como dueño de Fiesta Safari, donde tiene un permiso de compra y venta de animales. También piden que sea procesada María de los Ángeles Palma Irizarry: “ella era la directora de Vida Silvestre de Semarnat; la despidieron y está siendo investigada por tráfico de animales. Actualmente trabaja para Zazueta en Ostok. No es suficiente que investiguen a esta señora, queremos que también indaguen a Zazueta y a Islas por tráfico de especies. Estamos hartos de que trafiquen animales legalmente con la complicidad de las autoridades”, dijo la activista Sofía Morín.

De hecho, explicó que fueron denunciados 12 funcionarios de la Semarnat por presuntamente participar en una red de tráfico ilegal de especies, alteración o falsificación de documentos y comercialización de especies protegidas, y por eso están pidiendo justicia.

Durante su gestión, la ex funcionaria Palma Irizarry autorizó de forma ilegal la exportación de guacamayas serranas de frente marrón (Rhynchopsitta terrisi), una rara especie originaria de la Sierra Madre de Nuevo León, para entregarla al rapero alemán Martín Guth, quien ya ha sido denunciado en otros países como Ecuador, República Dominicana y las Antillas por tráfico de aves.

La animalista Yael Ruiz va más allá: “Miguel Ángel Pérez Assaf en realidad se llama Miguel Ángel Mocarcel, Tío Mickey, y es el principal traficante de animales en México junto con Ernesto Zazueta y Arturo Islas Allende. Mary Linda Quezada Limen es su pareja y tiene a su nombre la empresa de venta de animales”, dice en entrevista con LA JORNADA.

“Trafican y venden animales. Yo tengo un buen de facturas del Tío Micky. Al tipo le encontraron más de 500 especies y estuvo procesado y sentenciado por tráfico de animales, pero sigue operando con permiso de las autoridades. Son unas fichitas y siguen trabajando todos juntos, vendiendo ejemplares en México y otros países. Miguel Ángel Mocarcel me dijo que Zazueta e Islas además eran sus amigos”, señaló.

MERCENARIOS DE ANIMALES

Sobre el tráfico ilegal y la extracción de fauna silvestre que han provocado que una importante cantidad de especies se encuentren en peligro de extinción en México, Sanjuana Martínez entrevistó también a la influencer Yael Ruiz, quien ha investigado la comercialización de especies que hacen Zazueta e Islas, y la cual le dice que tiene pruebas de todo: “Zazueta tiene empresas para comercializar y vender animales con prestanombres, ese es su negocio, es millonario”.

Le comentó que los envíos de animales a India son regulares: “Zazueta y Mocarcel son los que siguen mandando animales a India, a varias ciudades; también está involucrado Arturo Islas Allende, porque muchos de esos ejemplares están a nombre de él de manera ilícita”.

Ruiz le explica que tiene videos y pruebas de cómo los hindúes han estado en el santuario de Zazueta en Culiacán, donde tiene una “fábrica de felinos. Lo que hacen es que reportan como muertos algunos animales a la Profepa y la Semarnat, pero es mentira. Los venden y los mandan a India.

“Ernesto Zazueta y Arturo Islas Allende son mercenarios de animales. Descuartizan animales. Han filtrado fotos de cómo Zazueta mató a un gorila, lo descuartizó y vendió las partes al narco. Ambos son de lo peor”, añadió.

Zuzueta ha negado en redes las acusaciones de Ruiz, pero reconoce el envío de ejemplares al país asiático: “cuando hemos mandado los animales a India están autorizados por todas las autoridades: Profepa, Semarnat, Guardia Nacional, Marina… y se van por un aeropuerto internacional en un avión muy grande, que sería imposible esconderlo”.

Es por eso que Yael Ruiz reconoce que el tráfico difícilmente se va a acabar, pero llama a los legisladores a hacer un cambio en las leyes para proteger a escala nacional a los animales y prohibir su venta.

“Hubo dos propuestas, pero Zazueta e Islas las echaron abajo. Obvio, si se prohíbe la venta a ellos se les acaba el negocio. Exigimos que se impida la venta legal de cualquier tipo de especie. Ahora ya compras un león como si fuera un perrito; no puede ser”.

El supuesto santuario tiene diversas demandas, dice, algunas de clientes que compraron minicerdos a Arturo Islas y estaban enfermos: “la omisión de las autoridades es terrible, han permitido que se les acumulen los casos y en todos tienen que ver Ernesto Zazueta y Arturo Islas. Lamentamos que sean tibios con los delincuentes; ellos deberían ser procesados”.

Afirma que el poder de Zazueta está vinculado al cártel de Sinaloa: “al final, todo lo que tiene que ver con drogas, armas, trata de personas y tráfico de animales es el narco. Todo está unido”.