Desde el café

Desde el Café

Fantasías animadas de López Obrador

Bernardo Gutiérrez Parra

La carta del activista Bryan LeBarón al presidente de Estados Unidos Joe Biden, donde le pide que investigue la posible colusión de los gobiernos de Morelos y Veracruz con delincuentes, prendió las alertas. Pero el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado López, disparó las alarmas que trascendieron nuestras fronteras.

 

En un comunicado difundido este martes, la delegación de la Unión Europea en México y las embajadas de Noruega y Suiza, condenaron el asesinato y manifestaron su preocupación por el “grado de violencia e intimidación” contra periodistas en México.

 

“El segundo asesinato de un periodista en Tijuana en menos de una semana, demuestra una vez más el muy preocupante grado de violencia e intimidación al que se enfrentan muchos periodistas en México. Lamentamos que en lo que va del año 2022, la Sra. Maldonado ya sea la tercera víctima después que en 2021 fueron asesinados nueve periodistas más”, indicaron.

 

Esto en medio de protestas y manifestaciones de periodistas en veinte ciudades por el asesinato de sus compañeros.

 

Nada supo Andrés Manuel del comunicado hasta ayer por la tarde, después de que se fue a echar una cascarita de beis al parque de los tranviarios. Pero es muy seguro que hoy por la mañana se descuente verbalmente a toda Europa.

 

Sobre el asesinato de Lourdes comentó: “El año pasado solicitó protección al gobierno de Baja California y se le dio. No estaba inscrita en el Programa de Protección a Periodistas del Gobierno Federal. De todas formas, nosotros estamos obligados a aclarar este crimen y a evitar que continúen los asesinatos de periodistas y de ciudadanos y por eso trabajamos todos los días”.

 

Pues no parece.

 

En el sexenio de Ernesto Zedillo mataron a 3 periodistas; con Fox la cifra aumentó a 22; con Calderón el número se disparó a 49 y con Enrique Peña fueron 47 los periodistas asesinados. El punto aquí es que a la mitad de un gobierno cuyo titular prometió que acabaría con la violencia en dos años, van 43 periodistas asesinados de acuerdo con la Secretaría de Gobernación.

 

Nadie sabe cómo le hará el presidente para evitar que “continúen los asesinatos de ciudadanos” cuando su administración es la más sangrienta de la que se tiene memoria en tiempos de paz con 110 mil homicidios dolosos. También la más sangrienta en feminicidios y la más bárbara en ataques a mujeres. En 2021 fueron violadas 21 mil 189 mujeres, adolescentes y niñas.

 

Lo que más que preocupar alarma, es que a pesar de esos números, a pesar de los cuatro millones de nuevos pobres, a pesar del brutal desempleo, de la escasez de medicamentos y de la inflación más alta en veinte años (7.38 por ciento); Andrés Manuel ande como si nada pasara.

 

“Aquí lo primero en la agenda es el bienestar del pueblo. Lo segundo, cero corrupción y cero impunidad. Y lo tercero es que podamos garantizar la paz y la tranquilidad atendiendo las causas que originan la violencia. Y ahí vamos, adelante”, dijo.

 

¿Seguro que vamos para adelante?

 

De acuerdo con el organismo internacional The Word Justice Project, México es el sexto país más corrupto del mundo sólo debajo de Uganda, Camerún, Camboya y la República del Congo. Y si quiere saber cómo andamos en impunidad que pregunte a cualquier veracruzano que no sea Cuitláhuac García.

 

Si para él el bienestar del pueblo consiste en sus flacos programas sociales y las dádivas a ninis y ancianos, anda bien perdido. El bienestar lo generan la salud, la educación, la alimentación, la seguridad y el empleo y de eso hay muy poco.

 

Insisto, alarma su tranquilidad que raya en pachorra, cuando viendo la tempestad no se hinca y ni por equivocación cambia de sonsonete. “Tenemos confianza porque somos diferentes, somos distintos, no somos iguales a los anteriores gobernantes”.

 

“Los anteriores gobernantes no tenían reunión a las seis de la mañana de seguridad todos los días”. En efecto y menos para comer pozole en la mesa de juntas de Palacio Nacional.

 

“Los anteriores gobernantes no tenían información diaria de los delitos que se cometían en el país”. Falso, es lo primero con lo que se desayuna un presidente, al menos de Lázaro Cárdenas para acá.

 

“Los anteriores gobernantes no tenían a Rosa Icela como Secretaria de Seguridad”. Sin comentarios.

 

“Nosotros no establecemos relaciones de complicidad con nadie. Además, algo que no se debe de olvidar y que es muy importante, nosotros estamos aquí porque nos eligió el pueblo”.

 

Sobre el primer punto habrá que preguntar a la DEA que debe tener una lista así de grande de políticos que andan en malos pasos. Y en relación a lo segundo, también a sus antecesores los eligió el pueblo por mayoría de sufragios.

 

Todo lo anterior es indicativo de que México no está bien, nada bien lector, pero el presidente dice lo contrario.

 

¿Será que 100 millones de mexicanos y media Europa estén equivocados y López Obrador tenga la razón?

 

Híjole… qué difícil debe ser gobernar un país como México (aunque el presidente dice que no). Pero más difícil debe ser para los mexicanos, comparar la realidad en que viven con las fantasías animadas que les cuenta desde su púlpito mañanero Andrés Manuel López Obrador.

 

bernardogup@hotmail.com