Desmienten expertos a Nahle y al director de Pemex: Dos Bocas arrancará en 2025 y producirá hasta 2027


Banner-970-250

La promesa de que la refinería Olmeca comience a producir combustibles “en unas semanas” es prácticamente imposible, de acuerdo con expertos consultados por el diario REFORMA.

Mientras que el director de Pemex, Octavio Romero, aseguró el pasado viernes 3 de mayo que pronto operaría la refinería construida en Dos Bocas, los especialistas entrevistados por el diario capitalino consideran que las pruebas del complejo podrán arrancar hasta el año 2025 y comenzar a producir hasta 2027.

De acuerdo con estimaciones de la consultora GMEC, el avance en la construcción de la refinería está alrededor del 95 por ciento, sin embargo, las soldaduras van al 50 por ciento y la instalación eléctrica al 40 por ciento.

Lo que refleja que no está en condiciones para arrancar.

Según GMEC, lo que anunció Romero Oropeza es el inicio de pruebas en una de las plantas de diesel, para lo cual traerán combustible primario o a medio proceso de la refinería Madero y se terminará en Dos Bocas, donde se le retirará el azufre para obtener Diesel de Ultra Bajo Azufre (DUBA).

“La fecha que nosotros tenemos más o menos estimada es que la refinería estará lista, sí todo, absolutamente todo sale bien, es en diciembre (de 2024), por lo que el inicio de pruebas de todo el complejo se puede ir para el primer trimestre del 2025.

“Nosotros estamos estimando que, entre la coquizadora, la ingeniería, ‘que no era la original’, y una serie de diversos atajos que se tomaron en la construcción, nos lleve de 18 a 24 meses de etapa de pruebas, lo que nos manda prácticamente hasta 2027 (para operar)”, explicó Gonzalo Monroy, director general de GMEC.

Monroy dijo que el director de Pemex, en su declaración, no mencionó que ya se esté haciendo una inyección de crudo para probar la funcionalidad de todo el complejo en su conjunto, solo que trabajarán en las pruebas de algunas plantas con combustibles primarios.

Ramsés Pech, socio de Caraiva y Asociados, coincidió en que la refinería no estará en operación completa en el corto plazo.

Consideró que lo que se está haciendo con el diésel primario son las pruebas para comprobar que la planta hidrodesulfuradora funciona de manera correcta y se puede reducir el azufre del hidrocarburo que se encuentre en procesamiento.

“Hoy en día en la refinería Olmeca no se está metiendo crudo desde inicio; lo que se va a hacer es una reacción química donde se adiciona el hidrógeno y se captura el azufre. Pero después habrá que pasarlo a una reformadora para la mejora de las gasolinas, sobre todo el octanaje.

“Desde Madero están moviendo algo que se llama gasóleo primario, un diésel sin haber pasado por una hidrodesulfuradora, y lo están metiendo a ese proceso para ver si funcionan bien las hidrodesulfuradoras, pero no están metiendo crudo, solo son pruebas que están realizando”, explicó.

Antes de la salida de Rocío Nahle de la Secretaría de Energía, la funcionaria presentó una botella con una “gasolina primaria”, la cual provenía de las pruebas que se hicieron en la planta destiladora en la que se inyecta crudo, pero que en realidad era una nafta pesada que aún no pasaba por una hidrodesulfuradora porque aún no estaba lista la de la nueva refinería.

Al cuestionar porque no se están haciendo pruebas de todo el complejo en conjunto, Pech recordó que la refinería fue construida por varias empresas, y cada una debe ser evaluada según lo que tiene que entregar.