Detienen en España a fundador de ‘Mecano’ por falsa explotación laboral de 17 becarios mexicanos

Nacho Cano, ex integrante de Mecano y director artístico del musical Malinche, fue detenido por la Policía Nacional española en respuesta a una denuncia por presuntos delitos de explotación laboral y ataque a los derechos de trabajadores.

El origen de la investigación es la llegada a Madrid de un grupo de 18 “becarios” mexicanos –algunos elegidos por la Casa de México en España y con respaldo del embajador Quirino Ordaz Coppel, un ex priista ex gobernador del estado de Sinaloa– que, según los agentes, se encontrarían en situación de precariedad, sin contrato y otras condiciones ilegales. Sin embargo, los presuntos afectados comparecieron junto con el artista español y negaron los hechos, al tiempo que acusaron a la policía española de “coacciones” e intentar “dirigir” sus declaraciones para acusar a Cano de acoso sexual y laboral.

El ex miembro de Mecano, uno de los grupos más populares de los años 80, es autor y director de Malinche, musical basado en la figura histórica de Malitzin, abordada desde una óptica polémica por su marcada visión maniquea y exaltadora de los conquistadores frente a una visión denigrante de los pueblos originarios, a los que muestra como caníbales sin escrúpulos. Nacho Cano se ha mostrado abiertamente a favor de la presidenta de la Comunidad de Madrid, la derechista Isabel Díaz Ayuso, por su política de mantener abiertos los teatros durante los meses de la pandemia y, según él, de ahí procede esta “campaña política” en su contra.

SE LLEVARON A TODOS LOS BECARIOS A LA COMISARÍA

Hace unos 10 días, sin previo aviso, alrededor de media docena de agentes de la policía española acudió a la escuela de formación del musical de Cano para interrogar a los 18 jóvenes mexicanos que estaban ahí en calidad de “becarios”; es decir, en proceso de formación para su posterior participación en la puesta en escena de la obra que tiene previsto presentar en la Ciudad de México en los próximos meses. Después de tres horas de registro de las instalaciones, los agentes decidieron llevarse a los estudiantes a la comisaría para continuar las indagaciones. Una vez ahí, según relataron tres de los mexicanos, “los policías nos intentaron inducir a que dijéramos que habíamos sufrido algún tipo de acoso sexual o laboral, lo que no ha ocurrido”. En ningún momento intervino hasta entonces un juez o alguna autoridad judicial, con lo que hasta ahora se ha tratado de una mera actuación policial sin amparo de tribunales. Los jóvenes denunciaron que les incautaron durante unas horas sus teléfonos celulares y que volcaron su información privada en una computadora de esa corporación.

DETENIDO SÓLO 10 MINUTOS

Después de esa operación ni Nacho Cano ni los productores del musical recibieron alguna notificación judicial. Pero el artista fue llamado a declarar ayer a la comisaría y acudió de manera voluntaria. Una vez ahí, fue fotografiado y registrado en calidad de detenido para unos 10 minutos después ser puesto en libertad. No se le realizó ninguna pregunta e incluso sus abogados desconocen la acusación en su contra, ya que todavía no hay ninguna causa abierta en los tribunales de justicia.

Instantes después de ser liberado, la noticia de la detención de Cano ya se había filtrado a los medios de comunicación afines al gobierno central, del socialista Pedro Sánchez, en una maniobra que según el artista español pretende “desviar la atención” por el proceso judicial abierto contra Begoña Gómez, la esposa del mandatario español investigada por los delitos de corrupción en los negocios y tráfico de influencias.

Los productores de Malinche confirmaron que de 18 jóvenes mexicanos que viajaron a España para formarse, hubo una persona, mujer, que “desde el principio fue problemática y como no cumplía las características necesarias para el trabajo en equipo decidimos cancelar su participación en el programa. Le ofrecimos un boleto para regresar a México y otro tipo de facilidades, pero las rechazó”. Todo hace indicar que ella interpuso la denuncia que originó la investigación.

 CONTRARIO AL OFICIALISMO

“Antes creía en las fuerzas del orden de este país, pero ya no. Ha sido claramente una maniobra política para desviar la atención y por mi apoyo a Díaz Ayuso. Primero fueron por su familia y su novia y ahora sólo quedaba yo, que soy su amigo. También, porque soy de los pocos artistas españoles que no comulgan con la visión oficial de la cultura en este país, básicamente porque no soy comunista, y no lo soy porque no soy imbécil; viví años en Miami y sé de primera mano lo que hace ese tipo de regímenes”, señaló Cano, visiblemente molesto durante la rueda de prensa en la que apareció acompañado sólo por 17 de los 18 mexicanos.

Desde la embajada de México en Madrid se informó al diario LA JORNADA que “cuando comenzó la beca hubo una recepción en la residencia a los estudiantes. Y, como a todo mexicano que solicita apoyo consular, se les brindó. Como están becados, aquí se les apoya por si pierden su pasaporte o si necesitan algún trámite u orientación”.

Desde la Casa de México en España, dirigida por Ximena Caraza, se confirmó que intervinieron al menos en tres de las becas otorgadas para el musical y no han recibido queja o denuncia por la situación laboral ni supuesto acoso sexual. Además, la institución emitió un comunicado en el que confirmó que se llegó a un acuerdo con la productora de Nacho Cano y con la Jana Escuela Internacional de Artes Escénicas para que tres jóvenes mexicanos realizaran durante 12 meses el programa de formación, siempre cumpliendo “todos los requisitos legales”.

Con información Armando G. Tejeda, corresponsal del diario LA JORNADA