El bien común y el reconocimiento de la dignidad de la persona, el camino correcto de una verdadera acción política: Arquidiócesis de Xalapa 


Banner-970-250
  • Es urgente ver y escuchar los rostros concretos de la gente, indica el padre Juan Beristan de los Santos en su pieza informativa dominical.
  • “Escuchar y discernir para buscar el bien común y reconocer la dignidad de la persona son un camino correcto de una verdadera acción política ciudadana que genere el verdadero cambio que necesitamos en nuestro estado de Veracruz”, asevera el portavoz eclesial.

“Cristo resucitado nos ofrece la gracia para ejercitarnos, como creyentes y como ciudadanos, en el difícil arte de escuchar y distinguir con atención cualquier tipo de comunicación demagógica que no conduce al bien común y que oculta intereses individualistas. La gente tiene un rostro concreto y no es ético desfigurarlo en vagas generalizaciones, mucho menos desconocerlo”, indica el padre Juan Beristain de los Santos, vocero de la Arquidiócesis de Xalapa.

En su breve comunicado dominical, titulado “Es urgente ver y escuchar los rostros concretos de la gente”, indica que “el arte de escuchar y discernir nos conduce a reconocer el bien común y la dignidad de cada persona como base esencial de todo programa de desarrollo integral”.

Expone que “escuchar y discernir para buscar el bien común y reconocer la dignidad de la persona son un camino correcto de una verdadera acción política ciudadana que genere el verdadero cambio que necesitamos en nuestro estado de Veracruz”.

Así, cita a los obispo veracruzanos, quienes “nos han brindado una luz orientadora para el actuar político de los creyentes al aclararnos que: “La caridad política supone un sentido social que supera toda mentalidad individualista. La caridad social nos hace amar el bien común y nos lleva a buscar efectivamente el bien de todas las personas, consideradas no sólo individualmente, sino también en la dimensión social que las une. Cada uno es plenamente persona cuando pertenece a un pueblo, y ,al mismo tiempo, no hay verdadero pueblo sin respeto al rostro de cada persona. Pueblo y persona son términos correlativos” (Mensaje de participación ciudadana 2024 de los obispos veracruzanos).

“La gracia de Cristo resucitado nos dará la sabiduría espiritual para ejercer correctamente el arte de escuchar y discernir como ejercicios necesarios, para establecer las condiciones esenciales de una promoción humana permanente y de una verdadera justicia social para todos sin exclusión de nadie. Este domingo 2 de junio, todos tenemos la gran oportunidad de promover la dignidad de la persona y su desarrollo integral”, concluye el clérigo católico.