Falta calidez en trato a niños en hospitales

Agencia SPI Veracruz

La atención en cuanto a calidez en los centros de atención infantil del DIF, la SEP, el IMSS y el ISSSTE son rango medio-bajo, según el estudio conjunto entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna).

El estudio demostró que los centros cuentan con buenos niveles de calidad estructural. Son espacios seguros y en buen estado, con materiales de juegos a su alcance y donde realizan una amplia variedad de actividades de juegos adecuados para su edad.

En cuanto a la calidad de las interacciones se encuentra en el rango medio-bajo de calidad; de allí que se debe seguir transformando los centros donde se promueva el desarrollo infantil, mediante una mayor calidez de las interacciones y mayor apoyo emocional y motivador del aprendizaje en el aula.

Estos resultados son similares a los encontrados en otros programas públicos de América Latina.

Para mejorar la calidad del servicio en los centros de cuidado infantil, el estudio sugirió que los cuidadores deben manifestar calidez y afecto al interactuar con los pequeños y tratar de incluirlos a todos en las actividades con mayor frecuencia.

Reorientar comportamientos problemáticos con estrategias de disciplina positiva y explicarles claramente por qué es una conducta inadecuada.

Realizar actividades lúdicas y pedagógicas que respondan a los intereses y necesidades del desarrollo de las niñas y niños y representen retos alcanzables que motiven el aprendizaje.

Reconocer y expandir todo intento de comunicación –balbuceos, vocalizaciones, y otros– de las niñas y niños a través del modelaje lingüístico. Por ejemplo, cuando alguna niña o niño dice “guau” o “perro”, responderle “¡Sí! Es un perro grande y tiene cuatro patas”.

Reducir del número de niñas y niños a cargo de cada agente educativo e identificar estrategias que minimicen la rotación del personal.

Igualmente, el estudio recomendó a los tomadores de decisiones desarrollar un sistema de aseguramiento de la calidad de las interacciones que considere programas de formación y desarrollo profesional para los agentes educativos y en los que se ofrezcan herramientas para que desarrollen habilidades y técnicas que les permitan aplicar este tipo de estrategias.

Asimismo, el Gobierno Federal debe trabajar más en ampliar la cobertura de los servicios, sobre todo en los hogares más vulnerables del país. El 60 por ciento de las niñas y niños usuarios de los centros viven en hogares en el quintil más rico del país.

Dicho proyecto fue financiado por el Fondo de Innovación para el Desarrollo Infantil Temprano (DIT) con la coordinación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el apoyo financiero de la Fundación FEMSA, la Fundación María Cecilia Souto Vidigal, Open Society Foundations, Porticus y la Fundación Bernard van Leer.