Florida aprueba ley que prohíbe acceso de menores a redes sociales

23 de abril de 2024 09:59
Luchas-medios-digitales-728x90-2-1

El estado de Florida se prepara para implementar una de las restricciones más severas en cuanto al uso de redes sociales por parte de menores de edad, siempre y cuando supere los desafíos legales que se anticipan, tras la firma realizada por el gobernador Ron DeSantis el pasado lunes.

La nueva normativa contempla la prohibición de la creación de cuentas en redes sociales para menores de 14 años, mientras que para los adolescentes de 14 y 15 años se requerirá el consentimiento expreso de sus padres.

Esta medida representa una versión moderada de una propuesta anterior que DeSantis había vetado apenas una semana antes de que concluyera el período legislativo.

La nueva ley, la máxima prioridad legislativa del titular de la asamblea estatal, el republicano Paul Renner, está programada para entrar en vigor el 1 de enero de 2025.

La iniciativa que vetó DeSantis habría prohibido que los menores de 16 años ingresaran a las populares plataformas de redes sociales sin importar el consentimiento de sus padres. Pero antes del veto, el gobernador llegó a un acuerdo con Renner sobre la redacción de la iniciativa para abordar sus inquietudes, y la legislatura le envió un segundo proyecto de ley a DeSantis.

Varios estados sopesan medidas similares. En Arkansas, un juez federal bloqueó la aplicación de una ley en agosto que requería consentimiento de los padres para que un menor de edad cree una nueva cuenta en redes sociales.

Los partidarios de la medida en Florida esperan que sobreviva a las demandas porque prohibirá formatos en redes sociales basados en rasgos adictivos, como notificaciones y videos automáticos, y no en sus contenidos.

Renner señaló que prevé que las compañías de redes sociales

“Presenten una demanda un segundo después de que se promulgue esto. Pero ¿saben qué? Los vamos a derrotar. Los vamos a vencer y nunca, jamás, nos detendremos”.

DeSantis también admitió que la ley enfrentará impugnaciones por asuntos relacionados con la primera enmienda de la Constitución, y se quejó del hecho de que la Ley Stop Woke (Detener al Progresismo) que firmó hace dos años fue recientemente anulada por un tribunal de apelaciones integrado en su mayoría por jueces designados por republicanos.

Los magistrados determinaron que la medida violaba el derecho a la libertad de expresión al prohibir que los negocios privados tuvieran discusiones sobre desigualdad racial durante la capacitación laboral.

Con información de Reforma.