Hora cero


Banner-970-250

Hora cero

Alcaldes cambian de bando

Luis Alberto Romero

En tiempos electorales es común el cambio de políticos de un partido a otro.

Digamos que el zigzagueo de quienes se dedican a esa actividad puede verse como normal, parte de una realidad donde la ideología queda en segundo término, para dar paso a los intereses.

 

En días recientes, por ejemplo, diez alcaldes de pequeños municipios veracruzanos abandonaron sus respectivos partidos para sumarse a la campaña de Rocío Nahle, candidata la coalición “Sigamos Haciendo Historia por Veracruz”.

 

En esa lista se encuentran Alejandra Ortega Molina, de Colipa (PRD); Armando Fernández de la Cruz, de Chicontepec (PRD); David Sangabriel Bonilla, de Banderilla (PRD); Fernando Luna Solís, de Zacualpan (PRD); Abraham Landa Candanedo, de Tenochtitlán (PRD); Leobardo Gómez González, de Tihuatlán (PRD); Andrés Chacón Hernández, de Ignacio de la Llave (Todos por Veracruz); Raúl Velásco Hernández, de Tlacolulan (RSP); Damián Hernández Hernández, de Rafael Lucio (RSP); y Salvador Hernández Hernández, de Acajete (RSP).

 

Algunos de ellos, como Leobardo Gómez, ya se habían manifestado como simpatizantes de la 4T; a principios de enero anunció su renuncia al PRD y se declaró simpatizante de Morena.

 

Tihuatlán es el único municipio electoralmente importante de la lista; el resto son parte de la zona rural del estado, lugares con escasa población.

 

Otros presidentes municipales, como los de Colipa, Banderilla, Rafael Lucio, Tlacolulan y Chiconquiaco renunciaron a sus partidos desde diciembre de 2021; apenas ganaron la elección, todavía como alcaldes electos, y se pasaron a las filas de Morena.

 

En esos casos no hubo novedad en el anuncio de las supuestas renuncias al PRD y a RSP; y en las incorporaciones a la 4T.

 

Antes de dicho anuncio morenista, Edgar Jiménez, alcalde de Yecuatla; José Luis Alonso Juárez, de Coscomatepec; Eric Rodríguez, de Rodríguez Clara; Mauricio Alarcón, de Oluta; Miguel Ángel Uribe, de Cazones; y Benito Pizazo, de Coyutla, renunciaron a Movimiento Ciudadano en abril pasado, para apoyar la candidatura de Rocío Nahle.

 

También de MC, importantes cuadros como la diputada Maribel Ramírez Topete, renunciaron al partido para cambiar de bando; ella no se fue a Morena, sino que se sumó a la candidatura de Pepe Yunes, de la alianza Fuerza y Corazón por Veracruz. Lo mismo ocurrió con Verónica Medina y Sofía Yunes, ex candidatas de MC a las diputaciones locales por Coatzacoalcos y Medellín de Bravo.

 

En política no hay militancia eterna, y ejemplos sobran en todos los niveles. Las renuncias a los partidos son comunes y en los hechos se registran todo el tiempo, aunque, como en los casos anteriores, se publicitan sobre todo durante las campañas, para generar la impresión de desbandadas.

Obedecen únicamente a los tiempos electorales.

@luisromero85