SUMARIO

Sucesión adelantada

Gustavo González Godina

El presidente López Obrador adelantó la carrera por la sucesión presidencial, y ahora está en un riesgo inminente de que su partido pierda el poder.

Si el Presidente se empeña en que la candidata a sucederlo sea Claudia Sheinbaum, Morena perderá el poder.

Si rectifica y en lugar de Sheinbaum se decide por Adán Augusto López, su partido dejará el poder y pasará a la historia como uno más.

Paso a explicar por qué.

Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal están convencidos de que ya les toca la candidatura presidencial, y no hay poder humano que los haga desistir de buscarla.

Marcelo Ebrard ya dejó pasar dos veces a López Obrador en 2012 y en 2018 y no habrá una tercera, o es Él el candidato de Morena, o se lleva sus votos y lo será por otro partido, muy probablemente por el suyo propio que ya está en formación.

Ricardo Monreal ya dejó pasar a Claudia Sheinbaum, cuando siendo Él el jefe de la Delegación Cuauhtemoc, la más importante de la Ciudad de México, le tocaba ser el candidato de Morena a la Jefatura de Gobierno de toda la Ciudad, pero el líder impuso como tal a la Sheinbaum y Monreal la dejó pasar.

El problema para el amado líder, fue que para que aceptara esto el exgobernador de Zacatecas, tuvo que ofrecerle liderar a los morenistas en el Senado, cargo que ha sabido aprovechar muy bien -con lo inteligente que es- para proyectar su capacidad a todo el país.

Andrés Manuel López Obrador a quien menos desea como candidato de Morena a la Presidencia es a Ricardo Monreal, porque en esa proyección del zacatecano a nivel nacional, ha tenido incluso que chocar ideológicamente con el Presidente, quien está seguro de que con Él en la Presidencia se interrumpiría en definitiva su proyecto de la llamada Cuarta Transformación, porque Monreal ni está loco, ni tiene las limitaciones que exhibe AMLO un día sí y otro también, ni es un comunista fanático, como lo son otros del equipo cercano al Presidente.

Ricardo Monreal tampoco dejará pasar a Claudia Sheinbaum otra vez por ningún motivo, ni aceptará que Adán Augusto sea el candidato, antes se irá también de Morena llevándose sus votos para ser candidato de otro partido.

¿De cuál?, es muy probable que de una coalición de partidos integrada por el PRI, PAN, PRD y MC, con el acuerdo previo de integrar igual un gobierno de coalición como el que hay en algunos otros países. El tricolor y Acción Nacional lo aceptarían como último recurso para sacar a Morena del poder y detener la destrucción del país.

La actual alianza PRI-PAN-PRD necesita necesariamente a MC para sacar a Morena del poder, el problema es que Dante Delgado, el dueño de este partido, tiene planes a largo plazo para consolidar un partido fuerte y sólido que pueda competir solo y ganar.

Pero… Dante sabe también que el país no resiste seis años más de Morena, y que para cuando su Movimiento Ciudadano esté listo, podría ser demasiado tarde, porque podría ya no haber ni elecciones.

Y ahí es donde podría entrar Ricardo Monreal, si Dante decide unirse y reconoce que sus cartas no son las mejores, que ni Enrique Alfaro, ni Samuel García, ni Luis Donaldo Colosio Riojas están listos para la Presidencia de la República, podría invitar a Monreal para que entrara como propuesta de MC a la candidatura de una alianza ganadora.

Claro, se inauguraría así en México un gobierno de coalición, en el que la Presidencia le tocaría al partido que propuso al candidato, y el resto del gabinete se repartiría entre los demás partidos de la alianza, según el número de votos que aportaran en la elección.

Hacia allá, me parece, se dirigen los últimos posicionamientos de Ricardo Monreal: su enfrentamiento con el gobierno morenista de Veracruz, al que venció; su oposición al linchamiento de los diputados que votaron contra la Reforma Eléctrica y en general a la polarización que promueve el gobierno de López, su defensa de la UNAM ante los ataques del Presidente; y sobre todo el más reciente, cuando dijo que desconfía de las encuestas y que Él quiere una elección primaria, que sea organizada por el INE, para escoger democráticamente al candidato de Morena. Está seguro de que la gana, y yo no lo dudo…

Si no se da dicha elección primaria, pues ahí sería donde entrarían Dante Delgado y su MC, y adiós a Morena del poder. Casi basta con que se vayan del Partido Ebrard y Monreal y se lleven sus votos, para que pierdan la elección ya sea Claudia Sheinbaum o Adán Augusto López, pero si a esto se le agrega un buen candidato de una alianza fuerte y amplia, pues adiós, se acabó la plática.