Advierte la OIT que el empleo en América Latina “enfrenta un futuro complejo e incierto”

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtió que a pesar de que el sector laboral de América Latina se ha recuperado desde la pandemia por Covid-19, la región “enfrenta un futuro complejo e incierto que podría estar caracterizado en 2022 por aumento de la desocupación, de la informalidad y del número de trabajadores pobres”. 

El reporte “Un crecimiento débil y crisis global frenan la recuperación del empleo en América Latina y el Caribe” de la OIT, precisó que la tasa de desocupación se ubicó en 7,9%, regresando así al nivel previo a la pandemia, pero con perspectivas complicadas e inciertas que podrían implicar un aumento del desempleo, informalidad y pobreza.

La publicación destaca que la recuperación del empleo se ha basado en los trabajos informales, a los que se atribuye entre el 50% y el 80% de ese repunte, lo que significa que al menos uno de cada dos trabajadores se desempeña en condiciones de informalidad.

La OIT reconoce que gracias a la combinación de las estrategias sanitarias y de las medidas económicas implementadas para apoyar a las empresas, a los trabajadores y a las familias, la economía mundial fue superando, a lo largo de 2021, pero se proyectaba que en 2022 se viera una una significativa desaceleración de la tasa de crecimiento económico por el gradual retiro de los estímulos fiscales y monetarios.

Sin embargo, al ya complejo sistema económico internacional se agregó la invasión de Rusia a Ucrania.

“Un crecimiento económico bajo, la alta inflación y una crisis global agravada por la agresión rusa a Ucrania, afectan tanto la cantidad como la calidad de los empleos que genera la región y podrían prolongar el fuerte impacto laboral de la crisis por la pandemia en la región”, explica el informe.

La situación ha llevado a la OIT a revisar hacia la baja las perspectivas de crecimiento, al mismo tiempo que se ha acentuado la aceleración de la inflación. De acuerdo a las estimaciones del mes de julio de 2022 del Fondo Monetario Internacional, el crecimiento de América Latina y el Caribe será en 2022 del 3%, representando una reducción significativa respecto del crecimiento de 2021.

Según declaró Claudia Coenjaerts, Directora Regional a.i. de la OIT para América Latina y el Caribe, “la creación de empleo formal será clave para enfrentar un escenario de menor dinamismo económico y pérdida del poder adquisitivo”. Pero al mismo tiempo recalcó la advertencia de que “una mayor informalidad y un aumento en el número de trabajadores pobres, se están configurando como grandes desafíos para los mercados de trabajo de América Latina y el Caribe en 2022”.

La representante de la OIT apuntó que otro factor de preocupación es la alta inflación, que tiene impactos significativos en los mercados laborales. Y alertó que los precios comenzaron a incrementarse en 2021, pero están sometidos a “presiones alcistas por los efectos de la guerra” que impactan la disponibilidad de alimentos y de energía, entre otros factores, y esto afecta directamente el nivel de los ingresos laborales reales.

Con información de Aristegui Noticias