Pide Zaldívar criticar al Poder Judicial por fallos, no por elucubraciones fantasiosas; no se dejarán utilizar, afirma

Al inaugurar este viernes en Toluca, Estado de México, la 17 Asamblea General Ordinaria de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia (AMIG), el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, afirmó que el Poder Judicial Federal (PJF) “ha demostrado y seguirá siendo independiente del poder político y también de los poderes fácticos, no somos gobierno, pero tampoco somos oposición. ¡No nos hemos dejado utilizar y no nos dejaremos utilizar! Nuestro único compromiso es con la Constitución y los derechos humanos”.

Ante jueces, magistrados y autoridades mexiquenses, el ministro presidente de la SCJN pidió de nueva cuenta a los críticos que los señalen por las sentencias y no por “elucubraciones fantasiosas que sólo buscan desprestigiar a una de las instituciones más importantes del Estado mexicano”.

“Se ha pretendido utilizar la independencia del Poder Judicial como un instrumento de golpeteo político y de arma política entre adversarios polarizados”, expuso Zaldívar luego de que durante meses los jueces y magistrados federales han sido criticados por emitir resoluciones en contra de los proyectos gubernamentales.

Agregó que “se dice por un lado que no se defiende la independencia de jueces y juezas federales, y por el otro se afirma que el PJF no es independiente y que se encuentra sometido a los otros poderes. Tanto la defensa de la independencia judicial como el acreditamiento de ésta se da a través de las sentencias que se dictan todos los días”.

Zaldívar sostuvo que los juzgadores federales no requieren que se les defienda en la plaza pública, pues ellos se defienden todos los días con sus sentencias autónomas e independientes en las que se demuestra, dijo, que el único compromiso que tienen es con la Constitución y con los derechos humanos.

“Toda resolución sobre asuntos delicados, conflictivos, puede ser opinable y discutible, esto pasa en todos los países del mundo; pero no es correcto éticamente ni políticamente descalificar el trabajo de los jueces cuando ese trabajo no es acorde a determinada pretensión económica o política.”

El magistrado Zaldívar aseguró que “estamos en una sociedad polarizada, no sólo política, sino ideológicamente, en la cual se debate, como en todo el mundo, el futuro de nuestros derechos; la ola antiderechos bien financiada y con un plan muy claro, y que le está dando resultados en otros países, está ahí al acecho tratando de ganar terreno para revertir derechos que pensábamos ya no era posible revertir”.