HORA CERO

Hora cero

Cuauhtémoc Zúñiga, a pagar los platos rotos

Luis Alberto Romero

Este martes 22 de noviembre, en la continuación de la glosa del cuarto informe del gobierno estatal veracruzano, al Congreso local acudirá Cuauhtémoc Zúñiga, titular de la Secretaría de Seguridad Pública.

El funcionario del gabinete de Cuitláhuac García acudirá por primera vez a la Legislatura, dado que llegó al cargo hace dos meses, el 20 de octubre, como relevo de Hugo Gutiérrez Maldonado, el ex secretario que salió en medio del escándalo por la desaparición y homicidio del ex comandante de la policía vial; y por las recomendaciones del órgano defensor de los derechos humanos, por las muertes ocurridas al interior del Cuartel de San José.

El 20 de octubre, a través de sus redes sociales, el gobernador anunció la renuncia de Gutiérrez Maldonado y el nombramiento de Zúñiga Bonilla.

Hace dos meses circularon versiones que relacionaban la salida de Hugo Gutiérrez con las filtraciones dadas a conocer por el grupo de hackers identificados como “Guacamaya leaks”, sobre una presunta protección que desde la Secretaría se habría otorgado a un grupo de la delincuencia organizada.

Justo por esos días, la fiscalía estatal detuvo a cuatro elementos de la dependencia, entre ellos dos mandos, quienes fueron vinculados a proceso por la desaparición del ex comandante de la Policía Vial de Veracruz, Juan Alan Cuetero, cuyo cuerpo apareció cerca de Cardel.

Gutiérrez Maldonado estuvo al frente de la SSP menos de cuatro años; en ese lapso, del primero de diciembre de 2018 hasta su renuncia, el 20 de octubre de 2022, se registraron en Veracruz 4 mil 593 homicidios dolosos.

Pero eso no tendrá que preocupar al ex funcionario; tampoco los 660 asesinatos registrados en la entidad durante los primeros nueve meses del año; ni los más de 8 mil hechos violentos –entre homicidios y lesiones– registrados en territorio estatal; ni los 55 feminicidios y 29 secuestros en el presente año.

Esos son, en términos generales, los datos de la seguridad pública en la entidad; nada de eso le podrán reprochar los legisladores locales a un funcionario recientemente nombrado, surgido de las fuerzas armadas, cuyo primer mes de trabajo ni siquiera ha sido evaluado, dado que el Sistema Nacional de Seguridad Pública no actualiza aun las cifras de la incidencia delictiva.

Habrá que ver en los próximos meses qué cambios se implementan en la dependencia; si existe una mejora en el respeto a los derechos humanos; si se reducen los índices delictivos en la entidad; y si hay un avance, aunque sea pequeño, en los controles de confianza de los elementos de la policía estatal, para que no se repitan casos como el del comandante de la policía vial.

Este martes, Cuauhtémoc Zúñiga tendrá que responder ante el Congreso por los platos rotos en 2022 durante el periodo de Hugo Gutiérrez; en 2023, la seguridad de Veracruz será su tarea y responsabilidad. @luisromero85