AL PIE DE LA LETRA

ALPIE1205

AL PIE DE LA LETRA

Raymundo Jiménez

* DUARTE Y BERMÚDEZ, EN NETFLIX

Este jueves 8, en la plataforma de streaming Netflix, se estrenará el documental “A plena luz”, que bajo la dirección de Alberto Arnaut Estrada aborda el caso del crimen múltiple ocurrido el 31 de julio de 2015 en el departamento 401 del edificio 1909 de la calle Luz Saviñón, en la colonia Narvarte de la alcaldía Benito Juárez, de la Ciudad de México, en el cual se pretende implicar al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, y a su exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, conocido como “Capitán Tormenta”.

 

A siete años y cuatro meses de los hechos, familiares de la empleada doméstica Alejandra Negrete, la modelo colombiana Mile Virginia Martín, la maquillista Yesenia Quiroz, la activista chiapaneca Nadia Vera y el fotoperiodista Rubén Espinosa, y sus abogados coadyuvantes, aportaron nuevas pruebas sobre el multihomicidio con las que pretenden demostrar que se trató de una operación orquestada y en la que estarían implicados exfuncionarios de Migración y el exjefe policiaco duartista.

 

Meses antes del crimen, Vera y el fotorreportero habían huido de Xalapa por presuntas amenazas de Duarte.

 

En su última edición, el semanario Proceso adelantó que la producción del documental contrató a cuatro especialistas independientes para que revisaran este complicado caso. Luis Pedro García Yáñez, perito en informática forense, hizo un análisis de flujos de información con base en las llamadas que realizaron los únicos tres detenidos: José Abraham Tranquilino Torres, expolicía capitalino, Daniel Pacheco Gutiérrez y César Omar Martínez Zendejas, antes, durante y después del crimen ejecutado entre las 14 y las 15 horas del viernes 31 de julio de 2015.

 

El especialista encontró que en los 55 minutos durante los cuales se cometió el crimen, los asesinos realizaron 11 llamadas desde adentro del departamento hacia un contacto registrado como “Oficina”. Ese dato supuestamente sugiere la existencia de “un nivel jerárquico más alto” dentro de la organización criminal. Sin embargo, la Fiscalía de la CDMX no ha determinado quién es esa persona. De hecho, tres fallas cometidas en la petición de la sábana de llamadas ya borraron la posibilidad de obtener más información al respecto.

 

Igualmente se encontró que los tres detenidos –dos de los cuales ya fueron sentenciados– se comunicaron por teléfono entre sí, pero también con una red de al menos 10 personas más. Una de éstas fue identificada como “Tormenta”, un contacto común en los teléfonos de Omar y Abraham, con quien se comunicaron al menos tres veces después del crimen. Presumen que podría tratarse de Bermúdez Zurita, al que Nadia y Rubén, así como varios activistas y periodistas de Xalapa señalaban de ser el autor de actos de tortura, detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas en la administración de Duarte, consigna la revista Proceso, resaltando que se trata del mismo personaje que tenía empresas de seguridad privada en la CDMX, una de las cuales estaba ubicada a sólo 10 minutos del departamento de la colonia Narvarte.

 

Sin embargo, para Leopoldo Maldonado, abogado coadyuvante del caso y director de la organización internacional Artículo 19-México, “hoy no es interés de la fiscalía”.

 

 

NAHLE: COMPARECER Y PADECER

 

Este jueves 8, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, deberá comparecer ante los integrantes de la Comisión de Energía del Senado de la República que preside la senadora Rocío Abreu, de Morena.

 

Y, por lo que se presiente, a la zacatecana no le augura un día de campo en la Cámara alta del Congreso de la Unión, cuyo escaño como representante del pueblo veracruzano cambió hace cuatro años por la titularidad de la Sener.

 

Entre lo mucho que Nahle tendrá que responder es si, tal como lo había prometido, en diciembre de este año se obtendrá el primer barril procesado de la refinería de Dos Bocas inaugurada por el presidente Andrés Manuel López Obrador desde julio pasado, y, además, explicar el sobrecosto de este magno proyecto que de 47 mil 200 millones de pesos se disparó a más del triple: 153 mil 600 millones de pesos, según cifras oficiales del propio gobierno federal, según publicó la semana anterior el diario español El País.

 

Ayer, por cierto, circuló en redes sociales una versión acerca de por qué, en su reciente visita a Veracruz, el Presidente la habría descartado como su favorita para la gubernatura.

 

Al parecer, AMLO se cansó ya de los retrasos y el incremento de costos que cada día tiene la refinería Olmeca.

 

Lo último, que habría sido la gota que derramó el vaso, fue el reporte que le dieron al Presidente del retraso que lleva la construcción de la central eléctrica que debe abastecer de electricidad a esa refinería, la cual debió comenzar desde agosto del 2019 pero que todavía reporta un fuerte retraso.

 

Además, para no variar, al Presidente le expusieron que la construcción de esa central eléctrica también tiene ya altos sobrecostos.

 

La construcción de esta central eléctrica está llena de inconvenientes desde su errática planeación, porque de entrada no se pidieron los permisos correspondientes antes de iniciar la obra.

 

De acuerdo con el programa de inicio y conclusión de obra para esta central eléctrica, tanto las actividades previas como el inicio de obras debieron ser a partir del 26 de agosto de 2019.

 

Sin embargo, el desorden con el que se hacen las cosas en esa refinería hizo que el permiso para su construcción se emitiese hasta el 30 de junio de este año, un día antes de que fuera “inaugurada” por el Jefe del Ejecutivo federal.

 

A partir del supuesto inicio de obras de construcción, tardaron casi tres años en solicitar el permiso para levantarla y su operación.

 

Y hasta eso, se dio ese día porque en la Comisión Reguladora de Energía (CRE) se movieron con rapidez para atender la urgencia de la secretaria Rocío Nahle, quien como encargada de la construcción de la refinería Olmeca se le había “olvidado” cubrir el trámite.

 

La CRE emitió la convocatoria para una sesión extraordinaria el 30 de junio, “en materia de electricidad” con un único punto: “Un proyecto de resolución de la Comisión Reguladora de Energía que otorga a Pemex Transformación Industrial el permiso E/2268/GEN/2022 para generar energía eléctrica en la central de la refinería en Dos Bocas”.

 

El presupuesto contemplado inicialmente era de 325 millones de dólares, es decir cerca de 6 mil 500 millones de pesos.

 

Al parecer, los datos que conoció el Presidente es que este dinero ya fue consumido y todavía se está lejos de tener siquiera visos de conclusión de la planta generadora de energía eléctrica, porque las evaluaciones iniciales ya muestran que la misma podrá concluirse probablemente hasta el 2025, es decir, un año después de que concluya el gobierno del tabasqueño.

 

Con esto se evidenció que Rocío Nahle decidió iniciar la construcción de la planta de energía eléctrica saltándose el requisito de ley.

 

El permiso se emitió el mismo día de la sesión, para que no hubiera duda de que todo estaba en regla y saliera de inmediato.

 

Pero el otorgarle esa aprobación obligó a saltarse una lista de más de 110 solicitudes de permisos de generación de energía eléctrica que se encontraban a la espera de la resolución correspondiente; era una lista cuya última solicitud registrada se inscribió el 10 de marzo de 2022.

 

O sea, que ni siquiera se tomaron la molestia de enlistar la solicitud de Pemex y de la Sener.

 

Para los demás, el camino es un proceso largo, porque la conexión de una central eléctrica apegada a la regulación tarda muchos meses, primero porque su análisis es lento, por los estudios que deben realizarse, luego se debe dar la firma de un contrato y después las pruebas correspondientes.

 

Pero en el caso de la refinería de Dos Bocas, como se llamaba entonces todavía, no hubo problema en dar el permiso, autorizando incluso eventos con fecha anterior.

 

Ese 30 de junio, de acuerdo con datos públicos, había 24 solicitudes para generar energía eléctrica de empresas privadas, esperando una resolución de la CRE desde 2019, más 28 solicitudes introducidas en 2020, otras 52 solicitudes desde 2021 y seis solicitudes más correspondientes a 2022.

 

O sea, por lo menos había 110 solicitudes por delante que fueron brincadas sin ningún problema, para darle prioridad a Dos Bocas.

 

Por eso es que el Presidente se habría molestado tanto con Rocío Nahle, porque se le han dado todas las facilidades, todos los recursos y todo el dinero que ha solicitado para que la refinería estuviera a tiempo, pero la magna obra no tiene visos de para cuándo podrá refinar su primer litro de petróleo.

 

Eso de que a finales de este año o el siguiente se tendrá gasolina de la refinería Olmeca no puede ser posible porque ni siquiera están listos los ductos para el suministro de crudo a la misma, ya que éstos forman parte de otra de las omisiones que tuvo Rocío Nahle al dizque “planear” la construcción de la refinería.

¡Y ni modo que vayan a llenar los tanques de almacenamiento de crudo transportándolo con pipas!