HORA CERO

Hora cero

Las interminables diferencias entre Cuitláhuac y Monreal

Luis Alberto Romero

La historia de los desencuentros entre el gobernador veracruzano, Cuitláhuac García, y el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, parece interminable.

En la parte final de 2021, el ex gobernador de Zacatecas denunció la presunta violación a los derechos humanos por parte del gobierno estatal veracruzano, en el caso de un grupo de jóvenes encarcelados por ultrajes a la autoridad.

El zacatecano asumió la defensa de los seis detenidos por la policía estatal; y logró su liberación, a pesar de los intentos de la fiscalía por mantenerles en prisión.

Lejos de terminar las diferencias entre Cuitláhuac García y Ricardo Monreal, el tono fue subiendo hasta llegar a su clímax en la víspera de Navidad de 2021, cuando fue detenido el secretario técnico del Senado, José Manuel del Río Virgen, uno de los hombres de confianza de Monreal y amigo personal del dirigente del Movimiento Ciudadano, Dante Delgado.

A Del Río se le acusó por la presunta participación en el asesinato del ex candidato del MC a la alcaldía de Cazones de Herrera, Remigio Tovar.

Nada le comprobaron al ex diputado federal, a quien le llevó medio año salir de la cárcel. En ese lapso, la disputa entre el gobernador y el senador Monreal se intensificó cuando en el caso intervino la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que reconoció la calidad de víctima de José Manuel del Río.

Monreal amagó con promover la desaparición de poderes en Veracruz, y creó una comisión para investigar presuntos abusos de poder del gobierno estatal. Poco después, dicha comisión fue desaparecida, al no haber sido creada por el pleno del Senado.

En poco más de un año de diferencias entre ambos personajes de Morena ha pasado de todo, desde acusaciones mutuas hasta descalificaciones a través de los medios informativos y redes sociales. Sobre el caso Del Río, por ejemplo, a mediados de junio el gobernador veracruzano señaló que “unos jueces federales insistan en torcer la ley a conveniencia del presunto homicida solo porque tiene un amigo pudiente”, el clara alusión al ex gobernador de Zacatecas, convertido aparentemente en persona no grata para el actual gobierno veracruzano.

Al final, Del Río fue exonerado y se reintegró unos días después de salir del penal de Pacho Viejo –el 17 de junio– a sus funciones en la Secretaría Técnica de la Jupoco en la Cámara Alta.

Lo que no ha terminado son las diferencias entre Cuitláhuac García y Ricardo Monreal; este lunes, por ejemplo, el gobernador arremetió por enésima ocasión contra el senador, a quien volvió a acusar por su defensa legal a presuntos delincuentes.

El ejecutivo veracruzano parece decidido a mantener viva la llama de la confrontación con un personaje de incuestionable peso político, que ya tendría un pie fuera de Morena.

Hasta hoy, por cierto, Monreal va ganando la partida al mandatario estatal, por haber conseguido la liberación de Del Río y de otros acusados por el inconstitucional delito de ultrajes; por promover la intervención de la CNDH; y por exhibir el uso político de la fiscalía veracruzana. @luisromero85