La Compañía de Jesús condena la violencia en Chiapas


Banner-970-250

Los #JesuitasMéxico condenamos la violencia en #Chiapas y apoyamos las demandas de las diócesis de San Cristóbal y Tapachula por la restauración del orden y el estado de derecho para la comunidades, principalmente en Frontera Comalapa y Chicomuselo, así lo asegura la reconocida institución religiosa fundada por San Ignacio de Loyola.

En un comunicado publicado en sus redes sociales, la organización con un amplio reconocimiento, creadora de instituciones educativas en el país, señala:

Los Jesuitas de México, en un acto de compromiso con la paz y la justicia, condenamos enérgicamente la creciente ola de violencia que asola el estado de Chiapas, principalmente en Frontera Comalapa y Chicomuselo. En momentos en que comunidades y pueblos sufren asesinatos, reclutamiento forzado, secuestros, amenazas y la explotación de los bienes naturales, hacemos un llamado a la restauración del orden y el estado de derecho en esta región.

En el espíritu de nuestro compromiso con la justicia social y la promoción de la paz, condenamos con firmeza cualquier acto de violencia que cause sufrimiento y miedo en las vidas de nuestros hermanos y hermanas en las comunidades chiapanecas.

Respaldamos plenamente las demandas de las diócesis de San Cristóbal y Tapachula para el restablecimiento del orden y el estado de derecho en Chiapas. Es fundamental que las autoridades competentes tomen medidas decisivas para garantizar la seguridad de las personas y abordar las causas profundas de esta inseguridad y terror.

En medio de esta crisis, muchas comunidades en Chiapas enfrentan la escasez de alimentos y servicios básicos, como la electricidad y la comunicación. Instamos a las autoridades de los diferentes niveles de gobierno a tomar medidas urgentes para restablecer estos servicios esenciales y garantizar el bienestar de la población afectada por grupos delincuenciales.

Es importante señalar que no pretendemos magnificar los hechos de violencia, sino más bien poner de manifiesto una realidad preocupante que ha afectado a diversos lugares de nuestro país, ya que el crimen organizado opera en gran parte de nuestro territorio mexicano. Este desafío no debe ser subestimado porque no es un problema aislado, y hacemos un llamado para lograr respuestas integrales y efectivas.