La mejor política, el compromiso social del cristiano: Agustín Basilio


Banner-970-250
  • La política no es ajena a la vida cristiana, indica el padre José Manuel Suazo Reyes al recibir en la parroquia San Miguel Arcángel al reconocido ingeniero, académico, humanista y ex servidor público.
  • “No basta con que vayas a misa, con que vayas a la procesión, con que te persignes, dedícate a tu trabajo y hazlo bien. Ahí está la clave del buen ciudadano”, aseveró Basilio de la Vega.

Nidia Miles / Enviada

Perote, Ver. – La política no es ajena a la vida cristiana, aseguró el padre José Manuel Suazo Reyes, párroco de San Miguel Arcángel en esta ciudad, al presentar al ingeniero Agustín Basilio de la Vega, el segundo ponente del ciclo de conferencias “El cristiano y la política” que se llevan a cabo cada miércoles de este mes de mayo en el patio de la parroquia que dirige.

Dijo que con “El cristiano y la política”, se busca crear conciencia de la importancia de la participación ciudadana en la vida pública de nuestro municipio, estado y país. El pasado miércoles estuvo en este mismo sitio el licenciado Álvaro Miguel González, con la ponencia “El desafío de la realidad mexicana” y el próximo estará Jaime Enrique Veloco, con “Criterios de discernimiento”.

El 22 de mayo participará el maestro Víctor Manuel Palacios con el tema “Democracia participativa” y el 28 Adriana Franco Sampayo, con la exposición “¿A quién vamos a elegir y para qué? Las conferencias están siendo transmitidas por Facebook Live desde la página Parroquia San Miguel Arcángel.

Este miércoles 08 de mayo, Agustín Basilio de la Vega dijo que “la mejor política es el compromiso social del cristiano” para referirse a la Doctrina Social de la Iglesia, que con el Papa León XIII puso en manos de los católicos el no sólo estar abocados en la vida futura, en la ciudad celestial, también en “una realidad concreta”, porque eres un padre de familia, un maestro, un agricultor, un comunicador y tienes una misión terrenal, aseveró.

Se refirió a la responsabilidad ciudadana, “tenemos que aplicar el mandamiento del amor en una comunidad política; somos políticos en cuanto que vivimos en una polis, en una ciudad”, comentó y dijo que la Doctrina Social de la Iglesia es el “conjunto de enseñanzas para instruir, iluminar, las conciencias de los fieles que están comprometidos con la vida política”.

Así, llamó a los presentes a interesarse en la vida política, en la vida pública, en la vida de la comunidad, porque vivimos en una ciudad y eso implica una responsabilidad porque “hay que pagar impuestos para que haya energía, servicios, pero también debemos ser un buen ciudadano, no pasarnos el alto y ser un buen vecino. Todo cristiano también es ciudadano”-

Se refirió a San Agustín —su santo patrono— quien fue obispo de Hipona, en Tagaste y fue jefe político de su ciudad y le tocó la invasión de los bárbaros. “No porque vayamos mucho a la iglesia vamos a descuidar el aspecto social, político, de ciudadanos”, indicó.

Académico de la Universidad Veracruzana y de la Universidad Anáhuac, Basilio de la Vega se refirió con natural solvencia a la importancia de la Doctrina Social en el mundo contemporáneo “porque nos ayuda a que seamos buenos ciudadanos”.

Citó el número 43 de la “Gaudium et spies” (gozo y esperanza), la constitución pastoral Sobre la Iglesia en el mundo actual, del Concilio Vaticano II en donde los cardenales exhortan “a los cristianos, ciudadanos de la ciudad temporal y de la ciudad eterna, a cumplir con fidelidad sus deberes temporales, guiados siempre por el espíritu evangélico”.

“Se equivocan los cristianos que, pretextando que no tenemos aquí ciudad permanente, pues buscamos la futura, consideran que pueden descuidar las tareas temporales, sin darse cuenta que la propia fe es un motivo que les obliga al más perfecto cumplimiento de todas ellas según la vocación personal de cada uno. Pero no es menos grave el error de quienes, por el contrario, piensan que pueden entregarse totalmente del todo a la vida religiosa, pensando que ésta se reduce meramente a ciertos actos de culto y al cumplimiento de determinadas obligaciones morales”.

“El divorcio entre la fe y la vida diaria de muchos debe ser considerado como uno de los más graves errores de nuestra época”, asientan.

Basilio de la Vega dijo que todos los padres y madres de familia, a la par de que vamos enseñando la fe a nuestras hijas e hijos, debemos de enseñarles a ser responsables socialmente, a participar en la vida de la comunidad.

Así, ejemplificó: “Un católico que trabaja como constructor, que bautiza a sus hijos, que va a Misa, que se casó por la Iglesia, pero que roba en la función de constructor, que hace fraudes, por supuesto que de nada sirve llamarme católico, de nada sirve que Bautice a mis hijos, que trata de ir a misa, si en mi vida práctica como constructor soy corrupto, pago mal a mis trabajadores, hago de mala calidad las obras y cobro de más”.

“No basta con que vayas a misa, con que vayas a la procesión, con que te persignes, dedícate a tu trabajo y hazlo bien. Ahí está la clave del buen ciudadano”, aseveró.

Luego de casi una hora de lúcida exposición, Agustín Basilio de la Vega concluyó su exposición refiriéndose a la importancia de tener una sociedad fuerte y vigorosa. “Necesitamos tanta sociedad como sea posible”, dijo, al lamentar el hecho de que el gobierno quiera estar en todas partes

“Eso que el gobierno quiera estar en todas partes. Quiere darte educación, gasolina, que vayas a tal banco, que no compres energía eléctrica a un solo proveedor. Un gobierno que acapara a todos. Nosotros queremos libertad, que podamos trabajar en lo que sabemos hacer y que el gobierno no sea un estorbo sino un facilitador para que la sociedad crezca”, expuso.

“La subsidiaridad es hacer al gobierno chiquito pero musculoso, no un gobierno obeso que no haga las cosas bien”, aseveró.

LA ORACIÓN POR LAS ELECCIONES

En el evento el padre José Manuel Suazo Reyes hizo la oración de los obispos por las Elecciones 2024 en México.

“Señor nuestro, dueño del tiempo,

en este momento crucial de nuestra historia,

nos dirigimos a Ti con humildad y esperanza

para que guíes y bendigas a nuestra Nación,

permitiendo que estas elecciones se realicen libres

de discordia y violencia.

Derrama el Espíritu Santo sobre todos los ciudadanos,

inspirándonos a participar activa y conscientemente

en este proceso democrático.

Que cada voto refleje nuestro compromiso

con la verdad y el amor,

ilumina a quienes buscan gobernar y servir a nuestros

pueblos.

Que los próximos gobernantes trabajen con sabiduría para

construir una sociedad basada en el bien común,

la dignidad de la vida, la educación y la familia.

Que podamos caminar juntos en la paz, la verdad y la justicia.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor y Salvador,

Él que es camino de justicia y solidaridad.

Amén”