Luisiana aprueba la castración quirúrgica para pederastas

Luisiana aprobó una ley que permite a los jueces ordenar la castración quirúrgica de delincuentes culpables de ciertos delitos sexuales contra menores. La medida, firmada por el gobernador republicano Jeff Landry, convierte a Luisiana en el primer estado de Estados Unidos en adoptar esta controvertida sanción penal.

Aunque la castración quirúrgica se aplica en países como la República Checa y Nigeria, es una novedad en el ámbito penal estadounidense. La oficina del gobernador señaló que la iniciativa se convirtió en ley el martes.

Los promotores de la ley esperan que esta medida disuada a potenciales delincuentes de cometer abusos sexuales contra menores.

Sin embargo, los detractores consideran que la castración quirúrgica es un castigo “cruel e inusual”, violando así la Constitución de Estados Unidos, y anticipan que la ley enfrentará numerosos desafíos legales.

La ley permite a los jueces de Luisiana ordenar la castración quirúrgica tras una condena por ciertos delitos sexuales agravados, como violación, incesto y abuso sexual, contra niños menores de 13 años. Este castigo no es automático y depende del juicio de cada juez, aplicándose a discreción según cada caso específico.

Diversos estados, incluyendo Luisiana, California, Florida y Texas, permiten la castración química para ciertos delincuentes sexuales. En algunos de estos estados, los delincuentes pueden optar por la castración quirúrgica.

No obstante, Luisiana es el único estado que permite a los jueces imponer directamente la castración quirúrgica, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

Un delincuente que se niegue a someterse a la castración quirúrgica, tras ser ordenada por un juez, podría ser acusado de “incumplimiento” y enfrentar una pena adicional de entre tres y cinco años de prisión, según el texto de la ley.

Con información de The Associated Press