Presidente de Francia evalúa posible despliegue de tropas francesas en Ucrania


Banner-970-250

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, volvió a evaluar la posibilidad de un despliegue de tropas en Ucrania, bajo el argumento de que ‘Rusia no puede ganar esta guerra’.

El mandatario francés declaró que los países aliados de Kiev deberán replantearse hasta dónde están dispuestos a llegar, tal como han hecho en otras ocasiones desde el inicio de la invasión en febrero de 2022.

“Si los rusos rompen las líneas del frente, si hay una petición ucraniana (…) tendríamos que plantearnos legítimamente la pregunta”, expuso Macron durante una entrevista con ‘The Economist’.

“No descarto nada porque nos enfrentamos a alguien que no descarta nada”, alegó, en una alusión velada al presidente ruso, Vladimir Putin.

En este sentido, lamentó las ‘dudas’ de los aliados a la hora de establecer ‘límites’ y señaló que la ‘credibilidad’ depende en gran medida de no dar plena visibilidad a lo que se está  dispuesto a hacer o no.

“De lo contrario, somos más débiles”, advirtió el presidente.

Macron subrayó que está en juego la seguridad de Europa, ya que asume que, si Rusia  logra sus objetivos en Ucrania, no cesará en su ambición expansionista y, además, la ‘credibilidad’ de todos los países europeos quedará en entredicho.

“Así que sí, no podemos descartar nada porque nuestro objetivo es que Rusia no pueda ganar en Ucrania”, declaró.

“Descartar algo de primeras es no haber aprendido las lecciones de los últimos dos años. En la cumbre de la OTAN de verano de 2022, todos descartamos la entrega de tanques, misiles de largo alcance, aviones. Ahora todos estamos en proceso de llevarlo a cabo, así que nos equivocaríamos descartando lo demás”, explicó.

Ya la primera alusión de Macron en febrero al potencial envío de tropas suscitó toda una batería de matizaciones por parte de otros socios de la Alianza Atlántica, pero el presidente francés cree que era necesaria esa ‘llamada de atención’.

Su mensaje sí recibió en cambio cierto eco en países más cercanos a Rusia, como los bálticos, que coincidían con Macron en que no podían fijarse líneas rojas.

Con información de Reforma.