Prosa aprisa

Prosa aprisa

Sergio, les pesa; el trasfondo del acarreo

Arturo Reyes Isidoro

Qué contraste.

Con toda la seriedad que merece el tema, la Universidad Veracruzana realizó un foro el jueves 27 de enero para debatir sobre la iniciativa de reforma eléctrica del presidente López Obrador. Participaron expertos miembros de asociaciones independientes y, muy destacable, toda la comunidad universitaria de Veracruz.

Tuvo un alcance en todos los campus, esto es, en todas las regiones del estado en que está descentralizada la máxima casa de estudios, con acceso a toda la comunidad interesada en el tema. Se realizó a través de zoom, no requirió el desplazamiento de nadie con todos los gastos que ello implica y quiero creer que en todos los que participaron quedó sembrado el interés por la pretendida reforma.

El anfitrión, rector Martín Aguilar Sánchez, dio en el clavo sobre las razones por las cuáles se debe debatir sobre el caso: “es indispensable –dijo– ponerla a discusión, exponer sus implicaciones profundas en todas las esferas de la vida nacional y enriquecerla con toda suerte de lógicas, ideas, visiones, argumentos y conocimientos”.

Con otro aserto: “Desde la Universidad Veracruzana sostenemos que no hay política pública que no deba ser pensada y repensada sin tregua, y que el mejor punto de partida para su análisis es asumir que todos podemos pensar por igual, pero que nunca pensaremos todos igual”.

El show en el WTC

Dos días después, el Gobierno del Estado organizó un show en el World Trade Center de Boca del Río sobre el mismo tema para lucimiento de su candidata a la gubernatura en 2024 Rocío Nahle García, quien dio una “Conferencia Magistral” que despertó tanto interés que tuvieron que llevarle miles de acarreados de varias partes del estado para que la conocieran y la escucharan, sin importarles el riesgo por la pandemia, movilización que le costó a los veracruzanos millones de pesos.

El acarreo hizo recordar los que organizaba el PRI, aunque esta vez no se notó ningún entusiasmo por aclamar a la señora (las fotos mostraron muchas caras de aburrimiento y otras durmiendo), a quien de esa forma buscan posicionar entre el electorado porque no cuenta con base social en el estado.

Fue obvio que se trató de un acto con clara pretensión electoral, pues lo que se pretendía: “Que todo Veracruz sepa los beneficios… la mayoría del pueblo de Veracruz quiere estar informado…”, según proclamó el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, bien pudo haberse hecho a través de los medios y las redes sociales sin necesidad de tanto gasto. 

Tan obvio que no obstante el impacto visual de los miles de acarreados, con el que se supone que debían estar contentos, tranquilos y satisfechos, de pronto soltaron un video para golpear políticamente al diputado federal Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, lo que dejó muy claro que les pesa y les hace fuerte contrapeso; que les preocupa y le tienen miedo.

Sin querer ver la viga en el ojo propio pero sí en el ajeno, criticaron que “mientras en Veracruz se respalda la Reforma Eléctrica”, el de Minatitlán “anda distraído… ordeñando vacas y comiendo quesos en La Joya” en alusión a las actividades que ha venido realizando en todo el estado, sin mencionar que acá han andado chapeando en la carretera a Coatepec porque allá vive el secretario de Gobierno Eric Cisneros mientras Sergio ha realizado actividades de parlamento abierto sobre el tema en Veracruz y ha estado promoviendo y apoyando a todos los sectores productivos de la entidad. 

Ahí fue donde enseñaron el cobre, porque el video contra Gutiérrez Luna lo hicieron terminada la actividad en el WTC, ya que insertaron una imagen de la llegada de Rocío Nahle y del gobernador al acto, lo que no deja duda de cuál fue el verdadero fondo de la concentración de acarreados. 

La señora Sheinbaum les descuadró todo

Pero el video dejó también la idea de que les ardió enterarse en pleno acto que cuando pensaron que habían logrado quitarle los reflectores al diputado federal, de pronto les llegó la información de que la aspirante presidencial Claudia Sheinbaum, presuntamente consentida del presidente López Obrador, lo había invitado a que la acompañara a supervisar una planta en construcción en la Ciudad de México, “única en el mundo”, que convierte basura en electricidad, que “demuestra su talento como investigadora y su vínculo con la ciencia”. ¡Sopas! 

Si ven chiquito a Sergio, como pretenden, ¿por qué se ocupan de él? ¿Es que acaso Claudia escuchó en Palacio Nacional que hablaban bien de su persona? ¿Es que le dijo el presidente que lo jale, que se le acerque, porque no lo descarta para el 24? ¿Es que ya se dio cuenta, o sabe, que el de Minatitlán ha logrado una gran presencia en todo Veracruz en prácticamente todos los sectores, que tiene mucha mayor aceptación que Rocío Nahle y que le puede allegar mucha simpatía de los veracruzanos para su proyecto? ¿Es que la señora Sheinbaum no quiere como candidata para Veracruz a la señora Nahle? Claudia no hubiera dado un paso hacia el vacío porque sí, si hubiera sabido que el presidente la iba a reprender.

Hoy, el gobernador ya sabe que no es el único amigo de Veracruz que tiene la aspirante presidencial, por si eso creía, y que su presunta madrina política también jala a quien acá ven como enemigo. Gutiérrez Luna, quien llevó a su esposa Diana Barreras Samaniego, también diputada pero en Sonora (cuidó el detalle de que su anfitriona era mujer), aprovechó para meter un golecito: “… sostuvo que la innovación científica que está desarrollando la Ciudad de México en la generación de energía limpia es la ruta que impulsa la reforma eléctrica en bien del desarrollo nacional y con el soporte de una científica como lo es la Jefa de Gobierno” (¡le dio champú!).

¡Y mandan al carajo al Secretario de Gobernación!

Por otra parte, con una actitud excluyente, los organizadores, el Gobierno del Estado (una noche antes hicieron circular fotos en donde se ve al gobernador supervisando las instalaciones donde se iba a celebrar la “Conferencia Magistral”) no invitaron ni al delegado federal Manuel Huerta ni al diputado Sergio Gutiérrez Luna. Aunque presuntamente los organizadores eran los diputados federales, la mayoría no asistió, así como tampoco el coordinador nacional de todos ellos Ignacio Mier, quien en cambio sí asistió días antes a otro celebrado en Xalapa organizado por la diputada Ivonne Cisneros Luján.

Ignoraron, pues, hicieron caso omiso de lo que a nombre del presidente los había exhortado horas antes el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, al abrir la reunión plenaria del grupo parlamentario de Morena en el Senado, de “no desgastarse en pugnas internas estériles”.

Manuel Huerta aprovechó el sábado para continuar en Tierra Blanca con la entrega de tarjetas a adultos mayores beneficiarios de Bienestar para que puedan cobrar su pensión, o sea, trabajando en los programas del presidente.

Cisneros tampoco asistió 

Y para esto, ¿ya saben dónde está el copiloto? No dejó de llamar la atención que en el acto del WTC no estuviera el secretario de Gobierno Eric Patrocinio Cisneros Burgos, ¿fiel escudero? de la secretaria Nahle, su operador político.

Tampoco acompañó la noche anterior al gobernador en la supervisión del escenario del acto, cuando normalmente a ese tipo de actividades lo ha acompañado.

En cambio, quien sí estuvo con toda su diputación fue el coordinador del grupo legislativo de Morena en el Congreso local, Juan Javier Gómez Cazarín, también presidente de la Junta de Coordinación Política. ¿Acaso fue él quien desinvitó a Cisneros?