Punto de vista


Banner-970-250

Punto de Vista

* Elecciones manchadas de sangre

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.

Los comentarios vertidos este martes en este mismo espacio (“El destino de Verónica), en el que utilicé como ejemplo del abuso constante de las autoridades, el caso del exsecretario de Gobierno Rogelio Franco Castán, despertaron numerosas reacciones de ciudadanos que han sido víctimas de una maquinaria de justicia puesta al servicio de intereses de grupo. *** Un caso, también emblemático del manejo político de los aparatos de coerción, es el del doctor Florencio Hernández Espinoza, quien fue detenido por elementos de la Policía Ministerial cuando acudía (en su función de juez de control) a un llamado del Consejo de la Judicatura. *** Eso ocurrió en marzo del 2023 y en la actualidad en jurista sigue preso, ahora en el reclusorio federal número 15, en Chiapas, un centro de detención para delincuentes “de alta peligrosidad”. *** Gente cercana al abogado confirma que lo mantienen en prisión por instrucciones del gobernador y con la complicidad de la magistrada presidente del Poder Judicial, Lisbeth Aurelia Jiménez Aguirre, y de la titular de la Fiscalía de Veracruz, Verónica Hernández. *** En junio del 2023 la Juez Primera de Distrito, Zarahí Escobar Acosta, concedió un amparo al juez Florencio Hernández. En su sentencia advirtió que el juez de control no valoró de manera correcta los medios de prueba aportados por la defensa y ordenó dejar insubsistente la medida cautelar de prisión preventiva justificada. *** La jueza de Distrito ordenó citar a una nueva audiencia para la imposición de medida cautelar “en la que (el juez) admita los datos de prueba aportados por el defensor del imputado y, con plenitud de jurisdicción, en su momento los estime o pondere como corresponda”. *** A pesar de que fueron evidenciadas las faltas del juez de control, en la reposición del procedimiento se le volvió a decretar prisión preventiva justificada. *** Un caso más en el que la justicia se aplica por consigna.

 

* * *

 

Fue apenas hace un par de meses, en febrero de este año, cuando Cuitláhuac García reiteró que “la democracia y seguridad serán garantizadas”.

Durante una gira – ¿de trabajo? – por el municipio de Pánuco, el gobernador dijo que estaba “firmemente enfocado” en asegurar un ambiente democrático y seguro en el proceso electoral del 2 de junio.

“Estamos encaminados a garantizar las condiciones de democracia y seguridad”, aseguró.

Se mostró despreocupado por el tema de la inseguridad, pues hizo énfasis en que había un bajo índice en los delitos de alto impacto: “Estamos atendiendo cosas menores, los delitos de alto impacto acá está muy abajo, casi no suceden”.

El problema es ese “casi”.

La mañana de este martes fue asesinado a balazos Félix Cruz Lastre, quien fuera alcalde de Tlilapan y quien se desempeñaba como asesor del ayuntamiento de Rafael Delgado. En el ataque su esposa resultó herida.

En la avenida Francisco I. Madero, entre Constitución y Benito Juárez, en el centro de Tlilapan, a unos metros del palacio municipal y de la parroquia de Santiago Apóstol, Féliz Cruz y su esposa viajaban en una camioneta Dodge Ram 700, cuando los alcanzaron y les dispararon dos individuos a bordo de una motocicleta.

Félix Cruz llegó aún con vida al Hospital Regional de Río Blanco, pero minutos después se informó que había fallecido. Recibió tres impactos de bala, dos en el pecho y uno en la cabeza.

Su esposa Reyna Sofía del Valle López, resultó con un balazo en el brazo, por lo que también fue canalizada al hospital donde convalece resguardada por elementos policiacos.

Y mientras eso sucedía en Tlilapan, en la carretera que comunica al municipio de Xoxocotla con Soledad Atzompa, un comando armado de cinco hombres intentó someter y privar de la libertad al hermano del presidente municipal de Atlahuilco,  Jaime Rosales Vásquez, el cual funge como subagente municipal de la comunidad de El Terrero.

Filiberto Rosales Vásquez logró darse a la fuga, aunque fue golpeado por quienes intentaban secuestrarlo.

Desde noviembre del año pasado, cuando inició formalmente el proceso electoral, en Veracruz se han presentado nueve actos violentos contra actores políticos. ¿Dónde están las garantías de seguridad que prometió el gobernador?

 

* * *

 

Epílogo.

Juran que son inventos, que es parte de “la guerra sucia” de la oposición, pero los hechos los desmienten. *** Dos exalcaldes, uno de Minatitlán y otro de Río Blanco anunciaron su decisión de ya no apoyar la campaña de Rocío Nahle. *** El ex alcalde de Minatitlán, Luis Reyes Luna, hizo un recuento de las ocasiones en las que Rocío Nahle los ha engañado, como cuando pidió el voto para ser diputada federal y ofreció “reclasificar las altas tarifas eléctricas”, lo que no cumplió. Tampoco lo hizo cuando llegó al senado, ni cuando asumió la titularidad de la Secretaría de Energía. *** El exalcalde de Río Blanco, David Velásquez Ruano, aceptó ser coordinador de los trabajos de la coalición Fuerza y Corazón por Veracruz, por parte del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y anunció que promoverá el voto en el municipio que gobernó. *** ¿Alguien se atrevería a abandonar un barco que lleva más de 30 puntos de ventaja a su más cercano perseguidor?

 

filivargas@gmail.com