Rechaza gobierno de Panamá al historiador Pedro Salmerón como embajador; AMLO propone ahora a Jesusa Rodríguez

Luego de que la semana anterior la canciller panameña Erika Mouynes había dejado entrever que Pedro Salmerón no sería aceptado como embajador de México en ese país centroamericano, este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer una carta que le envió el historiador para declinar del cargo diplomático ofrecido.Además, el mandatario arremetió en contra de la politóloga Denise Dresser, a la que acusó de encabezar el linchamiento mediático en contra del académico que ha sido señalado de acoso sexual.

A través de la misiva, el candidato a representar a México en el extranjero manifestó que debido a la polémica que gira a su alrededor −derivada de las acusaciones de acoso sexual en su contra−, decidió dar un paso a un lado.

En ella, Salmerón señaló dichas acusaciones como un linchamiento y destacó los avances que ha tenido el gobierno del presidente López Obrador en materia feminista y de justicia hacia las mujeres.

La carta, mostrada en la conferencia de prensa de hoy, fue leída por Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia, a petición de AMLO. El texto íntegro dice lo siguiente:

Muy estimado Señor Presidente:

En estos días recuerdo los de septiembre de 2019, cuando un texto mío fue descaradamente tergiversado para suscitar un linchamiento mediático contra mi persona, similar en intensidad aunque inferior en vileza al que desató la propuesta que usted hizo para designarme embajador de México en Panamá.

El actual linchamiento ha rebasado nuestras fronteras, justo cuando la Política Exterior mexicana ha tomado un nuevo liderazgo en América Latina, actualizando nuestras mejores tradiciones de defensa de la soberanía y los principios de no intervención y autodeterminación de los pueblos. Esa es la política de su gobierno, Señor Presidente, un gobierno durante el cual muchas de las demandas históricas del movimiento feminista se están volviendo realidad (resaltemos, a guisa de ejemplos, la resolución de la SCJN sobre la Interrupción Legal del Embarazo, la aprobación de la Ley Olimpia y la paridad de género en su gabinete).

Al convertirse la propuesta de mi nombramiento en un tema de género y política internacional, he creído, Señor Presidente, hacer como en 2019; si usted cree que lo mejor para México y para el gobierno que usted preside es que yo de un paso de costado, pongo a su disposición mi declinación al cargo que me ofreció. Agradezco sus palabrasy su defensa; su amistad y su confianza son para mí mucho más importantes que cualquier cargo o empleo. Nunca los busqué; si los acepté fue para servir a la República y a un gobierno que pese a que está transformando al país y cuenta con el 70% de aprobación popular (o justamente por eso), despierta la ira de quienes se beneficiaron de la corrupción, los privilegios ilegales y las injusticias del antiguo régimen.

Permítame hacer un paréntesis; sobre estas dolorosas acusaciones he reflexionado y callado durante meses. Ahora empezaré a escribir sobre los temas relacionados con mi persona y mi dignidad, tomando en cuenta los aspectos fundamentales que hoy debaten mujeres y hombres, llamando a construir nuevas masculinidades. También escribiré pronto sobre los aspectos jurídicos y políticos de este debate.

Quedo, como siempre, a sus órdenes, reafirmándole la seguridad de mi aprecio personal y mi lealtad al proyecto que usted encabeza con firmeza, inteligencia y sensibilidad sin par.

LA SANTA INQUISICIÓN

Al calificar a la canciller de Panamá, Erika Mouynes, como la “santa inquisición”, el presidente López Obrador informó que al declinar Salmerón a ser el nuevo embajador de México en ese país, en su lugar propuso a la senadora suplente Jesusa Rodríguez.

“Lo propusimos para embajador de Panamá y, como si fuese la santa inquisición, la ministra o canciller de Panamá se inconformó que porque estaban en desacuerdo en el ITAM. Les vamos a dar a conocer en documento que envió, que no conocía, pero ahora ya lo tengo y que nos pedía que no enviáramos la solicitud de beneplácito. Lo lamento muchísimo porque es la tierra de Omar Torrijos que le devolvió la soberanía a Panamá, pero Torrijos pensaba de otra forma”, expresó el mandatario.

El Ejecutivo federal acusó que detrás de la campaña de linchamiento en contra de Salmerón se encuentra la politóloga Denise Dresser.

Aseguró que analiza dar un nuevo cargo en gobierno al historiador en el campo de los archivos agrarios o como su asesor en Presidencia encargado de la historia de los fraudes electorales en México desde la época de Francisco I. Madero.

Por otra parte, Jorge Eduardo Ritter, ex canciller panameño,había asegurado un día antes en una entrevista concedida al noticiario Radar de TVN Noticias de Panamá, que después de las declaraciones de la ministra de Relaciones Exteriores, Erika Mouynes, en el sentido de que ya le había expresado al gobierno de México la posición de la cancillería panameña, “yo creo que queda cancelada cualquier posibilidad que hubiera existido de que él (Pedro Salmerón) viniera como embajador”.

El analista político y miembro de la Academia Panameña de la Lengua fue invitado para comentar la designación del historiador Pedro Salmerón por el presidente López Obrador para ser el nuevo embajador de México en Panamá y que ha generado desde el primer día cuestionamientos por las acusaciones de acoso sexual por parte de varias mujeres que fueron sus estudiantes.

El ex canciller y abogado señaló que cuando la ministra Mouynes dijo que “ya el gobierno de México tenía la posición de Panamá, yo entendí que era de que ‘preferiríamos de que no fuera enviado a Panamá el señor Salmerón’”.

Ritter afirmó que el procedimiento diplomático es que el gobierno que enviará a un diplomático, antes de nombrar a una persona tiene que consultarlo con el gobierno donde va a ser acreditado, es decir, que en este caso, el gobierno de México, ya sea de una manera informal o formal y directa solicitando el beneplácito, “debe tener la aquiescencia del país donde va a estar”.

En la entrevista, donde también estuvo invitada la ex diputada y analista mexicana Martha Tagle, el ex canciller señaló: “Es evidente que aquí hubo quizás una filtración o un error de protocolo porque el presidente López Obrador anunció el nombramiento antes de que Panamá hubiera dado su consentimiento, y Panamá no ha dado el consentimiento y creo que no lo va a dar”.

Ritter dijo que ese es un requisito indispensable para que Pedro Salmerón pueda ir como embajador a Panamá. Incluso, en el campo diplomático “basta con que el país no conteste la solicitud por 30 días y se entiende negado. Es muy poco frecuente que los países digan abiertamente: ‘no, no pueden venir’, salvo que se consulte informalmente y se diga: ‘mira, estoy pensando mandar esa persona’ y el gobierno, en este caso el de Panamá, dice también informalmente: ‘mira, prefiero que no lo mandes’”.

El ex canciller panameño reiteró que quizás por un error de procedimiento, por un error de protocolo en la Cancillería de México, pero eso se filtró. “Yo no sé cuál de esos procedimientos ocurrió con el posible embajador de México, pero me parece que la declaración de la ministra de Relaciones Exteriores fue bastante claro”.